jueves , 20 junio 2024
Campesinos cubanos. (AP/Espinosa)

El desastre agroalimentario en Cuba es cada vez más grave, dicen los campesinos

“Por parte de Acopio, por parte del Estado, muy pocas gestiones, no se les ha asegurado las cosechas a campesinos»

(Tomás Cardoso (Radio Televisión Martí) – La agricultura cubana cierra el año en una profunda crisis porque no escapa a los problemas económicos que sufre el país. Campesinos entrevistados por Radio Televisión Martí hablaron de cómo sus problemas impactan la cadena de alimentación de la población en general.

El biólogo y experto agrícola Osmel Ramírez Álvarez aseguró que la zona de Mayarí, en Holguín, considerada antes como el granero de Cuba, ya no produce nada.

“La agricultura en Mayarí está en crisis, como se encuentra el país completo, no hay producción. La campaña del frijol, que ya debe haber comenzado a mitad de octubre, básicamente está nula, no hay productos garantizados», explicó.

«Los campesinos están muy decepcionados por el nivel de estrés que lleva luchar primero, contra la falta de productos y la falta de combustible y luego, luchar entonces con lo que sucede con tus productos cuando caen en manos de la empresa del Estado, que se dedica a comercializarlo y tú no tienes garantía de nada, y hasta el final te dicen lo que les dé la gana a ellos que vale tu producto y hacen quebrar a los campesinos”, enfatizó Ramírez.

En la zona del Horno, en Bayamo, provincia Granma, el campesino Emiliano González calificó de desastre la producción agrícola.

“Las viandas y hortalizas van en decadencia; el tabaco, por lo menos en las provincias orientales, se cayó; la inflación, los bajos precios que quiere pagar el gobierno, los precios topados, hacen que el desastre de la agricultura sea cada vez más grande y que donde único hay comida en Cuba es en el noticiero”, dijo González.

Daniel Alfaro Frías, en San Antonio de los Baños, Artemisa, habló de las dificultades materiales para trabajar la tierra.

“Ya no existen bueyes para arar la tierra, se ha ido deteriorando todo, no hay tractores, no hay combustible, las tierras es muy difícil poderlas preparar», apuntó Alfaro.

El poblado de Sibanicú, en la provincia de Camagüey, era una zona rica en ganadería. Desde allí, Jiordan Marrero Huerta señaló: “El campesinado primeramente no cuenta con los recursos, es algo que realmente está golpeando la agricultura y la ganadería en este territorio. Si el Estado no es capaz de ponerles en las manos los recursos necesarios, seguiremos en las mismas y no vamos a salir adelante”, consideró Marrero Huerta.

Desde la comunidad agrícola de Los Cristales, en Jatibonico, Sancti Spíritus, Vladimir Ríos Cruz aseguró que allí se desplomó la campaña de frijol, sobre todo porque los campesinos no tienen cómo producir.

“El petróleo lo tienen que comprar por la calle, no les están dando absolutamente nada y les exigen planes de entrega de producciones”, explicó Ríos Cruz.

El líder de la Liga de Campesinos Independientes de Cuba, Esteban Ajete Abascal, criticó la falta de acción de las autoridades estatales que controlan el sector agroalimentario.

“Por parte de Acopio, por parte del Estado, muy pocas gestiones, no se les ha asegurado las cosechas a los campesinos», dijo el residente en Pinar del Río.

«Por otra parte, en las zonas rurales y de difícil acceso, la mujer del campo está rompiéndose la cabeza con los niños porque no sabe qué darles. El hambre está realmente atroz”, afirmó Abascal.

Semanas atrás, Miguel Díaz-Canel reconoció durante su intervención ante la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) que en la isla no hay comida, ni ganado, ni pescado.