sábado , 25 mayo 2024
Imágenes de la represión a los manifestantes pacíficos en las protestas de este sábado en La Habana, Cuba. (RadioTVMarti/Captura de videos)

El régimen acelera su maquinaria represiva: desaparecidos, detenidos y brutalidad

‘Aquello fue brutal, la Seguridad del Estado, la Policía, grupos de respuesta rápida comenzaron a dar golpes de manera brutal’.

La Habana (DDC) – La Policía del régimen cubano detuvo en la noche de este sábado a al menos diez hombres durante un cacerolazo en Arroyo Arenas, municipio La Lisa, La Habana. Todos están en paradero desconocido.

Entretanto, activistas han denunciado la represión brutal de una protesta pacífica en El Vedado, también el sábado por la noche. Varios participantes en esa manifestación para exigir electricidad y agua estarían detenidos, algunos con el rostro desfigurado por los golpes, según un testigo.

En el caso de Arroyo Arenas, sus habitantes llevan cinco días en apagón, dijo Li González, esposa del detenido Damian Pérez Gutiérrez y gracias a cuya denuncia DIARIO DE CUBA obtuvo detalles.

Además de a Pérez Gutiérrez, las autoridades arrestaron a Marcel, Rolando y Alexander Pérez, Yordanis Mustelier, Jorge Luis Linares, Yulian Vega, Loaris Díaz, Yusniel Iso, y un joven identificado como Dairon.

Los familiares de los diez de Arroyo Arenas desconocen a dónde fueron llevados. Mientras, se continúan reportando manifestaciones públicas por la falta de electricidad y agua en municipios como Playa, Plaza, Cerro, La Lisa y Marianao. En esas protestas se han escuchado gritos de «libertad».

Usuarios de las redes sociales han denunciado también otros arrestos: «Ayer (sábado) en las protestas en Línea y F, cuando parecía que todo había terminado, cuatro ‘civiles’ (…) cargaron con varios muchachos que habían estado voceando. Se los llevaron presos. Hay uno en el hospital», escribió Dachelys Valdés Moreno. «En Cuba hay gente haciendo historia y hay gente dando palos«.

Por su parte, el activista cubano Arián Cruz, conocido como Tata Poet, denunció el arresto de su novia, Rosmery Almeda Tapia (Alma Poet), por filmar este sábado por la noche la represión violenta de la misma protesta mencionada por Valdés Moreno. La joven podría ser procesada por «desacato».

Cruz dijo que la manifestación de ciudadanos que pedían electricidad, comida y libertad ocurrió en Línea y G. «Cuando nosotros llegamos ya la euforia de esa protesta había cedido», pero muchas personas se habían agrupado en Línea y F. «Nos detuvimos allí un tiempo mi novia y yo, y de repente, en unos minutos, aquello fue brutal, la Seguridad del Estado, la Policía, grupos de respuesta rápida comenzaron a dar golpes de una manera brutal«, relató el activista.

«Los echaron hacia abajo para la parte de Calzada y F, donde estaba oscuro, y empezaron a dar una mano de golpes incluso a menores de edad, o sea, adolescentes de 15 y 16 años», añadió.

«Me quedé en shock cuando vi aquella locura de golpes, fue impresionante», dijo Cruz, quien afirmó haber auxiliado a algunos de los manifestantes. «Había un muchacho que si mal no recuerdo se llama José Antonio (…), a ese muchacho le desfiguraron el rostro a golpes«, denunció el activista y precisó que estuvo detenido varias horas en la estación de Zapata y C junto a ese joven y un adolescente de 17 años a quienes los represores «le fracturaron la nariz».

«Me siento muy nervioso. No encuentro palabras para definir tanta locura. Los masacraron», dijo Arian Cruz en otra parte del video. «Estaban todas las personas ahí, tranquilamente, en la avenida, sin decir nada, sin protestar, esperando que pusieran la corriente y de repente salieron un montón de agentes de la Seguridad del Estado«.

«Había un muchacho al que tiraban al aire y lo dejaban caer en el piso», relató Cruz llorando. «Una muchacha a la que llevaban arrastrada por el pelo… Nosotros no podemos seguir aguantando esto, familia», dijo.

«Mi pareja lo único que hizo, aparte de auxiliar a personas que estaban siendo golpeadas fue documentar, grabar un poco de lo que estaba sucediendo«, aseguró Cruz. «Luego nos retiramos porque empezaron a llegar camiones de respuesta rápida (…), el cerco policial era inmenso«, explicó.

Agregó que fueron interceptados en Línea y D por unos «diez agentes de la Seguridad del Estado», y trasladados a la estación Zapata y C.

Cruz dijo que fue interrogado y amenazado por los agentes, que filmaron el interrogatorio. «Luego se me dicen que mi pareja continuaba detenida y que la estaban instruyendo cargos por desacato, por grabar» la represión. «Es sumamente arbitrario», consideró Cruz y añadió que su novia fue trasladada hacia 100 y Aldabó.

Rosmery Almeda Tapia (Alma Poet) es bailarina y artista circense graduada de la Escuela Nacional de Arte (ENA). Trabaja realizando espectáculos para niños. «No es una delincuente, no es una criminal», enfatizó su novio y relató que en los últimos meses la joven se ha dedicado a apoyar a familias de presos políticos con medicamentos y otros tipos de ayuda.

Ella «es pura alma, pura luz; ustedes son oscuridad, esbirros, unos asesinos», dijo Cruz visiblemente emocionado. Aseguró que luchará por la libertad de su pareja y pidió ayuda para visibilizar lo ocurrido.

Además de Alma Poet, estaría detenido en 100 y Aldabó el diseñador industrial Danilo Martínez Rojas, también participante en la protesta de Línea y G, denunció el Observatorio de Derechos Culturales (ODC).

Martínez Rojas «logró trasmitir en vivo parte de esa protesta pacífica. Por ello, es bastante probable que traten de acusarlo de algún delito, tal como han hecho con Alma Poet. El ODC recalca la indefensión en la que se encuentran los artistas en Cuba», dijo la organización en Twitter.

En Facebook, Aylín Sardiña Fernández dijo que Martínez Rojas «está acusado de desacato» por ejercer «su derecho a manifestarse».

En los últimos días han circulado en internet imágenes de cadetes, brigadas de respuesta rápida y otras fuerzas movilizadas y armadas con palos por el régimen para reprimir las protestas de cubanos desesperados por los días sin electricidad ni agua, la pérdida de comida que se descompone por la falta de refrigeración en medio de una grave escasez de productos básicos, y la incapacidad del Gobierno para abastecer alimentos y solucionar el colapso del sistema electroenergético.

Las denuncias de episodios de violencia contra manifestantes indican que esas fuerzas represivas han sido puestas en marcha.