miércoles , 22 mayo 2024

Sindicato independiente cubano pide a Biden y a Lula proteger derechos laborales en la isla

El SG de la ASIC afirmó que el derecho a la huelga y la negociación colectiva continúan siendo una “quimera”.

(Yadiris Luis Fuentes / ADN) – La Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) envió una carta al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y a su par de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, solicitando su apoyo para que en la isla se respeten los derechos de los trabajadores, incluyendo la negociación colectiva y el derecho a huelga.

La misiva de la ASIC se produjo luego de que Biden y Lula anunciaran en la Asamblea General de la ONU una iniciativa conjunta para la protección del trabajo decente, con respaldo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En la carta, con fecha del 25 de septiembre, la ASIC expresó satisfacción por esta iniciativa, que “renueva las expectativas en el avance de una agenda de vital importancia en el desarrollo de sociedades más justas”.

No obstante, el sindicato independiente cubano reiteró a ambos mandatarios las «anomalías» que se comenten contra los trabajadores en la isla cuando reclaman sus derechos.

“Las respuestas a cada petición es la violencia por parte de las instituciones del Estado. La normalización de la impunidad es un hecho que contribuye al afianzamiento del miedo y la resignación a un modelo de sociedad condenada a la involución”, señala la misiva.

El secretario general de la ASIC, Iván Hernández Carrillo, afirmó en la carta que en Cuba el derecho a la huelga y a la negociación colectiva siguen siendo una “quimera”.

Carrillo explicó que los cubanos no pueden garantizar tres comidas al día para sus familias, en medio de una fuerte inflación y la caída del poder adquisitivo, debido a la ineficiencia de un “modelo económico obsoleto”.

Ante este panorama, el sindicalista independiente pidió a Biden y a Lula instar al régimen de Cuba a firmar los protocolos de su iniciativa conjunta.

“Puede que nos cueste la cárcel o el recrudecimiento del acoso, pero siempre insistiremos”, afirmó Carrillo en la misiva.

La asociación de Biden y Lula no es jurídicamente vinculante y aspira a sumar a otros países. Su objetivo es combatir problemas como el trabajo forzoso e infantil, la responsabilidad empresarial en temas laborales y la discriminación en el empleo, según informaron voceros en Washington.