sábado , 25 mayo 2024
Ulises Gilarte, secretario de la CTC, junto a Raúl Castro y Díaz-Canel en un desfile de Primero de Mayo.

La ASIC rechaza la marcha del Primero de Mayo organizada por el régimen

A finales de abril, Ulises Guilarte de Nacimiento anunció la suspensión de la marcha en la Plaza de la Revolución.

La Habana (DDC) –  La Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) rechazó la marcha convocada por el régimen en conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores y exhortó a los ciudadanos a no participar en los desfiles, pospuestos para el próximo viernes 5 de mayo, mediante un comunicado emitido este domingo.

«Esas caminatas a las que el régimen está convocando en cada municipio de la Isla intentan aparentar el apoyo que ya no tienen por su ineficiencia administrativa y que en los últimos años se han agudizado con los molestos y frecuentes cortes al servicio eléctrico que afectan seriamente al sector residencial, a las industrias, a los negocios privados y en sentido general a la economía del país», alertó la ASIC.

Los integrantes de la organización independiente apuntan que este escenario refleja también «la desesperanza» que surge en medio de «un panorama desolador y una incontenible inflación» que aumenta día a día «en detrimento de la inmensa mayoría que reclaman derechos sindicales, libertades públicas y democracia frente a la opresión».

Para la ASIC esa mayoría son los mismos que exigieron «bienestar por sobre la miseria extendida» y los que «demuestran su inconformidad con acciones como la protesta masiva del 11 de julio de 2021 y las constantes denuncias por los medios de difusión alternativos de los desmanes que comete la dictadura».

La organización independiente reclama el cumplimiento de seis puntos:

-Justicia social y laboral, que ningún trabajador sea encarcelado ni despojado de su puesto de trabajo por discrepancia política como es habitual y se respeten los Convenios y las Normas internacionales establecidas, entre estos el derecho a la existencia de sindicatos independientes, incluido la ASIC, mantenida sin reconocimiento legal para que sea más frágil a la represión.

-El reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva.

-La eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación.

-Un entorno de trabajo seguro y saludable.

-Aumento de salario y de pensión.

-Derecho a la huelga y a las manifestaciones pacificas.

Por último, pidieron a los trabajadores cubanos unirse a la ASIC y a «su lucha histórica por mejores condiciones de vida, por acciones organizadas que lleven a acabar con la pobreza de nuestra gente, a profundizar las denuncias contra la corrupción imperante en los centros de trabajo estatales y al ejercicio pleno de los derechos laborales y sindicales».

El movimiento Cuba de Luto, integrado por familiares de presos políticos del 11J, llamó también a no participar en el desfile del Primero de Mayo. En vídeos publicados en Twitter, familiares de los presos expresaron sus razones para no responder a la convocatoria del régimen, que usa el Día de los Trabajadores para exhibir ante el mundo el supuesto apoyo del pueblo.

El lema de la oficialista Central de Trabajadores de Cuba (CTC) para esta convocatoria al desfile del Primero de Mayo era: «A la Patria, Manos y Corazón». Ante la grave crisis de combustible que sufre el país, y que casi ha paralizado el transporte, las autoridades decidieron «reformular la concepción inicial» del evento.

A finales de abril, Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la CTC anunció la suspensión de la marcha en la Plaza de la Revolución. En su lugar, los cinco municipios habaneros colindantes con el Malecón organizarán marchas por esa vía, y en el resto se harán concentraciones en lugares céntricos.

Sin embargo, horas antes de la jornada, el régimen pospuso todas las actividades del Primero de mayo por las fuertes lluvias en La Habana.

«Debido a la inestabilidad climatológica que ha provocado intensas lluvias en varios territorios, y el pronóstico para las próximas horas, se ha decidido posponer en todo el país las actividades conmemorativas por el Día Internacional de los Trabajadores que se habían convocado para este Primero de Mayo», anunció la prensa oficial.

En estos momentos, el país atraviesa una crisis de combustible que provoca largas colas en las gasolineras y ha llevado incluso a la suspensión de las clases presenciales en varias universidades cubanas.