Encarcelan a sindicalista independiente

Rodolfo Aparicio Alemán, miembro de la ASIC.

El delito imputado puede acarrearle al sindicalista independiente cubano una condena de entre seis meses y un año de prisión.

Pittsburgh (Sindical Press) – El pasado 18 de enero, el integrante de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC), Rodolfo Aparicio Alemán, fue trasladado a la prisión de Ariza, desde la unidad policial del municipio Cruces, en el cual reside, bajo una falsa acusación de “desacato a la autoridad”.

El 12 de enero, el automóvil en el que viajaba junto a su hermano y padrastro hacia la ciudad de Cienfuegos para participar en una feria agropecuaria fue interceptado por varios agentes de la Policía Nacional cumpliendo órdenes de la Seguridad del Estado y obligado a dirigirse a la entidad de la policía antes mencionada, supuestamente con el objetivo de verificar los documentos y la procedencia de los productos que venderían.

Tras no encontrar infracciones de ningún tipo, se les permitió a sus familiares abandonar el lugar con el automóvil y la mercancía, después ser sometidos a un interrogatorio. Rodolfo terminó encerrado en un calabozo.

De acuerdo al código penal vigente, el delito imputado puede acarrearle al sindicalista independiente una condena de entre seis meses y un año de privación de libertad.

“Condenamos este nuevo acto de injusticia y abuso de poder. Rodolfo es inocente. La inminente medida carcelaria no tiene un asidero legal, es parte del procedimiento de la dictadura para eliminar a quienes se oponen frontalmente a sus desmanes”, declaró, el secretario general de la ASIC, Iván Hernández Carrillo.

“No nos cansaremos de abogar por el derecho de los trabajadores a una vida digna y a un entorno laboral libre de dogmatismos y abyectos condicionamientos, a pesar de las continuas arremetidas de la policía política”, añadió.

El hostigamiento contra los miembros de la ASIC se ha incrementado notablemente mostrando una clara tendencia a agudizarse en los meses venideros, dada la profundización de la crisis socioeconómica y la ausencia de soluciones a corto plazo.

No es descartable que otros sindicalistas terminen tras las rejas a propósito de acusaciones elaboradas en las oficinas del Ministerio del Interior como parte de un viejo método establecido por los mandamases de la Isla desde que asumieron el poder hace más seis décadas.