lunes , 22 abril 2024
Personas en las calles en Santiago de Cuba la protesta del 17M. (Rompiendo Cadenas/Facebook)

Suena la conga en otra protesta en Santiago de Cuba: ‘Pinga pal presidente’

Coros en medio de otro apagón en el Distrito José Martí vuelven a hacer sonar el ‘es ahora’ del 11J.

Santiago de Cuba (DDC) – Otra protesta se produjo la noche del lunes en el Distrito José Martí de Santiago de Cuba, donde decenas de personas salieron a la calle a ritmo de conga a pesar del despliegue de policías que sufre la ciudad desde el domingo.

En un video publicado por Cubalex se volvió a escuchar el grito de «es ahora, es ahora» que sonó el histórico 11J.

Otros coros que cantaron los manifestantes fueron: «Oye yo me erizo», «No hay comida, no hay corriente», «Pinga pal presidente».

El periodista Yosmany Mayeta informó a través de su perfil de Facebook que residentes de Micro 9 en el mencionado barrio santiaguero «no quieren apagar la chispa de las manifestaciones, porque sus problemas persisten».

«Desde la 1:00 de la tarde estamos sin corriente, cocinamos con electricidad y nuestros hijos están muertos de hambre», escribió una madre indignada a Mayeta.

Tarde en la noche los residentes comenzaron a manifestarse en un punto cercano al Sodito de la localidad, al lado del Punto de Gas, y hasta allí llegaron varios carros patrulla y los boinas negras, pero las personas siguieron protestando y tocando calderas, contó Mayeta.

Algunos residentes en la ciudad reportaron el corte del servicio de internet por datos móviles y solo algunos podían estar conectarse por Wifi.

Mayeta dijo en una publicación posterior que a los pocos minutos de iniciados los cantos a ritmo de calderas restablecieron el fluido eléctrico.

El lunes Miguel Díaz-Canel volvió a mencionar el tema de las protestas en una intervención en la reunión anual del Instituto de Información y Comunicación. Dijo que su Gobierno está dispuesto a «mantener el diálogo pacífico con la población de Cuba, y continuar buscando soluciones ante la difícil situación que vive la Isla», publicaron medios oficiales.

Como es norma en la propaganda del régimen, el gobernante no dejó de culpar al «enemigo» externo y la que calificó como «política de asfixia económica e intoxicación mediática alentada desde el sur de la Florida y con la complicidad de la Casa Blanca».

«Toda la disposición del Partido Comunista de Cuba, el Gobierno y las instituciones para dialogar con la población, explicar, convocar, para unir, trabajar y seguir buscando con talento propio cómo superar la situación actual», reiteró Díaz-Canel.

Al mismo tiempo volvió a calificar lo ocurrido el domingo en Santiago como «intento de desestabilizar el orden interior de la Isla» y a acusar a «grupos reaccionarios asentados en Miami» de «montar una dinámica mediática articulada con incitadores».

Díaz-Canel dijo que «la embajada estadounidense en La Habana emitió un comunicado injerencista, hipócrita, prepotente», que «los odiadores dieron fórmulas de cómo actuar en Cuba» y que «hubo noticias falsas, videos falsos y mentiras»

En palabras del gobernante despreciado horas después por pobladores de Santiago, «esas actitudes demuestran los propósitos, la perversidad y el desprecio del Gobierno de Estados Unidos contra el pueblo de Cuba y su revolución».