miércoles , 22 mayo 2024
Ofertas de Sublimagen para el desfile del pasado Primero de Mayo. (Facebook)

¿A quién beneficia la sindicalización en las Pymes?

El objetivo de la intromisión de los sindicatos oficiales es, ante todo, lograr su subordinación a las instrucciones del partido.

La Habana, Cuba | Cuba Sindical – Cada vez más la prensa oficial anuncia la creación de “grupos” sindicales adscritos a la gubernamental Central de Trabajadores de Cuba en las micro pequeñas y medianas empresas que nacen en medio del caos económico de la desordenada Tarea Ordenamiento.

Con el supuesto objetivo de atender sindicalmente y reconocer los derechos de los trabajadores vinculados al sector no estatal, continúa en las provincias orientales la constitución de secciones sindicales en las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes).

Hasta la fecha, nueve de estos grupos de emprendedores y formas de gestión no estatal y pertenecientes a ramas productivas como la construcción, las comunicaciones y la informática, han visto sus predios invadidos por los oficialistas sindicatos de la construcción, comunicaciones y la informática y la electrónica y la administración pública, la vía de las burocracias comunista y gubernamental de controlar a los emprendedores.

Recientemente en Bayamo, la “Capital de la Llanura del Cauto”, los miembros de la pequeña empresa Sublimagen, dedicada a la gráfica, se vieron abducidos por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Administración Pública, que reunieron a sus 17 trabajadores para crear una “organización sindical de base”, eufemismo que encierra la célula más pequeña que llega a controlar el corrupto, burocrático y manipulador sindicalismo comunista.

Oleg Zamora, dueño de Sublimagen, reconoció la importancia de este paso para perfeccionar la labor de la nueva entidad, palabras que suenan políticamente correctas y cínicas, sabiendo que tendrá que pagar caro su adhesión en favores al sindicato municipal y en subordinación ideológica y participación en las acciones del partido comunista so pena de ser cerrada.

“Nosotros nos preocupamos y ocupamos de los trabajadores, aquí más del 75 % son jóvenes y es una máxima nuestra que cada vez el colectivo tenga mayores resultados. Para lograr eso tienen que sentirse representados y estar identificados con lo que hacen”, expresó Zamora en su discurso, publicado en el semanario La Demajagua, de Bayamo. Destacó que su colectivo es “alegre” y tiene cuatro años de creado (primero como trabajadores por cuenta propia y desde enero de este año como MiPymes), y que su principal objetivo es rescatar, divulgar y promocionar la historia de la provincia a través de la gráfica. Como en los rosarios religiosos, repetía: la constitución de la sección sindical será una vía más para seguir exigiendo por la seriedad y calidad de sus productos y mantener el cumplimiento de lo pactado con los clientes.

Sin embargo, para el bayamés Víctor Domínguez, especialista en temas laborales, la intromisión de los sindicatos oficiales en las MiPymes es, ante todo, una forma de controlar y lograr la subordinación de las pequeñas empresas a las instrucciones del partido, sumarla a sus esquemas de corrupción y coacción social, y mantenerlas “atadas y bien atadas”, como diría el dictador español Francisco Franco.

“Esa es la manera más sutil de perder la independencia productiva, porque cuando llegue el momento, podrán quitársela a través de los propios trabajadores, como ya ocurrió entre 1959 y 1968, cuando fueron intervenidas todos los pequeños negocios de capital individual”, concluyó Domínguez. (julioaleaga@gmail.com)