sábado , 15 junio 2024

Desde hoy, el salario mínimo en Cuba equivale a solo ocho dólares con 40 centavos

La curva descendente desde el verano de 2022 se hizo más acentuada a partir de marzo y sigue sin freno.

(José Luis Reyes / DDC) – El dólar estadounidense marcó un récord histórico frente al peso cubano (CUP) el miércoles, al alcanzar la tasa de cambio en el mercado informal de uno por 250 pesos. Se trata de una cifra que los cubanos no vieron ni siquiera durante el denominado Periodo especial de la década de 1990, y que refleja la crisis que vive la economía de la Isla.

Esta cifra, según la tasa representativa del mercado informal que diariamente publica el medio independiente El Toque, implica un incremento de 20 pesos por dólar en apenas 14 días.

El dólar se cambiaba a 230 pesos cubanos justo la semana en que el Gobierno anunció el despliegue de su corralito financiero o bancarización, que busca tomar control de los ahorros de los cubanos y obligarlos a depositar sus ingresos en los bancos estatales.

«La caída de la moneda cubana refleja el colapso a cámara lenta de la economía productiva de la Isla», había dicho a inicios de mes a Reuters Bert Hoffman, experto en América Latina del Instituto Alemán de Estudios Globales y de Área en Hamburgo.

Por otro lado, el euro llegó a los 255 pesos cubanos y la Moneda Libremente Convertible (MLC) depositada en tarjeta bancaria, a 215.

En su análisis del estado de las divisas mundiales, el economista Steve Hanke, de la Universidad Johns Hopkins, indicó el domingo que la moneda cubana era la cuarta con la mayor caída de valor del planeta, con una derrumbe del 70,37% de su valor desde enero de 2022. Para esa fecha, el cambio era de 247 por dólar.

El peso cubano solo está por detrás del dólar de Zimbabue, el bolívar venezolano y la libra siria en el ranking global de las monedas con peor desempeño.

«La espiral de muerte económica de Cuba sigue girando», había alertado Hanke a inicios de agosto.

La línea descendente del peso cubano a partir de septiembre de 2020, cuando el cambio frente al dólar era de poco más de 1 x 50 pesos, se acentuó a partir de enero de 2021, en sincronía con la aplicación por el Gobierno cubano del paquetazo económico de la Tarea ordenamiento, cuando se precipitó a los 100 por dólar.

La curva descendente desde el verano de 2022, con un repunte breve a fines de ese año y hasta febrero de 2023 (cuando se estabilizó en torno a los 150 por dólar), se hizo más acentuada a partir de marzo de 2023 y sigue sin freno hasta hoy.

Pese a esta situación, las autoridades siguen aplicando ajustes que empeoran la situación y han reducido el salario mínimo en Cuba (2.100 pesos) a ocho dólares con 40 centavos.

La debilidad del peso, la moneda en la que recibe su salario la mayoría de los cubanos en la Isla, socava el poder adquisitivo de las personas. Los salarios en Cuba rara vez superan los 5.000 pesos mensuales, o 20 dólares, según la tasa de cambio informal.

El costo de muchos bienes importados en dólares también se dispara a medida que el peso se desploma, incrementando los precios al consumidor. Esto es evidente sobre todo en los mercados de reventa desplegados por las MIPYMES autorizadas por el Gobierno, a las que tienen acceso solo los cubanos con mayores ingresos o que reciben remesas del extranjero.