domingo , 19 mayo 2024

La falta de materias primas deja a más de 2.000 cubanos sin trabajo cada mes

La Habana (DDC) – Más de 2.000 trabajadores cubanos quedan interruptos cada mes debido a la escasez de materias primas para desarrollar sus labores en el sector de la industria alimentaria y la pesca.

Según un reporte del periódico oficial Trabajadores, «los muchos problemas que acusa el sector con interrupciones y disponibilidades» serán abordados en noviembre en una de las conferencias que promueve la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), organización controlada por el Partido Comunista.

Jorge Luis Fajardo Casas, al frente del sindicado de los trabajadores de la industria alimentaria y la pesca, dijo: «Estamos obligados a encontrar alternativas que nos generen mayor empleo e ingresos, pues hoy tenemos como promedio más de 2.100 interruptos cada mes, y para todo el año unos 3.500 disponibles, algo provocado, en esencia, por la reducción de niveles de actividad sobre todo por déficit de materia prima».

Según el funcionario, también analizarán «asuntos relativos a las empresas con pérdidas financieras», en cuyo caso están 12 entidades (lácteos, molinera, aceites y las provinciales de la industria alimentaria adscritas a los gobiernos locales, entre otras). Esas empresas «generan pérdidas no por ineficiencia, sino por su diseño, un mal al que hasta hoy no se le ha encontrado solución».

Las empresas con pérdidas «están condenadas a comprar a niveles de mercado y siguen obligadas a vender a un precio estable, lo que provoca que sus trabajadores (17.000) solo pueden acceder a su salario escala sin posibilidad de cobrar utilidades», dijo Fajardo.

Fajardo también admitió que es larga la cadena de impagos: «Hay empresas de comercio que tienen deudas de más de 100 millones de pesos con las fábricas de lácteos y cárnicos, y eso nos afecta mucho».

Los sindicatos en Cuba están controlados completamente por el Gobierno y representan los intereses de este. A mediados de agosto pasado, el brazo latino de la mayor organización sindical que aboga por los derechos de trabajadores latinos en EEUU condenó «la represión y la violación de las libertades fundamentales en Cuba». El Consejo Laboral para el Avance Latinoamericano defendió «el derecho a la libertad de asociación y a la negociación colectiva» en la Isla y pidió el reconocimiento de «los sindicatos libres y democráticos».

A finales de septiembre, la Asociación Sindical Independiente de Cuba denunció ante la Organización Internacional del Trabajo que las respuestas a cada petición que realizan los sindicalistas en Cuba «es la violencia por parte de las instituciones del Estado». Denunció además que «la normalización de la impunidad» con la que obra el régimen y sus defensores contribuye «al afianzamiento del miedo y la resignación» a un modelo de sociedad «condenada a la involución».