miércoles , 24 abril 2024

Bolivia expulsa a médicos cubanos

Las autoridades arrestaron a cuatro miembros de la delegación, acusados de agitar y financiar protestas  a favor de Evo Morales.

Jim Wyss | El nuevo gobierno de Bolivia no ha perdido tiempo en cambiar de plano su política exterior, con medidas que van a redefinir las relaciones con sus antiguos aliados Cuba y Venezuela.

En una serie de comunicados, la nueva ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, dijo a medios locales que unos 725 cubanos —incluidos médicos y personal de salud— empezarían a salir de Bolivia el viernes.

“Creo que su salida es oportuna y necesaria”, dijo, según La República. “Creo que esto nos permitirá mantener las relaciones respetuosas que Cuba y Bolivia siempre han tenido”.

En la misma entrevista, la canciller dijo que comenzaría a retirar el personal diplomático boliviano de Venezuela. Más tarde, al preguntársele si mantendría las relaciones con el gobernante venezolano Nicolás Maduro, dijo: “Naturalmente, vamos a romper relaciones con el gobierno de Maduro”, reportó la agencia española de noticias EFE.

Longaric también acusó a funcionarios venezolanos de actuar “contra la seguridad interna de Bolivia”.

Cuba acusó el viernes a Bolivia de detener a cuatro de sus ciudadanos bajo acusaciones falsas, y dijo que retiraba a todo su personal médico por su propia seguridad.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba dijo que el 13 de noviembre, en medio de amplias protestas, cuatro miembros de su delegación médica fueron detenidos en El Alto, en las afueras de La Paz, con dinero destinado a pagar el alquiler de 107 médicos cubanos.

Pero las autoridades bolivianas acusaron a los cuatro individuos en cuestión de ser agitadores y que usaban el dinero para apoyar protestas a favor del ex presidente Evo Morales.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores llama a las autoridades de Bolivia a detener la exacerbación de irresponsables expresiones anticubanas y de odio, difamaciones e instigaciones a la violencia contra los cooperantes cubanos”, expresa el comunicado cubano. Los médicos cubanos “han brindado su aporte solidario a la salud del hermano pueblo boliviano”.

Morales, quien estaba en el poder desde 2006, renunció el domingo bajo presión de fuertes manifestaciones masivas y las fuerzas armadas y huyó a México. Morales alega que fue víctima de un golpe de estado y sus seguidores han seguido realizando manifestaciones desde que se marchó.

Sin embargo, sus críticos dicen que fue depuesto legalmente por tratar de robarse las elecciones presidenciales del mes pasado.

Jeanine Añez, quien era segunda vicepresidenta del Senado, asumió la presidencia esta semana, aunque el partido MAS de Morales le negó el quórum legislativo necesario para hacer la sucesión legal, dijeron expertos constitucionales.

Añez, quien ha sido reconocida por Estados Unidos y otros países, ha dicho que convocará a nuevas elecciones lo antes posible.

Los hechos del viernes vuelven a poner en el candelero el controversial programa de médicos cubanos.

La Habana ha establecido profundos lazos en América Latina con el envío de brigadas médicas a la región. A los médicos cubanos les dan solamente una pequeña fracción de lo que los gobiernos de la región pagan a Cuba por el servicio, lo que lo convierte en un emprendimiento lucrativo para el gobierno de la isla.

Pero el programa está perdiendo terreno. El año pasado, Cuba retiró más de 8,000 personas del sector médico de Brasil después que el presidente Jair Bolsonaro exigió que los médicos cubanos recibieran más dinero. Y el martes, Ecuador informó que no renovará el contrato a unos 400 médicos cubanos que trabajan en ese país.