sábado , 25 mayo 2024

Sindicatos independientes marcan nueva victoria internacional

En sus comunicaciones, la OIT denuncia nuevas violaciones a las libertades públicas de dirigentes y afiliados a la asociación sindical independiente.

La Habana, Cuba | Cuba Sindical – La Asociación Sindical Independiente de Cuba se anotó una singular victoria internacional durante el duodécimo punto del día del informe de libertad sindical 393, en el Caso N.º 3271, “Queja contra el Gobierno de Cuba presentada por la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC)”

Durante seis años, ese comité internacional examinó los alegatos presentados por la ASIC, que hablan de actos de hostigamiento y persecución, agresiones y despidos a sindicalistas independientes, entre otros actos de discriminación e injerencia antisindical por parte de las autoridades, así como reconocimiento oficial de una única central sindical controlada por el Estado e inexistencia de negociación colectiva y de reconocimiento del derecho de huelga.

La dictadura cubana, signataria del Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, (1948) y el Convenio sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva, (1949), así como el Convenio sobre los representantes de los trabajadores, (1971), demostró un desapego sustancial de las normas de convivencia laborales. Resultó acusada de no reconocer a la ASIC, así como su libre funcionamiento y ejercicio, y de la represión de al menos 32 sindicalistas en relación con la infiltración del Gobierno en el movimiento sindical y actos de injerencia.

En esas circunstancias, el Comité instó al Gobierno a proporcionar sin demora sus observaciones a ese respecto, en cuanto al ejercicio en la práctica del derecho de huelga, mientras confía en que garantizará el ejercicio en la práctica de este derecho.

El sindicato oficial, la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), es una organización que monopoliza los gremios de trabajadores y para ello cuenta con 22 organizaciones afines, como el de los trabajadores de la educación, la salud pública y el transporte, por citar tres ejemplos. En su intención monopólica, trata desde hace varios años de coartar la libertad de los emprendedores o trabajadores por cuenta propia, sin embargo, luego de varios años, sus acciones no tienen el éxito que esperan.

El gobierno cubano se enfrenta a una grave crisis económica, pero, sobre todo de legitimidad en medio de los esfuerzos por cambiar el sistema productivo a través de la llamada Tarea Ordenamiento, que ha resultado en un mayor desbarajuste en medio de la pandemia del virus chino y aumento de la pobreza de la población, sobre lo cual la CTC no se pronuncia, toda vez que su secretario general Ulises Guillarte, es miembro del Consejo de Estado (gobierno) y el buró político comunista. 

En las últimas semanas, la dictadura recibió con beneplácito el llamado del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para eliminar las medidas internacionales que puedan afectarle, sin embargo, en este mismo escenario recibió tres golpes contundentes. El ascenso de un núcleo duro cubano americano opuesto a ella en el Congreso de los Estados Unidos, el llamado a consulta del Embajador de la Unión Europea en La Habana por prestarse al juego de la dictadura, y ahora este llamado de atención en Ginebra en el marco de la Organización Internacional del Trabajo.

En sus comunicaciones, la OIT denuncia nuevas violaciones a las libertades públicas de dirigentes y afiliados a la asociación sindical independiente. Los independientes alegan que continúan los actos de acoso, represión, detenciones arbitrarias y amenazas en contra de los dirigentes sindicales y sindicalistas por parte de las fuerzas policiales del Estado, así como las restricciones a su derecho a viajar a actividades internacionales vinculadas a sus labores sindicales, sin explicaciones ni causas justas para ello.

El Comité de Libertad Sindical de la OIT señala en el documento hecho firme que “espera firmemente que el Gobierno [cubano] garantizará plenamente a los dirigentes de la ASIC la libertad de movimiento necesaria en el territorio nacional para poder ejercer sus actividades sindicales sin injerencia de las autoridades”.

El Director de Relaciones Internacionales de la oficialista CTC, el guantanamero Ismael Drullet, encaja una tercera derrota en la política exterior de su institución, en lo que va de su liderato, que comenzó en el 2017.  Por otra parte, la prensa oficial, el semanario Trabajadores, en su pagina digital no ha hecho alusión al tema. | julioaleaga@gmail.com