jueves , 20 junio 2024

Piden al ministro francés de Exteriores que intervenga ante La Habana por el fin de la represión

La Confederación Democrática del Trabajo de Francia solicita su intervención para poner fin al ensañamiento del régimen contra Iván Hernández.

MIAMI, Estados Unidos. – El secretario nacional de Políticas para el mundo y Europa de la Confederación Democrática del Trabajo de Francia, Yvan Ricordeau, pidió al ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, que interviniera ante las autoridades cubanas para poner fin al “ensañamiento” contra el activista Iván Hernández Carrillo, presidente de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC), y sobre otros defensores de derechos humanos en la Isla.

“Quiero llamar su atención sobre la situación que enfrenta el presidente de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC), Sr. Iván Hernández Carrillo”, inició Ricordeau su carta a Le Drian, fechada este 9 de diciembre. “Su organización busca impulsar el desarrollo del sindicalismo independiente y democrático en Cuba, una alternativa al sindicato único, la Confederación de Trabajadores de Cuba (CTC)”.

El funcionario francés recuerda que “después de las protestas ocurridas el 11 de julio de este año, se programó para el 15 de noviembre otra jornada de acción para exigir el respeto a los derechos humanos y el fin de las medidas represivas. Este día de acción fue impedido por las autoridades cubanas. Los líderes de ASIC han sido arrestados, amenazados, acosados y vigilados. ASIC ha denunciado esta situación ante la CIDH y la OIT”.

Particularmente, denuncia que el pasado 30 de noviembre Hernández Carrillo fue obligado a comparecer ante la Policía para ser notificado de una acusación de “mercenarismo”, la que podría derivar en penas muy severas, incluida la pena de muerte. 

“El Sr. Hernández Carrillo ya había sido sentenciado a 25 años de prisión en 2003, de los cuales cumplió ocho años antes de ser liberado gracias a la presión internacional”, precisa Ricordeau.

Ese día el también exprisionero político del Grupo de los 75, fue interrogado y amenazado por agentes de la Seguridad del Estado. Durante el interrogatorio, también fue amenazado con la revocación de su sanción (actualmente se encuentra bajo licencia extrapenal). “Me dijeron que pensaban revocarme la condena y llevarme a la cárcel en cualquier momento porque estaba incurriendo en otro delito”, declaró a CubaNet en ese momento.

Finalmente, en su carta Ricordeau destacó que el presidente de la ASIC es “un activista comprometido con la lucha por los derechos laborales y sindicales” en la Isla. “Está claro que continuará esta lucha a pesar de las amenazas, intimidaciones y hostigamientos que está sufriendo. Una vez más, corre el riesgo de pagar caro este compromiso”.