lunes , 17 junio 2024

El brazo latino de la mayor organización sindical de EEUU denuncia la violación de libertades en Cuba

Para los sindicalistas independientes de la Isla se trata de un «importante» gesto en el camino de alcanzar «las libertades»

(DDC) – El brazo latino de la mayor organización sindical que aboga por los derechos de trabajadores latinos en Estados Unidos, hizo un llamamiento para que su junta condene «la represión y la violación de las libertades fundamentales en Cuba». En el comunicado defiende «el derecho a la libertad de asociación y a la negociación colectiva» en la Isla y por el reconocimiento de «los sindicatos libres y democráticos».

«Hay decenas de miles de sindicalistas en nuestro país que han huido de las violaciones de los derechos humanos en América Latina. Un voto de apoyo a esta resolución nos da la oportunidad de estar una vez más en el lado correcto de la historia», añade.

El Consejo Laboral para el Avance Latinoamericano (LCLAA), que se presenta como «el único representante de la clase trabajadora latina en los Estados Unidos» suscribe, en apoyo a los sindicalistas cubanos, la Resolución 30 titulada: «Llamamiento por sindicatos libres y democráticos en Cuba y el fin a la opresión de la libertad de expresión y de reunión».

Para los sindicalistas independientes de la Isla se trata de un «importante» gesto en el camino de alcanzar «las libertades» y tener mayor reconocimiento internacional.

Alerta la resolución de que los trabajadores de la Isla «están afiliados a un solo sindicato», la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), que responde «abierta y conscientemente» al Partido Comunista de Cuba (PCC), grupo político al que estos reconocen como «la fuerza superior de la sociedad y del Estado». Denuncia además que el PCC ejerce «el papel rector del movimiento sindical cubano», guiado a su vez «por la ideología marxista-leninista y castrista», tal y como recogen sus estatutos.

Advierte que, durante los últimos 62 años, las autoridades cubanas no han permitido a los trabajadores expresar sus preocupaciones ni protestar pacíficamente, como tampoco organizar manifestaciones o convocar huelgas.

Expresa además que le corresponde al «movimiento obrero más fuerte del hemisferio occidental», exigir el fin de esa dependencia ideológica y del «monopolio sindical existente» en la Isla. De igual manera invita a apoyar a «esos valientes trabajadores que también se están organizando independientemente de la CTC», y hacen mención de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC).

También se denuncia que el régimen cubano durante décadas «ha acosado, encarcelado y torturado a sindicalistas independientes». «No se respeta la libertad de reunión, se detiene a los manifestantes, se les acusa de delincuentes y se les encarcela», puntualiza de igual manera la organización.

«Por lo tanto, si nuestro movimiento sindical cree realmente en la solidaridad por encima de las fronteras raciales y nacionales, debemos trabajar para expresar nuestro apoyo a quienes están comprometidos en una lucha similar», sentencia el comunicado.

Además, el LCLAA reiteró su apoyo a las protestas cubanas «que buscan el fin de la represión en la Isla» y «a los disidentes en la Isla y en el extranjero que continúan alzando su voz con la esperanza de conseguir un Gobierno más democrático». De igual manera expresó su apoyo a «un diálogo en general donde se reconozca a los sindicatos independientes que actualmente se organizan en Cuba».

Agrega que el LCLAA continuará «vigilando los abusos de los derechos humanos en toda América Latina y denunciándolos cuando sea necesario».

El secretario general de la ASIC Iván Hernández Carrillo, en declaraciones a DIARIO DE CUBA, explicó que la resolución «fue aprobada a inicios de este mes» en un congreso de organizaciones sindicales latinas que tuvo lugar en Puerto Rico.

Para Carrillo esta resolución es «muy buena» e «importante» porque «representa un espaldarazo al sindicalismo independiente», que está siendo «fuertemente reprimido por la policía política».

Hernández Carrillo también agradeció en una carta dirigida a Evelyn DeJesus, presidenta nacional del LCLAA, a nombre del colectivo: «En nombre de todos nuestros miembros, queremos agradecerle la Resolución 30 apoyando a los sindicatos libres y democráticos en Cuba y el fin a la opresión de la libertad de expresión y de reunión».

Carrillo lo consideró «un gesto significativo» de solidaridad en tanto «podría tener un efecto disuasivo» en las autoridades cubanas, y «aliviar el fuerte golpe de la represión» a la que son sometidos constantemente. Para el sindicalista cubano esta acción les aporta ánimo y «fortalece» la labor que realizan «en esta larga y ardua lucha» por alcanzar las libertades en Cuba.

Documento relacionado: Resolución 30: Llamamiento por sindicatos libres y democráticos en Cuba y el fin a la opresión de la libertad de expresión y de reunión