lunes , 22 abril 2024
Iván Hernández Carrillo, secretario general de la Asociación Sindical Independiente de Cuba.

La OIT pide al régimen que reconozca a los sindicalistas independientes en Cuba

También solicita garantizar ‘el libre funcionamiento’ de la ASIC y que «garantice plenamente» a sus dirigentes la libertad de movimiento.

La Habana (DDC) – El Comité de Libertad Sindical (CLS) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha publicado su informe anual acerca de las violaciones sindicales alrededor del mundo y Cuba está incluido, informó a DIARIO DE CUBA Iván Hernández Carrillo, secretario general de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC).

«El régimen cubano se ha negado a recibir la visita de una Misión de Contacto del CLS que visitaría Cuba y se reuniría con las autoridades del régimen y con nosotros», agregó Carrillo.

En las conclusiones del informe, el Comité «insta firmemente al Gobierno a que garantice el reconocimiento de ASIC», así como su libre funcionamiento y ejercicio de actividades sindicales.

También pide al régimen de la Isla que «proporcione el resultado de las investigaciones efectuadas y, de ser el caso, las sentencias judiciales correspondientes» a los activistas, miembros o dirigentes de la ASIC, que han sido acusados de cometer delitos. Es el caso de Osvaldo Arcis Hernández, Bárbaro Tejeda Sánchez, Felipe Carrera Hernández, Pavel Herrera Hernández, Daniel Perea García, Yisan Zamora Ricardo, Willian Cruz Delgado, Roque Iván Martínez Baldarraín, Jefferson Ismael Polo Mezerene, Anairis Dania Mezerene, Ulises Rafael Hernández López y Leonardo Hernández Camejo.

El Comité pide al Gobierno que envíe «sin más demora» la sentencia condenatoria dictada en contra de Humberto Bello Laffita, quien fue sancionado en noviembre de 2021 bajo la acusación de «incumplir las medidas dispuestas por las autoridades sanitarias para frenar la pandemia» de Covid-19.

Asimismo, el Comité pide al Gobierno de la Isla que garantice que ningún trabajador sea detenido por su actividad sindical y asegure que Hernández Carrillo, pueda «ejercer libremente sus actividades sindicales sin injerencia». Además insta «firmemente» a La Habana a «garantizar que no se restrinja indebidamente el derecho de los dirigentes y afiliados de la ASIC a organizar y ejercer libremente sus actividades sindicales, incluso cuando las mismas sean celebradas en el exterior del país o cuando impliquen la participación en foros virtuales internacionales».

La OIT pide por otra parte al Gobierno que de igual manera «garantice plenamente» a los dirigentes de la ASIC la libertad de movimiento en el territorio nacional «para poder ejercer sus actividades sindicales, incluida la participación en manifestaciones para defender los intereses de sus miembros, sin injerencia de las autoridades».

Asimismo, solicita al Gobierno que proporcione «copia de los resultados de las investigaciones en cuanto a los despidos» de Ismael Valentín Castro y de Dania Noriega, así como sobre los casos de Kelvin Vega Rizo y Pavel Herrera. «Ante la falta de información en unos casos y de ausencia de progresos en otros, el Comité invita nuevamente al Gobierno a que acepte una misión de contactos directos para recabar mayores informaciones, facilitar el diálogo entre las partes y fomentar la aplicación de sus recomendaciones», dice el informe.

La respuesta de las autoridades cubanas, que reprimen toda forma de activismo, es que las denuncias son falsas y que los sindicalistas independientes están movidos por motivaciones políticas.