LA INVERSIÓN EXTRANJERA EN CUBA
CARACTERÍSTICAS DE UNA FORMA DE DISCRIMINACIÓN

Autor: Joel Brito

SUMARIO
I) INTRODUCCION
II) ANTECEDENTES
III) BASE LEGAL DE LA INVERSIÓN EXTRANJERA EN CUBA
IV) LEY DE INVERSIONES Y LOS TRABAJADORES CUBANOS
V) LA LEY DE INVERSIONES Y LAS NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO
VI) EL MOVIMIENTO OPOSITOR EN CUBA ANTE LA INVERSIÓN EXTRANJERA
VII) Ejemplo de entidades con inversiones que son cómplices de las malas practicas laborales que existen en Cuba
CONCLUSIONES

SUMARIO

Cuba es un país de régimen totalitario donde no existe derecho a libertad sindical, y se mantiene en prisión a 300 presos políticos entre ellos siete dirigentes sindicales que fueron condenados a largos años de prisión en la peor ola represiva del gobierno contra los disidentes, en marzo de 2003.

Los sindicalistas encarcelados se encuentran en condiciones infrahumanas y degradantes, en prisiones distantes de sus hogares, por lo que a sus familiares les resulta extremadamente difícil visitarlos.

Las autoridades cubanas sólo reconocen una central sindical, la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), según lo establece el Código del Trabajo, que es controlada por el Estado y dirigida desde el Partido Comunista, el cual determina la designación de sus líderes. El 95  por ciento de los principales líderes sindicales estatales son militantes del Partido o de la Unión de Jóvenes Comunistas.

El gobierno prohíbe la creación y el desarrollo de los sindicatos independientes. El derecho a la huelga no está autorizado por la ley.

La Ley # 77 de Inversión Extranjera de 1995 estipula que los trabajadores que vayan a laborar en esas entidades solo pueden ser contratados  a través de agencias empleadoras creadas por el Estado para esos fines. Los inversionistas pagan a las agencias en dólares, pero las agencias les pagan a los trabajadores una cifra inferior  en pesos cubanos desvalorizados, y retienen hasta un 98 por ciento de sus salarios. Además, los trabajadores tienen que someterse a una investigación política antes de poder ser contratados.

Al cierre de 2004 existía en Cuba un promedio de 364 entidades vinculadas a la Inversión extranjera, procedentes de unos 60 países. Dada las regulaciones antes mencionadas los inversionistas y sus accionistas se han convertido en la práctica en cómplices de los abusos, la discriminación y las violaciones de las leyes internacionales en materia laboral que se cometen en sus entidades.

Existe consenso en los principales dirigentes opositores en el país de establecer demandas contra los Inversionistas que se están haciendo cómplices de las violaciones.

Las campañas internacionales contra las violaciones de los derechos laborales han dado resultado y la más reciente historia es el caso de Birmania.

El gobierno de Cuba mantiene un récord negativo en el respeto a los principales convenios firmados con la OIT, según se puede constatar en los informes estadísticos de esta organización.

En la comunidad internacional hay una opinión generalizada de que el  gobierno de Cuba viola los derechos humanos y laborales.

I) INTRODUCCION

A grandes rasgos trataremos de sintetizar la crisis del sistema económico cubano y el impacto negativo que han tenido las medidas adoptadas por el gobierno de Cuba en la población y en los trabajadores.

Estamos concientes de que la enorme cantidad de problemas que el sistema ha generado no podrán ser tenidos en cuenta en su totalidad en este trabajo.

Basaremos nuestro análisis en la inversión extranjera en Cuba, y en cómo a través de ella los inversionistas extranjeros se hacen cómplices de las violaciones que el gobierno cubano comete en materia laboral y sindical.

Internacionalmente existe un grupo de principios que constituyen la base ética de la Inversión y el comercio. Entre ellos se destacan Los Principios Sullivan y MacBride, los Principios de Minnesota (por el Centro de Responsabilidad Corporativa de Minnesota), los Principios de Caux (por la Mesa Redonda de Caux) y los Principios Kyosei.

Cualquiera de estos principios abordan la promoción de la ética empresarial y constituyen una guía ética para tratar con los clientes, empleados, propietarios o inversionistas, proveedores, competidores y comunidades. Entre los principios para tratar con los empleados se encuentran las responsabilidades de "proveer empleos y compensaciones salariales que mejoren las condiciones de vida de los trabajadores" y de "participar en negociaciones de buena fe cuando surjan conflictos".

El 31 de enero de 1995, en Ciudad de La Habana se dieron a conocer  Los Principios Arcos, que en esencia establecen una base de cómo los inversionista extranjeros deberían realizar un proceso de negociación ética en sus intereses en Cuba. Lamentablemente, hasta el día de hoy no ha existido un solo inversionista extranjero signatario de estos principios.

II) ANTECEDENTES

En el año 1972 Cuba quedó integrada al Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) y, por ende, a la llamada división internacional socialista del trabajo y al sistema de dependencia económica existentes en esa compleja estructura.

El subsidio de la desaparecida Unión Soviética y del CAME permitió a Cuba disfrutar de los beneficios que en ese marco se le otorgaban a naciones de menor desarrollo dentro del bloque soviético, pero que desde el punto de vista estratégico eran esenciales. Estas relaciones le permitieron realizar transformaciones en la estructura económica y recibir subsidios económicos privilegiados que ocultaban ineficiencias de magnitudes increíbles.

En 1989, el 81% de las exportaciones cubanas se orientaba al bloque socialista, de donde a su vez provenía el 85% de las importaciones. Esto puede ilustrar el nivel de dependencia que Cuba iba adquiriendo.

El modelo de desarrollo de la economía cubana hasta mediados de la década de los 80 estaba basado fundamentalmente en un modelo de tipo extensivo, que se apoyaba en las relaciones con los países del eje socialista y con sus organismos de integración, los cuales proporcionaban créditos blandos, mercado a sus productos, tecnología -que incluía los equipos militares y de represión- y se importaban modelos de ineficiencia económica, que unidos a caprichos políticos de la máxima dirección del gobierno darían al traste con los anhelados crecimientos económicos, lo que ha repercutido hasta los días actuales en el nivel de vida de los trabajadores.

El 15 de febrero de 1982 el gobierno emitió el Decreto-Ley No. 50, "Sobre la Asociación Económica entre Entidades Cubanas y Extranjeras",  aunque su implementación no comenzó hasta después de 1988.

En 1986, y ante evidentes contradicciones de manejos económicos y políticos, la máxima dirección del gobierno comienza el llamado Proceso de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas. Esta nueva campaña no logró cambiar “las tendencias negativas”, que ya como un cáncer se habían generalizado en toda la economía. Las plantillas infladas, forma socialista y cubana de ocultar el desempleo y el subempleo, los bajos niveles de productividad, la mala calidad en las obras que se terminaban y de los productos que se elaboraban, el ausentismo laboral, la ineficiencia generalizada, la indisciplina tecnológica, la corrupción gubernamental, la crisis de valores, la falta de motivación de los trabajadores, no se podían extirpar con un decreto presidencial.

El intercambio comercial de Cuba con los países socialistas se basaba en precios preferenciales, dada su condición de país “aliado en las aventuras del eje soviético” y de su posición estratégica con relación a Estados Unidos y a las ambiciones de soviéticas de apoyar en América Latina y África un proyecto socialista, para lo cual el gobierno de La Habana era necesario.

La desarticulación del socialismo en los países de Europa tuvo consecuencias dramáticas para Cuba, porque se clausuraron los subsidios, los créditos y la asistencia para el desarrollo, se redujeron los mercados externos y sus fuentes de abastecimiento, que iban desde el petróleo hasta la leche que se consumía.

Desaparecen las condiciones externas de dependencia de la economía al sistema socialista, y salen a la luz ineficiencias del modelo económico, antes ocultas por el tratamiento preferencial de los vínculos económicos y financieros externos con el desaparecido bloque soviético.

En la década de los años 90 comienzan los estrategas del régimen cubano a explorar  un proceso de reinserción en el mercado internacional, considerándose entre las medidas la promoción y apertura de las Asociaciones Económicas con el Capital Extranjero, la reestructuración del comercio exterior y la captación del jugoso negocio del turismo internacional.

En 1988 fue creada con España la primera empresa mixta cubana, para construir el hotel SOL PALMERAS de Varadero, que se mantiene en la actualidad y que cuenta con 408 habitaciones.

A partir de 1990 se agrava el proceso de descapitalización y crisis de la economía, lo cual, según reconocían funcionarios del gobierno, afectaba con fuerza a los sectores industriales, provocaba la falta de materias primas y la necesidad de una reconversión y remodelación industrial, exigidos por la lógica de un mercado al cual Cuba no estaba acostumbrado.

Los gestores de la nueva política económica, entre ellos Carlos Lage, José Luís Rodríguez y Osvaldo Martínez, apoyados por diferentes Centros de Investigaciones vinculados a la Universidad de La Habana y al Comité Central del Partido, expresaron en los primeros años de la década del 90 que el proceso de apertura al capital extranjero estaba dirigido a la búsqueda de capital, tecnología y mercados”.

El 28 de enero de 1990, en la clausura maratónica del XVI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, Fidel Castro se quejaba: “Este congreso tiene lugar en condiciones excepcionales”, y apuntaba: “¿Se imaginan el plan quinquenal 1991-95? ¿Sobre qué bases, con quién vamos a acordar esos planes, qué productos podrán ser garantizados con seguridad, qué mercados para los nuestros, a qué precio pagarán el azúcar?”

Entre 1989 y 1993, el Producto Interno Bruto disminuyó en un 35% y la tasa de cambio del dólar por el peso cubano se situó en $ 1USD por 125 pesos. La inflación comienza a galopar, el poder adquisitivo del salario se desmorona y el sistema trata de buscar medidas de saneamiento financiero interno que, por supuesto, repercuten de forma aún más negativa en la situación de la población.

Un reciente editorial titulado “Cuba apagada”, fijaba en $65 mil millones de dólares los subsidios, créditos y ayuda económica que en el período 1960-1990 entregó la Unión Soviética a Cuba, aunque otros estudios los ubican en el rango de los $ 120 mil millones.

El 21 de abril de 1994, se crea  el Ministerio para la Inversión Extranjera y la Colaboración Económica, MINVEC, mediante el Decreto Ley No. 147 del Consejo de Estado. Entre sus funciones el decreto fija promover la Inversión Extranjera en Cuba y establecer la legislación que rige el proceso de negociación para la constitución de Asociaciones Económicas u otras formas de participación de la Inversión Extranjera.

Al evaluar las propuestas correspondientes propone, según el procedimiento establecido, la aprobación de aquéllas que se ajusten a los intereses del país, así como preparar, negociar y suscribir con instituciones oficiales extranjeras los acuerdos y convenios vinculados a la inversión extranjera; evaluar, de conjunto, con los organismos correspondientes, el cumplimiento de las bases y principios aprobados para las asociaciones económicas u otras formas de asociación autorizadas entre entidades cubanas y extranjeras, así como el cumplimiento de la legislación vigente proponiendo al gobierno, según requiera el caso, las medidas necesarias.

A partir de septiembre de 1994 se imprime un nuevo impulso a las empresas mixtas, principalmente en la esfera de los servicios, de la construcción de viviendas, de inmobiliarias, telecomunicaciones. Se habla de zonas francas y se permiten negocios en todas las ramas productivas del país, entre ellas el níquel en Moa.

III) BASE LEGAL DE LA INVERSIÓN EXTRANJERA EN CUBA

Ley de Inversiones

La Ley 77, de la Inversión Extranjera, aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento cubano) el 5 de septiembre de 1995, regula y controla el proceso de inversión extranjera.

Formas de Inversión Extranjera contempladas en la Ley:

·        Asociación económica internacional: Unión de uno o más inversionistas extranjeros dentro del territorio nacional para la producción de bienes, la prestación de servicios, o ambos, con finalidad lucrativa en sus dos modalidades, que comprende las empresas mixtas y los contratos de asociación económica internacional.

·        Contrato de asociación económica internacional: Pacto o acuerdo entre uno o más inversionistas nacionales y uno o más inversionistas extranjeros, para realizar conjuntamente actos propios de una asociación económica internacional, aunque sin constituir persona jurídica distinta a las partes.

·        Empresa mixta: Compañía mercantil cubana que adopta la forma de sociedad anónima por acciones nominativas, en la que participan como accionistas uno o más inversionistas nacionales y uno o más inversionistas extranjeros.

·        Empresa de capital totalmente extranjero: Entidad mercantil con capital extranjero, sin la concurrencia de ningún inversionista nacional.

Régimen Laboral en la Inversión Extranjera, según la Ley 77:

De esta Ley nos referiremos en esta parte del trabajo solo al CAPITULO XI - DEL REGIMEN LABORAL, para enfocarnos en las características discriminatorias y violatorias que la misma contempla y que en esencia van dirigidas contra los trabajadores cubanos.

Por la importancia de los incisos de este capitulo, los reproducimos íntegramente:

ARTÍCULO 33.- 1. El personal cubano o extranjero residente permanente en Cuba que preste servicios en las empresas mixtas, con excepción de los integrantes de su órgano de dirección y administración, es contratado por una entidad empleadora propuesta por el Ministerio para la Inversión Extranjera y la Colaboración Económica y autorizada por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Los miembros del órgano de dirección y administración de la empresa mixta son designados por la junta general de accionistas y se vincularán laboralmente a la empresa mixta.

Sólo por excepción, al otorgarse la Autorización que apruebe la empresa mixta puede disponerse que todas las personas que presten sus servicios en la empresa mixta puedan ser contratadas directamente por ella, y siempre con arreglo a las disposiciones legales vigentes en materia de contratación laboral.

2. Las personas que presten sus servicios a las partes en los contratos de asociación económica internacional son contratadas por la parte cubana, con arreglo a las disposiciones legales vigentes en materia de contratación laboral.

3. En las empresas de capital totalmente extranjero, los servicios de los trabajadores cubanos o extranjeros residentes permanentes en Cuba, con excepción de los integrantes de su órgano superior de dirección y administración, se prestan mediante un contrato que otorga la empresa con una entidad empleadora propuesta por el Ministerio para la Inversión Extranjera y la Colaboración Económica, y autorizada por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

4. Los pagos al personal cubano y extranjero residente permanente en Cuba se hacen en moneda nacional, que debe previamente obtenerse con divisas convertibles, fuera del caso de excepción señalado en el Artículo 27 de esta Ley.

ARTÍCULO 34.- 1. La entidad empleadora a que se refiere el Artículo anterior, contrata individualmente a los trabajadores cubanos y extranjeros residentes permanentes, los que mantienen con ella su vínculo laboral. Dicha entidad empleadora paga a esos trabajadores sus haberes.

En el caso de las Inversiones en el sector turístico la complejidad aumenta, debido a la Resolución # 10, del 19 de febrero del 2005 titulada "Reglamento para las Relaciones con el Personal Extranjero en el Sistema del Turismo",  la cual establece, entre otras cosas:

·        Los trabajadores ''limitarán'' sus relaciones con extranjeros ''a las estrictamente necesarias'', y deben guiarse por la ''fidelidad'' a la patria, a la legalidad socialista y a la política del gobierno, informa el nuevo reglamento

·        Las invitaciones a diplomáticos extranjeros a celebraciones sociales y las invitaciones de cualquier tipo a las embajadas, serán tramitadas por un viceministro de Turismo y la cancillería, que además fijará las normas de trato.

·        La asistencia a reuniones sociales en embajadas o las invitaciones para que extranjeros visiten a funcionarios cubanos en sus casas deben ser consultadas y aprobadas por escrito.

·        Las recepciones o comidas que realice personal comisionado en el extranjero, deberán ser autorizadas por escrito por el ministro o por el jefe de la delegación.

·        Cuando un extranjero quiera hacer un donativo, se le debe sugerir que lo haga para los sectores de la salud o la educación.

·        Cualquier trabajador del sector de cualquier rango reportará por escrito a su superior todo regalo en especie que reciba de un extranjero con quien mantenga vínculos de trabajo (incluidos cheques, dinero en efectivo o tarjetas de crédito).

·        Los obsequios institucionales a los extranjeros serán aprobados por el Ministro.

·        Ningún trabajador o ejecutivo podrá utilizar, para fines laborales o personales,       vehículos que sean propiedad o rentados por extranjeros, ni subir a carros de matrícula diplomática.

Aunque los datos estadísticos veraces en Cuba son muy difíciles de obtener, mostramos los de la Inversión Extranjera (IE) extraídos de informaciones brindadas por el gobierno de Cuba, por Agencias de Prensa Internacional y fuentes independientes:

o       El 17 de enero del 2005, el ministro cubano de turismo Manuel Marrero Cruz, hacía público que “A Cuba en el 2004 arribaron 2, 048,572 visitantes internacionales”.

o       La meta para el 2005 es lograr 2.3 millones de turistas

o       La Isla cuenta entre sus diferentes cadenas hoteleras con 35 mil habitaciones para el turismo.

o       Una información publicada en la página de Internet del Ministerio de Turismo expresaba: “Al cierre del 2002, 53 hoteles y 18,390 habitaciones operaban bajo contrato de administración extranjera, con 16 cadenas de reconocido prestigio internacional, como Sol Meliá, Accor, Barceló, IberoStar, LTI, Red Deer, Sandals y Superclub”.

o       El gobierno señalaba la captación de $5,400 millones en inversión extranjera desde 1990. (La inversión real equivale a $2,650 millones, y una parte de esta cantidad corresponde a créditos financiados por el gobierno de Cuba). Jerry Haar es Investigador Asociado y Director del Programa Interamericano de Empresas y Trabajo en el Dante B. Fascell North-South Center de la Universidad de Miami.

o       Los capitales provienen  de 47 países entre los que se destacan: España, Canadá, Italia, Inglaterra y Francia. Alrededor del 50 % de los proyectos inversionistas corresponden a países de la Unión Europea.

o       Vinculados al sector de Inversión Extranjera existen unos 200,000 trabajadores.

Estadísticas del Ministerio para la Inversión Extranjera y Colaboración Económica por modalidad de Inversión Extranjera radicadas en Cuba:

Producciones Cooperadas

Contratos de Producciones Cooperadas registradas: 446
Contratos de Producciones Cooperadas en operaciones: 169

Los contratos vigentes para Producciones Cooperadas en operaciones es desglosada en los siguientes sectores: Industria sidero-mecánica 47, Industria Ligera 27, Construcción 22, Transporte 12, Pesca 12, Azúcar 10, Alimenticia 9, Otros organismos no especificados 7, Industria básica 4, Deporte y Educación 6, Comunicaciones e Informática 5, Comercio Interior 4 y Empresas del Poder Popular 4. Los principales países vinculados a estos Contratos de Producciones Cooperadas son: España, Panamá, Italia, Canadá, México y un grupo de 39 países no especificados (Última fecha de actualización: 3/31/2004).

Contratos de Administración Productiva

Contratos de Administración Registrados: 15
Contratos de Administración en operaciones: 6

Los sectores principales en los que existen tales contratos son: Sidero-mecánica e Industria Ligera (Última fecha de actualización: 3/31/2004).

Asociaciones Económicas Internacionales

Estas asociaciones se encuentran principalmente en la Industria Básica 66, Turismo 59,

Otros organismos no especificados 50, Construcción 47, Agricultura 21, Industria Ligera 20, Alimentación 17, Comunicaciones e Informática 13, Sideromecánica 13, Azúcar  13, Transporte 12, Sector tecnológico y medio ambiente 10, Finanzas y Precios 6, Consejo de Estado 6, Pesca 5, Cultura 2. 

Los países cuyo capital se encuentra vinculado a estas asociaciones son: España 99, Otros países no especificados 77, Canadá 54, Italia 50, Francia 17, Reino Unido 13, China 11, México 11, Panamá 8, Alemania 8, Venezuela 6 (aunque en estos momentos pudieran ser muchos mas), Holanda 6. Lo que hace un total de 360 asociaciones (Última fecha de actualización: 6/30/2003).

Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones, con 62 países.

Decreto Ley de Zonas Francas

El 3 de junio de 1996 se emite el Decreto Ley 165, sobre Zonas Francas y Parques Industriales.

Posteriormente el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social emitió la Resolución 10/96, la cual precisaba los conceptos y de la cual hacemos el siguiente resumen:

Se consideran Zonas Francas aquéllas en que por decisión del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministro se puedan aplicar un régimen especial en material aduanera, cambiaria, tributaria, laboral, migratoria, de orden público, de inversión de capital y de comercio exterior y en las que puedan participar los inversionistas extranjeros para realizar operaciones financieras, de importación, exportación, almacenaje, actividades productivas o preexportación.

Según  expresiones de funcionarios del gobierno, estas instalaciones generan empleos e ingresos a las arcas del gobierno, a la vez que incrementan la capacidad tecnológica.

La ley considera Parques Industriales aquéllos en los que por decisión del Consejo de Ministro se pueden aplicar regímenes especiales en materia aduanera, tributaria, laboral, de inversión de capital y de comercio exterior, para desarrollar actividades productivas con participación de capitales extranjeros.

En la actualidad están funcionando tres Zonas Francas:

- La Corporación CIMEX S.A., representada por Havana in Bond, es la concesionaria de la Zona Franca de Berroa, ubicada en la periferia de la ciudad, a 10 Km del puerto de La Habana.

- Almacenes Universales S.A. es el concesionario de las Zonas Francas de Mariel y de Wajay. La zona franca de Mariel está situada en el puerto de Mariel, a 60 kilómetros al oeste de la capital.

- La Zona de Wajay se haya ubicada en la periferia de la ciudad de La Habana, a 1.5 kilómetros de la Terminal de carga del Aeropuerto Internacional "José Martí".

Según informaciones ofrecidas por el gobierno de Cuba en su página de Internet http://www.cubafirst.com/spanish/zonas.asp “hasta el momento hay 21 operadores de servicios, 87 comerciales y 15 industriales, más 23 pendientes de aprobación. Existen otros 67 potenciales comerciales y 69 industriales, en diferentes fases de negociación. Las zonas francas cubanas abarcan más de 110 mil kilómetros cuadrados, de los cuales 72 mil corresponden a áreas techadas, 31 mil a almacenes al aire libre o áreas verdes y 6 mil a oficinas, donde se prestan servicios a operadores extranjeros. Al cierre de 1998 existían 220 operadores de zona franca procedentes de 26 países, entre los que se encuentran España, Italia, Canadá, Panamá y México, que ocupan los primeros lugares”.

El 21 de noviembre del 2004, el vicepresidente cubano Carlos Lage expresó en una entrevista con la BBC que “las zonas francas podrían desaparecer como tales en un plazo relativamente corto”. Este mismo articulo señala que “algunos empresarios europeos que quieren mantener el anonimato comentaron que el gobierno cubano les plantea tres opciones: acreditarse ante la Cámara de Comercio, formar una empresa mixta o abandonar el país”. Cualquier cierre de estas entidades podría ocasionar la pérdida de miles de empleos para los trabajadores cubanos. Aún cuando sus derechos no les son respetados, en estas entidades al menos reciben un salario y condiciones mínimas de trabajo.

IV) LEY DE INVERSIONES Y LOS TRABAJADORES CUBANOS

Es evidente que, para los inversionistas, Cuba es un país de alto riesgo que puede dar un giro en cualquier momento, de un régimen totalitario a un proceso de transición, el cual puede ser de forma pacífica, en el mejor de los casos, o con explosiones sociales, en el peor escenario.

Para invertir en estas condiciones, el régimen cubano, de forma inteligente, ha ofrecido a las inversiones una cantidad innumerable de ventajas en comparación con la región o con cualquier otra parte del mundo.

De estas ventajas comparativas que Cuba ofrece al inversionista extranjero hemos identificado las siguientes:

Ø Beneficios financieros, como la repatriación automática del capital (utilidades netas o dividendos). El impuesto sobre utilidades es del 30 %.  

Ø Fuerza de trabajo calificada, controlada y sin una representación sindical efectiva, a la cual tiene acceso sin dificultad y por tanto, carencia de conflictos laborales. Deberán pagar un impuesto en divisas sobre la utilización de la fuerza de trabajo, ascendente al 25 %. (11% por la utilización de la fuerza de trabajo y 14 % por la seguridad social).

Ø Los inversionistas extranjeros socios en empresas mixtas o contratos de asociación económica quedan exentos del pago de Impuestos sobre ingresos personales.                                                                                                                                 

Ø Garantía total a la inversión realizada.                                                                                                      

Ø Corrupción estatal focalizada.                                                                                                                  

Ø  Recursos naturales vírgenes para el turismo.                                                                                                             

Ø Capacidades industriales que necesitan un proceso de modernización.                                          

Ø Mercado cautivo.

Ventajas que Cuba recibe de la inversión extranjera:

Ø Acceso a nuevas tecnologías, capital y mercados.

Ø Incremento de los renglones exportables y ventas en frontera.

Ø Incremento de los ingresos en moneda dura a las desfalcadas arcas del gobierno.

Ø Novedosas técnicas de dirección.

Ø Acuerdos de protección y promoción recíprocos de inversiones y el interés en acuerdos para evitar la doble tributación.

Ø Alto potencial turístico debido a la posición geográfica de Cuba, muy próxima al mayor emisor de turistas: Estados Unidos, en una zona de potencial dinamismo económico.

Ø Efecto multiplicador de las inversiones, como proceso lógico.

Ø Forma anónima de operar para burlar el embargo de Estados Unidos y la Ley Helms Burton.

Desventajas para el trabajador

Ø El contrato de trabajo del empleado es firmado con la agencia empleadora cubana por un periodo máximo de cinco años. Es ofertado como una mercancía o prestación de un servicio, por lo que ningún trabajador cubano es empleado de la empresa mixta u otra modalidad de inversión, sino que pertenece a la citada agencia.

Ø Antes de ser contratado se le realiza una profunda investigación política, para asegurar que el trabajador que va a laborar en esas entidades sea “revolucionario”. Preferiblemente serán contratados militantes del partido, de la juventud comunista y trabajadores que ellos denominan “de reconocido prestigio social”.

Ø Puede perder su vínculo laboral de forma automática y sin derecho a reclamación el trabajador que viole los llamados “Códigos Especiales de Conducta y Ética”.

Ø Estado de indefensión ante medidas disciplinarias y abusos de poder.

Ø Debe actuar como un informante del gobierno ante cualquier comentario que pueda indicar crítica al sistema por parte del personal inversionista.

Ø Intensidad en la jornada laboral, tendrán que laborar entre 45 y 50 horas semanales y ocasiones más.

Ø El pago de su salario se lo realiza la agencia empleadora cubana en pesos cubanos desvalorizados a razón de un 5 %, de lo que se obtiene por la venta del servicio.

Ø No pueden formar sindicatos y mucho menos pensar en huelgas.

Ø En caso que exista algún convenio colectivo de trabajo, éste se firma entre la Agencia Estatal Cubana de Contratación del Personal, con los directivos de la Empresa Mixta y el sindicato estatal ramal correspondiente. El trabajador solo conocerá el convenio, pero no podrá tener acceso al proceso de negociación del mismo.

¿Cómo se determinan los salarios en la Inversión Extranjera?

Un aspecto que queríamos dejar plasmado en este trabajo es la forma básica en cómo los encargados de regir las relaciones con los Inversionistas extranjeros fijan los salarios que serán cobrados por la Agencia Empleadora Cubana.

En el caso de la inversión extranjera, el salario que se cobra a las entidades con capital mixto está determinado por la situación que tiene Cuba de ser catalogada como un país de alto riesgo para los inversionistas, por lo que tales salarios, como norma general, no excederán a los que se pagan en el área del Caribe y Centroamérica, y siempre se le dará al inversionista una ventaja competitiva para hacer más estimulante la oferta.

El salario máximo que se paga en entidades extranjeras es de 700 pesos cubanos, y el inversionista deberá pagar como promedio un 2,3 % del salario escala previsto en la plantilla para el personal que empleará.

El 2,3 % del salario se conforma según la Dirección de Salario del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social de la siguiente manera:

100 % Salario Escala

+ 30 % pagos adicionales, coeficiente ramal, lejanía y nocturnidad

+ 30 % por la intensidad en el trabajo

+ 60 % de beneficios sociales que recibe la fuerza de trabajo

+ 10 % por el servicio que presta la entidad empleadora cubana = 230 %

Para que se entienda en esencia cómo se determina el salario que en dólares deberá pagar el socio extranjero basta aplicarle el 2,3 % a cualquier salario escala de la plantilla aprobada para la empresa que laborará con capital extranjero.

 Evidentemente la política establecida por el gobierno para con la inversión extranjera contradice en esencia el convenio 95 sobre protección del salario de la OIT y a esto nos referiremos más adelante. 

El hecho de que el gobierno cubano cobre el salario en una moneda diferente de mayor valor adquisitivo y en una cuantía superior a la que se le paga a los trabajadores de las empresas estatales cubanas denota el nivel de discriminación y explotación que existe en este tipo de instituciones.

V) LA LEY DE INVERSIONES Y LAS NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO

Cuba, como país, tiene ratificados 89 convenios. Es el segundo país de América Latina con mayor número de convenios ratificados y se encuentra entre las diez naciones que más convenios tiene ratificados. Pero esto no indica que sea un país que acate y respete lo que ha firmado.

Desde el año 1997 hasta el cierre del año 2004, la OIT le ha realizado 58 observaciones individuales por intermedio de la Comisión de Expertos en aplicación de convenios y recomendaciones y 12 Observaciones Individuales mediante la Comisión de Aplicación de Normas de la Conferencia Internacional del Trabajo.

Analicemos esas 58 observaciones, desglosadas por Convenios:

CONVENIOS

OBSERVACIONES

C   87 Libertad sindical y protección del derecho de sindicación

11

C 111 Discriminación (empleo y ocupación)

10

C 122 Política del empleo

6

C 105 Abolición del trabajo forzoso

6

C 101 Vacaciones pagadas (agricultura)

4

C 103 Protección de la maternidad

4

C  29 Trabajo forzoso

4

C  52 Vacaciones pagadas

4

C  1   Horas de Trabajo

3

C  98 Derecho de sindicación y de negociación colectiva

2

C  63 Estadísticas de salarios y horas de trabajo

2

C  81 Inspección del trabajo

1

C 138 Edad mínima

1

TOTAL

58

La tabla anterior muestra que evidentemente el gobierno de Cuba lleva una política anti-sindical y de discriminación en el empleo. El 46 % de las observaciones han sido realizadas en 3 convenios que tienen que ver con la Libertad Sindical y la Discriminación y política de Empleo. A esto también los inversionistas extranjeros deberían prestarle atención, pues su socio comercial presenta un récord bastante negativo en estas materias.

A lo anterior debemos añadir que el gobierno de Cuba ha recibido 12 Observaciones individuales de la Comisión de Aplicación de Normas de la Conferencia Internacional del Trabajo y 9 Informes del Comité de Libertad Sindical. Todos estos señalamientos son un llamado más de alerta al estado en que se encuentran temas como la Libertad Sindical y el empleo.

Anteriormente habíamos explicado la manera en que el gobierno viola, de forma flagrante, los derechos de los trabajadores. Pero, ahora nos vamos a referir a las definiciones específicas que realizan los convenios de la Organización Internacional del Trabajo, sobre esta temática:

Convenio No. 87. Libertad sindical y protección del derecho de sindicación de 1948, ratificado por Cuba en 1952.

El Convenio establece en su Artículo 3:

1. Las organizaciones de trabajadores y de empleadores tienen el derecho de redactar sus estatutos y reglamentos administrativos, de elegir libremente sus representantes, de organizar su administración y sus actividades y de formular su programa de acción.

2. Las autoridades públicas deberán abstenerse de toda intervención que tienda a limitar este derecho o a entorpecer su ejercicio legal.

Convenio No. 98. Derecho de sindicación y de negociación colectiva de 1949, ratificado por Cuba en 1952

El Convenio establece en su Artículo 1:

1. Los trabajadores deberán gozar de adecuada protección contra todo acto de discriminación tendiente a menoscabar la libertad sindical en relación con su empleo.

2. Dicha protección deberá ejercerse especialmente contra todo acto que tenga por objeto: a) sujetar el empleo de un trabajador a la condición de que no se afilie a un sindicato o a la de dejar de ser miembro de un sindicato; b) despedir a un trabajador o perjudicarlo en cualquier otra forma a causa de su afiliación sindical o de su participación en actividades sindicales fuera de las horas de trabajo o, con el consentimiento del empleador, durante las horas de trabajo.

El Convenio establece en su Artículo 2:

1. Las organizaciones de trabajadores y de empleadores deberán gozar de adecuada protección contra todo acto de injerencia de unas respecto de las otras, ya se realice directamente o por medio de sus agentes o miembros, en su constitución, funcionamiento o administración.

2. Se consideran actos de injerencia, en el sentido del presente artículo, principalmente, las medidas que tiendan a fomentar la constitución de organizaciones de trabajadores dominadas por un empleador o una organización de empleadores, o a sostener económicamente, o en otra forma, organizaciones de trabajadores, con objeto de colocar estas organizaciones bajo el control de un empleador o de una organización de empleadores.

Es evidente que estos dos convenios son violados a diario por el gobierno, con la complicidad del capital extranjero, el cual utiliza una fuerza de trabajo con pleno conocimiento de que no disfruta de los beneficios enumerados en estos documentos. La propia OIT ha sido bien crítica con el gobierno de Cuba y a esto los Inversionistas debían prestarle especial atención.

A ese gobierno se le ha indicado que cumpla la Observación individual sobre el Convenio No. 87, Año 2004:

... La Comisión insiste, una vez más, que el pluralismo sindical debe ser posible en todos los casos y que la ley no debe institucionalizar un monopolio de hecho. Incluso, en el caso que la unificación del movimiento sindical cuente, en un momento determinado, con la aquiescencia de todos los trabajadores, éstos deben seguir gozando de la libertad de crear sindicatos, si así lo desean, al margen de la estructura establecida.

... La Comisión recuerda que, de conformidad con la Resolución de 1952 sobre la independencia del movimiento sindical, la misión fundamental y permanente del movimiento sindical es el progreso económico y social de los trabajadores, y para estos fines es indispensable preservar en cada país la libertad y la independencia del mismo. Para ello, los gobiernos no deberían tratar de transformar al movimiento sindical en un instrumento político y utilizarlo para alcanzar sus objetivos políticos, ni inmiscuirse en las funciones normales de un sindicato, tomando como pretexto que éste mantiene relaciones libremente establecidas con un sindicato. La Comisión pide al Gobierno que garantice la libre afiliación de los trabajadores de acuerdo con el principio enunciado.

... Derecho de huelga. La Comisión toma nota de los comentarios de la CIOSL, según los cuales el derecho de huelga no está reconocido en la legislación cubana y su ejercicio en la práctica está prohibido. La Comisión toma nota asimismo de la información del Gobierno según la cual la legislación no reglamenta, limita o prohíbe las huelgas, pero los trabajadores no tienen necesidad de recurrir a ellas porque las organizaciones sindicales representativas de los trabajadores tienen las garantías necesarias para su participación en las diferentes instancias, tanto empresariales como de Gobierno, cuando se adoptan decisiones de su interés. La Comisión recuerda que el derecho de huelga constituye uno de los medios esenciales de que disponen los trabajadores y sus organizaciones para fomentar sus intereses económicos y sociales. La Comisión pide al Gobierno que tome medidas para asegurar que nadie sea discriminado o perjudicado en su empleo por el ejercicio pacífico de dicho derecho y que lo mantenga informado al respecto.

Adicional a lo anterior el Caso(s) núm(s) 2258, Informe núm. 334 (Cuba): Quejas contra el Gobierno de Cuba presentadas por la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) y la Central Latinoamericana de Trabajadores (CLAT) apoyada esta última por la Confederación Mundial del Trabajo (CMT), se puede leer y a este tema también los Inversionistas deberían prestarle atención y leer completamente este caso para que no se pueda aducir desconocimiento de las violaciones que comete el gobierno de Cuba.

Alegatos: reconocimiento por las autoridades de una sola central sindical controlada por el Estado y el Partido Comunista y prohibición de sindicatos independientes, que deben realizar sus actividades en un ambiente muy hostil: inexistencia de la negociación colectiva; el derecho de huelga no está autorizado por la ley; arresto y hostigamiento de sindicalistas, amenazas de sanciones penales, agresiones físicas, violación de domicilio; procesamiento y condena de dirigentes sindicales a largas penas de prisión; incautación de bienes sindicales e infiltración de agentes del Estado en el movimiento sindical independiente.

Y en el capitulo de recomendaciones le expresa:

a) en primer lugar, el Comité lamenta profundamente que el Gobierno rechace tajantemente la posibilidad de una misión de contactos directos. Deplora que no haya enviado las sentencias solicitadas en relación con la cuestión principal en el presente caso y subraya, por tanto, la falta de una voluntad de plena cooperación en el procedimiento;

b) el Comité urge al Gobierno a que se adopten sin demora nuevas disposiciones y medidas para reconocer plenamente en la legislación y en la práctica el derecho de los trabajadores de constituir organizaciones que estimen convenientes en todos los niveles (en particular organizaciones independientes de la actual estructura sindical), así como el derecho de estas organizaciones de organizar libremente sus actividades. El Comité pide al Gobierno que mantenga informada a la Comisión de Expertos de los avances en la revisión del Código de Trabajo en materia de libertad sindical y expresa la firme esperanza de que esta revisión permitirá suprimir la mención por su nombre a la Central Sindical existente y que permitirá la constitución de sindicatos, fuera de la estructura existente, a todos los niveles, si los trabajadores así lo desean;

c) el Comité insta al Gobierno a que tome medidas para modificar la legislación en materia de negociación colectiva en el sentido indicado en las conclusiones con objeto de que la negociación colectiva en los centros de trabajo se realice sin arbitraje obligatorio impuesto por la ley y sin injerencia de las autoridades, de organizaciones de grado superior o de la Central de Trabajadores de Cuba;

d) el Comité espera firmemente que el Gobierno garantizará que el derecho de huelga pueda ser ejercido de manera efectiva en la práctica, y que nadie sea discriminado o perjudicado en su empleo por el ejercicio pacífico de este derecho;

e) tomando en cuenta los distintos casos anteriores presentados al Comité relativos a medidas de hostigamiento y de detención de sindicalistas, de organizaciones sindicales independientes de la estructura establecida, y teniendo en cuenta también que las condenas de siete sindicalistas se pronunciaron en el marco de un juicio sumario de muy breve duración y que, por segunda vez, el Gobierno no ha enviado las sentencias condenatorias pedidas, el Comité insta al Gobierno a que tome medidas para la inmediata liberación de los sindicalistas mencionadas en las quejas (Pedro Pablo Álvarez Ramos (condenado a 25 años), Carmelo Díaz Fernández (15 años), Miguel Galván (26 años), Héctor Raúl Valle Hernández (12 años), Oscar Espinosa Chepe (25 años), Nelson Molinet Espino (20 años) e Iván Hernández Carrillo (25 años)), así como que le mantenga informado al respecto;

f) en cuanto a los alegatos de la CIOSL según los cuales Aleida de las Mercedes Godines, secretaria de la CONIC y Alicia Zamora Labrada, directora de la Agencia de Prensa Sindical Lux Info Press eran dos agentes de Seguridad del Estado infiltradas en el movimiento sindical independiente (la primera de ellas desde hace 13 años según informaciones recibidas por la CIOSL), el Comité deplora la infiltración de agentes de Seguridad en la organización sindical CONIC o en una agencia de prensa sindical y pide encarecidamente al Gobierno que en el futuro respete el principio de no-intervención o injerencia de las autoridades públicas en las actividades sindicales consagradas en el artículo 3 del Convenio núm. 87;

Convenio No. 95. Sobre la protección del salario, de 1949. Ratificado por Cuba el 24 de septiembre de 1959.

Artículo 5

El salario se deberá pagar directamente al trabajador interesado, a menos que la legislación nacional, un contrato colectivo o un laudo arbitral establezcan otra forma de pago, o que el trabajador interesado acepte un procedimiento diferente.

Artículo 6

Se deberá prohibir que los empleadores limiten en forma alguna la libertad del trabajador de disponer de su salario.

Artículo 9

Se deberá prohibir cualquier descuento de los salarios que se efectúe para garantizar un pago directo o indirecto por un trabajador al empleador, a su representante o a un intermediario cualquiera (tales como los agentes encargados de contratar la mano de obra) con objeto de obtener o conservar un empleo.

Convenio No. 111. Sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958. Ratificado por Cuba en 1960.

Artículo 1

1. A los efectos de este Convenio, el término discriminación comprende:

a) cualquier distinción, exclusión o preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo y la ocupación;

b) cualquier otra distinción, exclusión o preferencia que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo u ocupación que podrá ser especificada por el Miembro interesado previa consulta con las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores, cuando dichas organizaciones existan, y con otros organismos apropiados.

Para cerrar esta parte del trabajo sólo nos resta dejar claro que las violaciones a que hacemos referencia  son notables y constituyen en sí violaciones de los derechos humanos, por lo que en un futuro, un gobierno democrática, elegido por el pueblo y con el apoyo de los sindicatos independientes y democráticos, podría comenzar una relación de acciones legales contra los cómplices de las mismas y, como ya se ha advertido desde julio de 1998, por dirigentes opositores dentro de Cuba.

VI) EL MOVIMIENTO OPOSITOR EN CUBA ANTE LA INVERSIÓN EXTRANJERA

Una preocupación constante de los diferentes grupos opositores en Cuba ha sido la incomprensión a la labor de apoyo financiero que recibe el gobierno de la Isla a través de los inversionistas extranjeros y cómo éstos también se aprovechan, de forma bochornosa, y se hacen cómplices de la explotación a que son sometidos los trabajadores cubanos que laboran en este sector.

En 1995, el destacado luchador Gustavo Arcos Bergnes, hizo públicos “Los Principios Arcos”, los cuales  se resumen en cinco principios básicos: 

·        Respeto a la dignidad del pueblo cubano y a un proceso legal adecuado y justo.

·        Respeto a los derechos humanos básicos. Igualdad de derechos y no-discriminación ni exclusiones contra los cubanos en el acceso y uso de instalaciones, así como en la adquisición de bienes y servicios.

·        Prácticas justas e igualdad de contratación y de empleo sin discriminación por razones políticas, sexo, raza, religión y edad.

·        Promoción de prácticas laborales justas y del derecho de los trabajadores cubanos a  sindicalizarse y a ser remunerados adecuadamente.

·        Mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores dentro y fuera de los centros laborales en áreas tales como: seguridad e higiene ocupacional, cultura y protección del medio ambiente. 

El 16 de julio de 1998, en una carta pública firmada por 32 dirigentes opositores en representación de sus organizaciones, se expresaba lo siguiente:

La apertura económica al capital extranjero realizada por el régimen cubano vino como consecuencia del colapso de la Unión Soviética y la inmediata eliminación de los subsidios de esa nación. Ante la amenaza de una casi total paralización de la economía, el régimen cubano comenzó a inducir a empresarios extranjeros a invertir en Cuba. Estas inversiones extranjeras se negocian con el único propietario que existe en el país, el gobierno cubano, y se toman los acuerdos en condiciones que resultan lesivos a los intereses de los trabajadores que están y que serán empleados en dichas empresas con capital extranjero y sin la protección que ofrece la libertad sindical que conllevaría al reconocimiento por parte de las autoridades cubanas de los sindicatos independientes.

Es una flagrante violación del derecho laboral reconocido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) no permitir la legalización de los sindicatos independientes cubanos ni su existencia, y que no puedan negociar con sus empleadores los convenios que ellos decidan por votación libre y sin coacción. En Cuba, actualmente se viola el Convenio número 87 de la OIT, "Convenio relativo a la libertad sindical y a la protección del derecho de sindicalización", artículos 1 al 8, y a los sindicalistas independientes no se les permite adquirir personalidad jurídica. Es incompatible con el artículo 5 del Convenio número 87 el hecho de que pueda existir sólo una confederación de trabajadores en un país. La Conferencia Internacional del Trabajo, en su Informe de la Comisión de Expertos en la Aplicación de Convenios y Recomendaciones, Ginebra 1997 lee: "Cuba (ratificación: 1952) La Comisión toma nota de la memoria del gobierno y recuerda que sus comentarios anteriores se referían a: 

·        la necesidad de suprimir del Código de Trabajo y de otros textos legales la referencia a "la Central de Trabajadores", y
·        la injerencia del Partido Comunista de Cuba en la elección de dirigentes sindicales.

La Comisión tomó debida nota de las observaciones del gobierno cubano. Sin embargo, la Comisión insistió "en que tomando en cuenta el contexto unipartidista y de una sola central sindical, el Gobierno debería garantizar en la legislación y en la práctica el derecho que tienen todos los trabajadores de constituir libremente organizaciones profesionales independientes, tanto a nivel de base como de central, fuera de toda estructura sindical existente, si así lo desearen".

No obstante esas recomendaciones de la OIT, el gobierno cubano, hasta la fecha, no las ha tomado en cuenta.

También, consideramos ilegítima, inescrupulosa y flagrantemente violatoria del derecho de nuestros trabajadores las condiciones en que se les priva de más del 95% de sus salarios, que es retenido por el gobierno cubano. Estas condiciones son incompatibles con los principios, convenios y decisiones de la OIT, entre ellos particularmente el Convenio número 95 relativo a la protección del salario, en sus artículos 5 y 6. El último plantea, específicamente: "Se deberá prohibir que los empleadores limiten en forma alguna la libertad del trabajador de disponer de su salario".

Por tanto, bajo un futuro gobierno democrático en Cuba, la nación libre, a través de sus sindicatos independientes podría considerar como deuda contraída por dichos inversionistas extranjeros el pago de todo lo adeudado, en línea con el derecho internacional. Resulta además contrario a los legítimos intereses del pueblo de Cuba, que aspira a una sociedad libre y próspera, la aceptación por los empresarios extranjeros de las condiciones que plantea el gobierno para la realización de dichas inversiones, pues ante todo, queda beneficiado el propio gobierno.

Proponemos la aceptación inmediata por parte de los inversionistas extranjeros en Cuba de los Principios Arcos, que realmente representan los intereses de los trabajadores cubanos.

En agosto de 1998, Carmelo Díaz Fernández, destacado sindicalista independientes, quien fuera condenado más tarde por el gobierno de Cuba a 15 años de privación de libertad y a quien le fuera otorgado por el gobierno una licencia extra penal el pasado mes de junio de 2004 por estar seriamente enfermo, expresaba en un articulo publicado en la agencia noticiosa Cubanet lo siguiente:

“La inversión extranjera en Cuba ha sacado a la superficie un cadáver económico que ha tenido que variar su terca línea para a duras penas sobrevivir. Pero no sólo ha sacado a flote una economía corroída por el centralismo, el despilfarro y la ineficiencia, sino también ha coadyuvado al sostenimiento del sistema que la implantó y pretende, con parches de mercado, paliar la dura crisis engendrada entre la población cubana.

“Estas inversiones en las esferas industriales, agrícolas y fundamentalmente en el turismo, han traído consigo no sólo un respiro al régimen, sino la utilización del trabajador cubano como mano de obra barata y, si se quiere, la impuesta aceptación de que son víctima por tal de mantenerse en una esfera que les reporta lo que ninguno de los llamados logros de la Revolución les han proporcionado: el acceso a medios básicos de subsistencia que hasta la despenalización el dólar no podían ni soñar.

Aunque no devengan lo que realmente les corresponde por su trabajo, ni tienen acceso a los bienes materiales que producen, los trabajadores en la empresa con capital extranjero invertido mantienen, en comparación con sus iguales que laboran en la industria nacional, una diferencia abismal, más aún en un sistema cuya característica principal es repartir la miseria a partes iguales entre los ciudadanos sin cargos importantes.

Los trabajadores cubanos que laboran en estas empresas inversionistas se hallan, en consecuencia, en la situación de no poder protestar debido a la arbitraria medida de no permitirse una confrontación directa con el empleador, ante la imposibilidad de formar un sindicato independiente que defienda sus derechos o ante el flagrante robo de cobrar un por ciento ínfimo de su salario, complementado por una jaba de aseo personal, mientras el gobierno se apropia del resto de lo pagado para sus maniobras políticas.

Los inversionistas, para obtener ganancias a cualquier precio, no quieren ver lo evidente, que con su dinero ayudan al sostenimiento de un régimen que discrimina a sus propios trabajadores y en vez de beneficiarlos, los sume cada día más en una miseria moral y económica irreversible.

¿Qué pensarían estos señores inversionistas si en sus propios países les dijeran que no pueden invertir su propio dinero, o que su hijo, que laboró en la construcción de un hotel, no tiene acceso a sus servicios porque la moneda nacional no tiene validez en el inmueble o por no ser extranjero? Seguramente que jamás les ha pasado por la mente, porque esto es impensable. Estoy seguro de que están viendo que esto sucede cada día en Cuba y aún no lo creen, por ser un hecho inadmisible en cualquier rincón del planeta donde no impere un sistema totalitario.

No obstante, señores inversionistas, su dinero está ayudando al desarrollo de una cultura discriminatoria, amoral y escapista y fundamentalmente al sostenimiento del sistema que no sólo engendra estos males sino que, por tal de mantenerse en el poder, los seguirá alimentando con su ayuda ausente de toda ética y un dinero que quién sabe de dónde viene y adónde va.

El 13 de julio de 1999, el Comité Cubano Pro Derechos Humanos y la Federación Sindical de Plantas Eléctricas, recogiendo el sentir de los diferentes grupos opositores presentaron EN LA CORTE DEL UNDÉCIMO CIRCUITO JUDICIAL EN El CONDADO DE MIAMI-DADE una demanda judicial contra más de 40 empresas que tienen inversiones en Cuba.

La demanda fue radicada bajo el Caso # 99 15148 CA 04 y estuvo representado por los abogados Leonardo Viota Sesin y Eduardo J. Navarro.

Lamentablemente, pasado un año de la presentación el caso quedó archivado por no tener la corte jurisdicción sobre todos los demandados.

Este es el primer antecedente de una acción jurídica contra los inversionistas extranjeros en una corte, que al menos se encuentre documentado.

El 10 de diciembre de 2003, "Día Universal de los Derechos Humanos" y 55 aniversario de su creación, el Movimiento Sindical Independiente de Cuba, hizo público un documento fijando nuevamente su posición referente al tema de las Inversiones. Por su importancia reproducimos el mismo:

A los inversionistas extranjeros con intereses económicos en Cuba:

Las constantes violaciones de los derechos sociolaborales y sindicales de los trabajadores cubanos siguen recibiendo repulsa internacional en diferentes foros donde se debaten las problemáticas obreras de mayor incidencia en la sociedad.

Durante la 91 reunión celebrada en junio del año en curso en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la representación cubana fue llamada a respetar los convenios firmados sobre los derechos de los trabajadores a raíz de la ola represiva que dejó un saldo de 75 disidentes encarcelados, entre ellos siete sindicalistas independientes, por el solo ejercicio de estos derechos.

Asimismo, el pasado 19 de noviembre, en el seno de la 288 reunión del Consejo de Administración de la OIT, con sede en Ginebra, Suiza, el Comité de Libertad Sindical de la entidad debatió las quejas contra el gobierno de Cuba, presentados por la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) y la Central Latinoamericana de Trabajadores (CLAT), apoyada esta última por la Confederación Mundial del Trabajo (CMT).

En el análisis del caso No. 2258 contentivo de los alegatos presentados por los querellantes se dieron a conocer entre otras, las violaciones siguientes:

- El reconocimiento por las autoridades cubanas de una sola central sindical controlada por el Estado y el Partido Comunista y la prohibición de sindicatos independientes, que deben realizar sus actividades en un ambiente muy hostil.

- Inexistencia de negociación colectiva.

- El derecho de huelga no está autorizado por la ley.

- Arresto y hostigamiento de sindicalistas, amenazas de sanciones penales, agresiones físicas, violación de domicilio; procesamiento y condena de dirigentes sindicales a largas penas de prisión; incautación de bienes sindicales e infiltración de agentes del Estado en el movimiento sindical independiente.

Señores inversionistas: 

De acuerdo al resultado de ambas reuniones celebradas en la sede de la OIT, el gobierno de Cuba viola los convenios 87, 95, 98, 111 y 122, entre otros suscritos con el organismo internacional para el mejoramiento de la clase obrera.

Por otra parte, mientras se incrementa el número de inversionistas en Cuba, que ya cuenta con 355 asociaciones económicas internacionales, fundamentalmente en el sector del turismo y la industria básica, y 290 contratos de producciones cooperadas en la industria sidero-mecánica y la industria ligera, con un monto de inversión extranjera de 600 millones de dólares, de acuerdo con las declaraciones de la ministra Martha Loma, la situación en este sector no ha mejorado para los trabajadores.

El gobierno cubano, a través de sus agencias continúa reteniendo el 95 % del salario que obtienen de los inversionistas extranjeros en moneda libremente convertible (dólares y euros) y pagándole a los trabajadores en pesos cubanos desvalorizados, en abierta violación de lo que expresa el convenio 95 de la OIT, sobre la protección del salario en sus artículos 5 y 6, aunque este último plantea "que se deberá prohibir que los empleadores limiten en forma alguna la libertad del trabajador de disponer de sus salarios".

También debe recordarse que en una carta suscrita por los miembros del Concilio Cubano, el 16 de julio de 1998, se decía que bajo un futuro democrático en Cuba, la nación libre, a través de sus sindicatos independientes podría considerar como deuda contraída por dichos inversionistas extranjeros el pago de lo adeudado, en línea con el derecho internacional.

Señores inversionistas:

No les pedimos que dejen de realizar sus funciones, pero sí que respeten los acuerdos internacionales para que su misión en Cuba no pueda ser cuestionada y los trabajadores, que son los que aportan directamente al desarrollo de sus respectivas empresas, reciban los beneficios que por su labor merecen.

Esta declaración fue firmada por 300 dirigentes opositores del país.

VII) EJEMPLO DE ENTIDADES CON INVERSIONES QUE SON CÓMPLICES DE LAS MALAS PRACTICAS LABORALES QUE EXISTEN EN CUBA

De Canadá:

El 15 de diciembre de 1994, a través del DECRETO No. 194, se crea Moa Nickel S.A. ("Moa Nickel").

Según el decreto, “General Nickel Company S.A. "(General Nickel), una entidad cubana, y Sherritt Inc., una entidad canadiense, se unen en una relación por la que cada uno será propietario del 50 % (cincuenta por ciento) de las acciones en una empresa verticalmente integrada de níquel y cobalto, llamada Moa Nickel S.A. ("Moa Nickel"). El arreglo con Sherritt Inc. es parte de la inversión extranjera que se desarrolla en nuestro país, y en particular parte del interés mostrado por las compañías mineras en asuntos mineros”.

El 3 de marzo de 2005, Cuba suscribió un acuerdo con la firma canadiense Sherrit International, reportado por el periódico Granma de la forma siguiente: “En la tarde de ayer, con la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y del señor Ian Delaney, Presidente de la firma canadiense Sherrit International, fue suscrito un Acuerdo para la Expansión de la Empresa Mixta con la mencionada compañía, con el objetivo de ejecutar la ampliación de la producción en la empresa Pedro Soto Alba, en Moa, y la refinería de níquel en Canadá. Para ejecutar este proyecto se concibe un financiamiento por 450 millones de dólares, el cual será aportado a partes iguales, cincuenta por ciento y cincuenta por ciento, tanto por Sherrit International como por la parte cubana.

“De este modo, añadiendo los incrementos de las plantas Che Guevara, René Ramos Latour y la de ferro níquel, acordada recientemente con una empresa china, en los próximos dos años y medio la producción de níquel y cobalto de Cuba se elevaría a no menos de 121 mil toneladas de níquel más cobalto.”

De España:

La cadena Sol Melia cuenta con un total de 27 hoteles en Cuba, 23 operativos y 4 proyectados.

La mitad están explotados bajo la fórmula de all inclusive, tendencia con gran acogida en la isla y que potenciarán en las próximas aperturas.

Sus instalaciones se encuentran fundamentalmente ubicadas en Varadero y La Habana, si bien están desarrollando proyectos en los cayos, como el Meliá Cayo Coco -251 habitaciones- y Meliá Cayo Guillermo, ambos especializados en la oferta todo incluido.

Además la cadena Tryp, adquirida por Sol Meliá, gestionaba en Cuba 1.786 habitaciones con 3.572 camas y mantenía 1.113 empleados en sus establecimientos, cifras que se verán virtualmente duplicadas con las nuevas adhesiones.

El Hotel Tryp Península Varadero cuenta con 600 habitaciones, y el Hotel Tryp Suites Cayo Santa María, con otras 300, está ubicado en primera línea de playa y, al igual que los restantes, dentro de la categoría más alta.

Barceló

La sociedad patrimonial Grubarges, constituida a partes iguales por Barceló, la inmobiliaria Gesinar (grupo BBVA) y la compañía de diversificación Grucysa (del grupo Fomento Construcciones y Contratas) tiene firmado un acuerdo con la compañía turística cubana Cubanacan para construir un hotel de 300 habitaciones en Cayo Coco, localidad situada a 600 kilómetros al este de La Habana. La inversión es de 600 millones y en ella participa, con un 30% del capital, el empresario canario Enrique Martinón, que ya ha construido varios hoteles en la isla en régimen de empresa mixta

A medio plazo, Barceló se propone gestionar 3.000 habitaciones en Cuba, lo que le convertiría en el segundo grupo hotelero extranjero después de Meliá

Otras cadenas son: Riu Hotels, Iberostar operando desde 1993, Hotetur, Hoteles C,

Sirenis Hotels, NH Hoteles, Blau Hotels, Bahía Príncipe Clubs and Resorts (Grupo Piñero), Occidental Hoteles.

De Italia:

Empresa de Telecomunicaciones de Cuba SA y telefonía celular.

De Curazao:

CDM astilleros con capital de Curazao, cuya fuerza de trabajo la suministra la Empresa Nacional de Astilleros de Cuba.

CONCLUSIONES

El gobierno de Cuba, bajo diferentes mecanismos, ha estado captando a inversionistas que constituyen una fuente importante de ingreso en divisas, ante la mayor crisis económica por la cual atraviesa el país.

También es cierto que junto a esas inversiones en no pocos casos una parte de los trabajadores cubanos resultaban beneficiados en sus intercambios con el personal extranjero. Pero, lamentablemente, esto ha cambiado a partir de la Resolución 10/ 2005 del Ministerio del Turismo, la cual a corto plazo se extenderá en algunas de sus variantes a todas las empresas de inversiones extranjeras.

A los inversionistas extranjeros en Cuba a mediano plazo solo le quedan dos caminos visibles: continuar haciéndose cómplices del gobierno de Cuba, y recibir en un futuro demandas por su forma de actuar o ejercer presiones sobre el gobierno para que realmente éste ceda espacio y respete los principios básicos universales, esta última variante bien difícil de ejecutar debido a que los intereses económicos hasta el momento, han demostrado tener mucho más poder que los principios éticos.

Es evidente que las campañas internacionales para que se respeten los derechos laborales y sociales han dado resultado en diversos países del mundo, por lo que en lo adelante se hará necesario instrumentar mecanismos de presión para que se conozca de mejor manera lo que sucede en Cuba con las inversiones, y quiénes son los cómplices del gobierno en las malas y abusivas prácticas laborales.

Fuentes Consultadas

Código del Trabajo Ley 49 del 28 de diciembre de 1984
Ley 77 de Inversión Extranjera del 5 de septiembre de 1995
Comisión Económica para América Latina y el Caribe Estadísticas 2000-2004
Principios Sullivan
Principios Arcos
Decreto-Ley No. 50, 15 de febrero de 1982
Fidel Castro, discursos clausura XVI, XVII, XVIII Congresos de la CTC
Editorial: Cuba, apagada del 08 octubre 2004, Cuba encuentro
Decreto Ley No. 147 del 21 de abril de 1994
Periódico Granma 17 de enero del 2005
Resolución # 10, del 19 de febrero del 2005 "Reglamento para las Relaciones con el personal Extranjero en el Sistema del Turismo"
Pagina de Internet del Ministerio de Turismo de Cuba
Jerry Haar, Condiciones de Trabajo y Derechos Laborales en Cuba, Universidad de Miami.
Ministerio para la Inversión Extranjera y Colaboración Económica de Cuba.
Decreto Ley 165, sobre Zonas Francas y Parques Industriales del 3 de junio de 1996
BBC 21 de noviembre del 2004, declaraciones de  Carlos Lage
Ministerio del Trabajo y Seguridad Social de Cuba, Dirección de Salarios
ILOLEX
NATALEX
www.Cubanet.org   julio de 1998, Carta a los Inversionistas Extranjeros
www.Cubanet.org  Agosto de 1998, articulo Carmelo Díaz Fernández
www.Cubasindical.org diciembre 2003 Carta del MSI de Cuba.
DECRETO No. 194 15 de diciembre de 1994
CASE NO: 99 15148 CA 04 Text of the lawsuit against foreign companies in Cuba
Ministerio del Comercio Exterior de España

IMPRIMIR

MOVIMIENTO SINDICAL INDEPENDIENTE DE CUBA