sábado , 25 mayo 2024

ICLEP denucia represión sobre sus periodistas

MIAMI – El Instituto Cubano Por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP) denunció varios arrestos e incautaciones que han sufrido sus periodistas en la última semana.

Según la nota, agentes policiales al mando de la Seguridad del Estado allanaron este 30 de noviembre de forma simultánea el domicilio del periodista y director ejecutivo del ICLEP, Raúl Velázquez, y la sede del medio de comunicación comunitario El Majadero de Artemisa, dirigido por Roberto Moreno Rodríguez, llevándose detenidos a ambos periodistas y decomisándoles sus medios de producción periodística (una práctica cada vez más extendida).

Después del allanamiento de su hogar, Raúl Velázquez resultó detenido y trasladado para el Departamento Técnico Provincial de Investigaciones (DTI) ubicado en San Antonio de los Baños (al suroeste de la Habana), donde permanece arrestado sin que se presenten cargos en su contra. Su computadorea y su teléfono celular fueron apropiado por los agentes.

Roberto Moreno por su parte fue trasladado a la Unidad de la PNR de Artemisa, donde el periodista será acusado de “impresión de gaceta ilícita”, después de despojarlo de una laptop, una impresora, dos cartuchos de tinta, materiales de oficina y unos 80 boletines impresos de dicha publicación. Según el comunicado de la ICLEP, la sede de este periódico se encuentra bajo el asedio y la vigilancia permanente, y sus periodistas amenazados con cárcel.

Sus colegas, Mabel Pérez y Ramón Gutiérrez, fueron arrestados cuando visitaron la estación policial para averiguar sobre Roberto, y resultaron detenidos hasta el siguiente día. Sin embargo, según la nota, Mabel fue arrestada nuevamente ayer en la vía pública junto al también periodista Yoandris Aledo, y aún el ICLEP conoce la razón del arresto.

Además, otros dos periodistas Yoarielis Centelle y Arodis Pelicié fueron citados para presentarse en el DTI de San Antonio de los Baños hoy 4 de diciembre.

La sanción para el delito de “clandestinidad de impreso” puede ser desde 3 meses hasta 1 año de cárcel, según explicó el director General del ICLEP, Normando Hernández, quien aclaró que “no procede contra los periodistas ni los medios de comunicación comunitarios del ICLEP, pues no hacemos ningún trabajo clandestino y los seis medios de comunicación comunitarios identifican su sede y cada uno de los periodistas que participan en tan loable trabajo informativo”.