viernes , 21 junio 2024

Con el cebo de las MIPYMES, el régimen busca que empresarios de EEUU hagan negocios en Cuba

Empresarios estadounidenses dialogaron en La Habana sobre las posibilidades de establecer negocios y realizar intercambios científicos, de cooperación e instrucción.

(DDC) – Empresarios estadounidenses dialogaron este martes en La Habana sobre las posibilidades de establecer negocios en Cuba, así como realizar intercambios científicos, de cooperación e instrucción, en una reunión facilitada por el Gobierno y con el cebo de las MIPYMES.

El presidente de la Cámara de Comercio de Cuba (CCC), Antonio Carricarte, insistió en una conferencia de prensa en «las potencialidades existentes para el empresariado de la Isla, estatales y privados, a fin de promover la exportación hacia Estados Unidos de productos como miel, café y carbón», recogió la oficial Prensa Latina.

Carricarte dijo que en los intercambios también se abordaron «las transformaciones que tienen lugar en Cuba», y señaló que se trata de la primera acción de un programa con una agenda de trabajo para lo que resta del año.

Según el funcionario, este contempla «recibir misiones comerciales en el futuro y la probabilidad de interactuar directamente con las empresas cubanas».

Otro elemento de interés, añadió, es la posibilidad de que las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) cubanas, la mayoría en manos de personas confiables próximas al aparato de poder, puedan conectar con sus pares estadounidenses.

Según el representante de la fundación Hope for Cuba, Jorge Ignacio Fernández, su entidad «crea puentes con empresarios interesados no solo en comerciar con la Cuba, sino en trabajar en temas como la energía sostenible, e incluso con compañías de dispositivos médicos interesadas en realizar las vacunas cubanas».

En palabras de Fernández, el próximo paso será realizar un foro en Washington para mostrar cómo comerciar con Cuba.

En tanto, el empresario estadounidense Mark Baum habló de su interés por «conocer el mercado cubano para determinar en cuáles áreas es posible colaborar, además describió las características de los lugares que representa».

Mark explicó que trabaja en la industria de bienes de consumo empaquetados y tiene más de 30 años de experiencia. Actualmente se desempeña como vicepresidente senior de Relaciones con la Industria y director de Colaboración del Instituto de Comercialización de Alimentos.

Según PL, ambos empresarios dijeron que pese al embargo de EEUU y la inclusión del régimen cubano en la lista de Washington de estados patrocinadores del terrorismo, «existen pequeñas posibilidades que se deben aprovechar a favor del comercio».

El Centro para la Democracia en las Américas (CDA), la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y el Cuba Study Group pidieron al Gobierno de Estados Unidos esta semana dar pasos adicionales para contribuir a aliviar la crisis provocada por el régimen cubano en la Isla.

En una declaración conjunta publicada este lunes, las tres organizaciones reconocieron que el régimen cubano es el principal responsable de la crisis que atraviesa la Isla, pero consideraron que el Gobierno de EEUU «puede jugar un papel más constructivo» para mejorar la situación del país.

En marzo pasado Brian A. Nichols, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, dijo que su Gobierno busca alternativas para facilitar el trabajo de emprendedores cubanos y la prosperidad de sus negocios

Un mes más tarde, Benjamin Ziff, el principal diplomático de Estados Unidos en La Habana, declaró que la empresa privada en Cuba podría tomar el relevo en una economía que atraviesa quizás su mayor desafío desde la llegada al poder de Fidel Castro en 1959.

Ziff reconoció entonces que «el mayor impedimento para hacer negocios en Cuba es el Gobierno» y que «las reformas para la pequeña y mediana empresa en Cuba son una curita en una herida mucho más grande».

Varios expertos han alertado de que en Cuba no hay un verdadero sector privado independiente del Gobierno, que habría autorizado la creación de las llamadas MIPYMES justamente para burlar el embargo estadounidense y desviar al sector estatal recursos destinados a apoyar a emprendedores.

«Las MIPYMES son el Caballo de Troya, la vacuna para inocular en la economía privada agentes económicos aparentemente independientes», advirtió la columnista de DIARIO DE CUBA Rafaela Cruz a finales de abril pasado.

El régimen cubano «ha comenzado la privatización de almacenes, fábricas, equipos, cafeterías, restaurantes y otros locales de manera totalmente arbitraria y silenciosa, sin que medien concursos o licitaciones públicas, todo a golpe de dedo, el dedo del Partido Comunista», añadió Cruz entonces.