China es el peor carcelero de periodistas del mundo, según el CPJ

Jimmy Lai, magnate de los medios de comunicación y activista prodemocrático de Hong Kong, es escoltado por funcionarios de los Servicios Penitenciarios a su comparecencia ante un tribunal de Hong Kong, el 12 de diciembre de 2020. (Kin Cheung/AP)

(E. Whong / RFA) – China es el peor carcelero de periodistas del mundo, según un informe de un organismo de control con sede en Nueva York, y casi la mitad de los periodistas entre rejas en el país son uigures que informaron sobre la persecución de este grupo mayoritariamente musulmán en Xinjiang.

En su censo penitenciario de 2023, realizado el 1 de diciembre, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) descubrió que se había producido un repunte en el número de periodistas detenidos: se cree que hay 320 entre rejas, cerca de una cifra récord.

Según la investigación del CPJ, más de la mitad de los periodistas encarcelados fueron acusados de noticias falsas, cargos contra el Estado o terrorismo en represalia por su cobertura.

China se sitúa a la cabeza de todos los países, con 44 periodistas encarcelados, lo que representa el 32% del total mundial. Le sigue de cerca Myanmar, con 43. Vietnam ocupa el quinto lugar de la lista, con 19, por delante de Irán y justo detrás de Rusia.

«China es desde hace tiempo uno de los países que más periodistas encarcela. «La censura hace que el número exacto de periodistas encarcelados allí sea notoriamente difícil de determinar, pero la represión de Pekín contra los medios de comunicación se ha ampliado en los últimos años, y en 2021 era la primera vez que periodistas de Hong Kong estaban en la cárcel en el momento del censo del CPJ».

Además de Hong Kong, Xinjiang fue otra de las principales zonas de preocupación, según el informe. De los 44 periodistas encarcelados en China, 19 son uigures.

Entre ellos está Ilham Tohti, profesor y fundador del sitio web de noticias Uighurbiz. Tohti fue detenido casi exactamente

Another is Qurban Mamut, the former editor-in-chief of the popular Uyghur journal Xinjiang Civilization. Mamut went missing in November 2017 and RFA learned in 2022 that he was sentenced to 15 years in prison for “political crimes.”

“Chinese authorities are also ramping up the use of anti-state charges to hold journalists, with three out of the five new China cases in CPJ’s 2023 database consisting of journalists accused of espionage, inciting separatism, or subverting state power,” the report said.

(E. Whong / RFA) – China es el peor carcelero de periodistas del mundo, según un informe de un organismo de control con sede en Nueva York, y casi la mitad de los periodistas entre rejas en el país son uigures que informaron sobre la persecución de este grupo mayoritariamente musulmán en Xinjiang.

En su censo penitenciario de 2023, realizado el 1 de diciembre, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) descubrió que se había producido un repunte en el número de periodistas detenidos: se cree que hay 320 entre rejas, cerca de una cifra récord.

Según la investigación del CPJ, más de la mitad de los periodistas encarcelados fueron acusados de noticias falsas, cargos contra el Estado o terrorismo en represalia por su cobertura.

China se sitúa a la cabeza de todos los países, con 44 periodistas encarcelados, lo que representa el 32% del total mundial. Le sigue de cerca Myanmar, con 43. Vietnam ocupa el quinto lugar de la lista, con 19, por delante de Irán y justo detrás de Rusia.

«China es desde hace tiempo uno de los países que más periodistas encarcela. «La censura hace que el número exacto de periodistas encarcelados allí sea notoriamente difícil de determinar, pero la represión de Pekín contra los medios de comunicación se ha ampliado en los últimos años, y en 2021 era la primera vez que periodistas de Hong Kong estaban en la cárcel en el momento del censo del CPJ».

Además de Hong Kong, Xinjiang fue otra de las principales zonas de preocupación, según el informe. De los 44 periodistas encarcelados en China, 19 son uigures.

Entre ellos está Ilham Tohti, profesor y fundador del sitio web de noticias Uighurbiz. Tohti fue detenido casi exactamente

Silenciar las voces de las minorías

El desproporcionado número de periodistas uigures encarcelados refleja la situación en Xinjiang, declaró a RFA Uyghur Beh Lih Yi, coordinador del programa para Asia del CPJ.

«Casi la mitad de los periodistas encarcelados en China en 2023 eran periodistas uigures. Han sido perseguidos bajo cargos vagos como incitar al separatismo o ser ‘bifrontes’, un término poco preciso que las autoridades chinas utilizan a menudo para castigar a quienes consideran que apoyan públicamente la política del gobierno pero se oponen a ella en secreto», dijo Yi.

«La represión de los medios de comunicación pone de manifiesto el duro intento del gobierno chino de silenciar las voces de las minorías y la información independiente, incluso cuando Pekín ha rechazado reiteradamente las denuncias de abusos generalizados contra los derechos humanos en Xinjiang», ha manifestado.

Afirmó que las condenas de larga duración impuestas a periodistas uigures eran «indignantes y crueles», y pidió al gobierno chino que pusiera en libertad a todos sus periodistas encarcelados y permitiera a todos los periodistas informar libremente en Xinjiang.

El informe demuestra la importancia del trabajo de los periodistas uigures, afirmó Zubayra Shamseden, del Proyecto de Derechos Humanos de los Uigures, con sede en Washington.

«El encarcelamiento de periodistas uigures pone de manifiesto que China no quiere que la comunidad internacional sepa nada sobre los uigures», afirmó Shamseden. «Los periodistas uigures informan sobre cuestiones uigures. Son las voces del pueblo uigur en el mundo. Al encarcelar a periodistas uigures, China intenta aplastar las voces de los uigures».

El informe también señala que en Israel se produjo un enorme aumento de encarcelamientos de periodistas el año pasado, y que todos los que se sabía que estaban entre rejas en la fecha del censo habían sido detenidos en Cisjordania.