Cinco de los médicos cubanos enjuiciados en Bayamo reciben sanciones de prisión domiciliaria

La ausencia de los recursos necesarios en los hospitales se ha vuelto crónica. En este caso el desenlace fue fatal.

Bayamo (DDC) – La justicia del régimen cubano estableció las sentencias contra los seis médicos llevados a juicio en Granma por supuesta responsabilidad penal en la muerte de un paciente accidentado de 23 años al que atendieron en precarias condiciones en el Hospital Provincial de Bayamo, publicó en su perfil de Facebook Katia Ramírez, tía de uno de los especialistas.

«Lo que temíamos, que tanta demora sería para dar paso a la injusticia, y así fue. Hoy llevaron a casa de los abogados la sentencia, notificaron a los médicos, pero no tienen en sus manos el documento», escribió.

Según precisó Ramírez, la radióloga involucrada en el caso, Elizabeth Silvera, resultó absuelta, mientras que el resto de los implicados fueron condenados a prisión domiciliaria por períodos que van desde uno a tres años.

El sobrino de la mujer, William Pérez Ramírez, fue condenado a un año; Yoandra Quesada Labrada, a un año y seis meses; Rafael José Sánchez Vázquez y Henry Rosales Pompa, a dos años, y Ristian Solano a tres.

«Todos en prisión domiciliaria y a disposición de la DPS (Dirección Provincial de Salud», precisó.

Añadió que los médicos y sus familiares seguirán «luchando y apelando a las instancias que sean necesarias».

El médico exiliado Alexander Jesús Figueredo Izaguirre informó en su perfil de Facebook que además los médicos condenados quedaron inhabilitados para ejercer durante el tiempo de la sanción.

Para el doctor Leandro Barbán lo ocurrido «es un abuso». «¡Qué injusticia! A los que siguen ejerciendo, ojo a esto, va a volver a suceder y puede ser con cualquiera de ustedes. Esos 50 pesos que les subieron por cada hora de guardia no los va a librar de este tipo de abusos», añadió Barbán.

Alm Ivett comentó: «Lo que toca es no trabajar más, dejar el hospital vacío, a ver que van a hacer. Los que quedan que se miren en ese espejo».

Las denuncias por negligencia médica en Cuba son usuales en las redes sociales, pero los profesionales rara vez son sancionados penalmente. Los casos no suelen llegar a los tribunales y las sanciones quedan en el plano administrativo.

Cuando se produce la muerte de un paciente como resultado de un error no intencional del médico a este se le imputa conducta imprudente (culposa) en la comisión del delito, que en este caso es homicidio. La adecuación en los delitos culposos permite rebajar los límites mínimos y máximos de la sanción en un tercio y hasta la mitad. Esto se corresponde con las sanciones fiscales de dos y tres años de privación de libertad solicitadas inicialmente contra los seis médicos.

Una de las acusadas, Yoandra Quesada Labrada, explicó en un audio que circuló en redes sociales que para atender al paciente tuvo que movilizar recursos propios, como suturas, y utilizar otros que no eran los más adecuados, pero eran con los que contaba.

«No hay levín, no hay sondas. En el hospital, de nada, no hay cara, no hay corazón, no hay disciplina. Estaba estallado el riñón izquierdo (del paciente), estallado también el bazo. Pusimos drenaje, adecuado o no, el que teníamos. Aspiradora deficiente», dijo la doctora.

«No hay servicio de cirugía, todo el mundo se quiere ir, no hay medicina interna, no hay otorrinos, no hay nadie. Todos tus compañeros se van y estás trabajando solo y sin materiales».

Una publicación en Facebook del doctor Aldo Luis Zamora Varona, urólogo del propio hospital, corroboró lo explicado por Quesada Labrada.

Zamora Varona, quien se encontraba trabajando cuando los cirujanos intentaban salvar la vida del paciente, contó que no había sonda de ningún tipo, ni la pinza adecuada para pinzar los vasos del riñón, ni una «sutura no reabsorbible».

El empleo de recursos inadecuados para brindar atención a un paciente podría calificarse como una actitud imprudente. Pero la alternativa era abstenerse de atenderlo, con lo que los galenos hubieran violado el juramento hipocrático, pero además habrían cometido un delito. Tanto el Código Penal actual como el vigente en Cuba en 2021 sancionan la abstención de un médico de prestar auxilio con hasta un año de privación de libertad.

La ausencia de los recursos necesarios en los hospitales de Cuba se ha vuelto crónica. En este caso el desenlace fue fatal para el paciente y ha provocado una condena para cinco de los seis médicos que intentaron hacer su trabajo.