miércoles , 22 mayo 2024

Thomas Donahue, «legendario» líder sindical y defensor de la democracia, fallece a los 94 años

“Nunca vaciló en su apoyo a los trabajadores que luchaban contra la opresión, incluso en tiranías despiadadas como Cuba, que intentaban ocultar su inhumanidad bajo un manto de mentiras”, Carl Gershman.

(NED) – Thomas R. Donahue, segundo de Lane Kirkland, presidente de la A.F.L.-C.I.O. durante 16 años, falleció el sábado en Washington, D.C. Tenía 94 años. Sufría varios problemas de salud y fue hospitalizado el jueves tras sufrir una caída, según declaró al New York Times su esposa, Rachelle Horowitz*.

«Tom era un innovador, un intelectual y un visionario líder sindical que se adelantó a su tiempo», dijeron en un comunicado la Presidenta de AFL-CIO, Liz Shuler, y el Secretario-Tesorero, Fred Redmond:

Mucho antes de que el futuro del trabajo y el impacto de la tecnología en los trabajadores se convirtieran en un intenso debate político, Donahue estaba creando un plan para los sindicatos que fomentaba la experimentación con nuevos enfoques y tecnologías para ampliar la organización de los trabajadores y aumentar la influencia del movimiento obrero. Ese plan sirvió de guía que aún hoy influye en la innovación sindical.

Efectivamente, la influencia de Donahue «se extendió mucho más allá de las fronteras de nuestra nación», añade la AFL-CIO, señalando que fue presidente del comité asesor del Departamento de Estado sobre diplomacia laboral con los secretarios de Estado Madeline Albright y Colin Powell, «asegurándose de que el vínculo entre los movimientos antidemocráticos y la opresión de los trabajadores quedara claro para los líderes aquí y en el extranjero».

En unos comentarios clarividentes que anticipaban los problemas de la consolidación democrática en los Estados poscomunistas, Donahue observó que «la caída del totalitarismo no crea la democracia».

«Creo que es una ilusión creer que sólo porque ya no haya dictadores en X número de Estados o porque el sistema comunista haya muerto, la democracia florecerá. No es así. Hay que ayudarla y apoyarla de todas las formas posibles», afirmó.

La democracia ha perdido a un gran defensor con la muerte de Thomas Donahue, declaró la Fundación Nacional para la Democracia (NED), destacando su notable vida como líder sindical y antiguo Vicepresidente del Consejo de la NED.

«Nos unimos a nuestros hermanos y hermanas en el movimiento obrero, a las familias de la NED y del Centro de Solidaridad, y a su familia y amigos, en luto y celebración de Tom Donahue», dijo Damon Wilson, presidente y director ejecutivo de la NED. «Honramos su compromiso de principios con la democracia inclusiva y la justicia en todo el mundo».

Donahue formó parte de la Junta Directiva de la NED durante diez años, entre 1997 y 2006, y fue condecorado con la Medalla al Servicio de la Democracia de la NED en una ceremonia celebrada el Día de San Patricio (arriba) a la que asistieron el entonces Presidente de la NED, Carl Gershman, el Senador Paul Sarbanes (D-MD), y el antiguo Líder Demócrata de la Cámara de Representantes, Richard Gephardt.

«Tom Donahue fue un valioso miembro de la Junta Directiva de la NED durante casi una década», declaró Kenneth Wollack, Presidente de la Junta Directiva de la NED. «Estaba profundamente comprometido con los derechos de los trabajadores en su país y en el extranjero, y era un apasionado defensor de quienes luchan contra enormes obstáculos para promover y defender la libertad y la democracia en todas las regiones del mundo. Y lo que es más importante, Tom era conocido por sus amigos y colegas por su integridad, decencia y empatía. Siempre honraremos su legado».

Tom encarnó y llevó adelante con orgullo el compromiso histórico del movimiento obrero estadounidense con los derechos de los trabajadores, los sindicatos libres y la democracia universal, afirmó Gershman, ex Presidente de la NED:

Nunca vaciló en su apoyo a los trabajadores que luchaban contra la opresión, incluso en tiranías despiadadas como Cuba, que intentaban ocultar su inhumanidad bajo un manto de mentiras. Fue un digno sucesor de Lane Kirkland y Al Shanker como líder de la junta directiva de la NED y fue querido y respetado por todos los que trabajaron con él. Era un verdadero caballero, tan valiente y de principios como modesto y decente. Que su memoria sea una bendición para sus amigos y que su legado de servicio y abnegación siga enriqueciendo el mundo.

Donahue tenía un talento innato para el comercio de favores y la construcción de puentes en la política minorista. Contaba con credenciales de información privilegiada por haber dirigido las relaciones entre los trabajadores y la patronal como subsecretario de Trabajo de 1967 a 1969 bajo la presidencia de Lyndon B. Johnson, a quien el líder de la AFL-CIO, George Meany, instó a que eligiera a Donahue para el puesto, añade The Post:

El Sr. Donahue también podía mostrar la rudeza callejera de sus raíces en el Bronx, impresionar a los líderes religiosos con sus fundamentos en las enseñanzas sociales católicas o, cuando era necesario, recurrir a su aplomo internacionalista de sus años en París a finales de la década de 1950 supervisando proyectos relacionados con el trabajo para Radio Europa Libre y el Comité Europa Libre.

Implacable enemigo del totalitarismo

«El movimiento obrero estadounidense siempre se ha preocupado por el bienestar de los trabajadores de otros países», escribió Donahue en una carta de 2000 a Foreign Affairs. «En más de 50 países [después de la Segunda Guerra Mundial], la AFL-CIO ayudó a los trabajadores a desarrollar sindicatos independientes para proteger y promover sus intereses, tanto en el trabajo como en la sociedad civil. Fue un enemigo implacable de todas las formas de totalitarismo. Tenía y sigue teniendo una única prueba para juzgar a una nación: ¿Se permite que funcione en ella un movimiento sindical libre y democrático?».

Ayudó a dirigir el apoyo de los sindicatos organizados al sindicato independiente polaco Solidarnosc en la década de 1980, trabajando con el Instituto de Sindicatos Libres, un instituto central de la NED rebautizado desde entonces como Centro de Solidaridad. Un movimiento sindical libre es «la medida crítica de la democracia», insistía Donahue.

En tres ocasiones testificó ante el Congreso en apoyo de la desinversión y otras formas de oponerse al apartheid. El columnista del New York Times Anthony Lewis escribió en 1984 que los estadounidenses «han empezado a sentir la responsabilidad de ayudar a poner fin a la crueldad [del racismo sudafricano].» El único de los «miembros del Congreso y otros líderes políticos y comunitarios que han hecho piquetes y han invitado deliberadamente a la detención al cruzar las líneas policiales» que fue mencionado por su nombre fue Donahue, quien «dijo que era hora de boicotear las importaciones sudafricanas y, si fuera necesario, prohibir las inversiones estadounidenses en Sudáfrica.»

El compromiso de los sindicatos con el movimiento antiapartheid también fue una experiencia de aprendizaje para comprender las transiciones democráticas y anticiparse a los retos posteriores a la transición.

«Creo que en Sudáfrica se cometieron algunos errores en cuanto a la dirección que tomábamos, pero fueron errores bien intencionados», reconoció Donahue en una entrevista concedida en 1997 a la Biblioteca del Congreso. «Hubo cuestiones de juicio sobre de qué barrio iba a surgir una fuerza democrática en la Sudáfrica posterior al apartheid».

«Pero fueron años en los que la Federación dedicó buena parte de su sustancia y del tiempo de sus funcionarios a los asuntos internacionales, en lo que creo que fue la forma más desinteresada de intentar ayudar a los trabajadores en el extranjero», dijo, y añadió que «fueron años en los que estuvimos muy comprometidos con las fuerzas sindicales democráticas de todo el mundo en desarrollo y del entonces mundo comunista.»

Presciencia

Como Presidente del Comité por el Libre Sindicalismo, fue un enérgico defensor de los sindicatos independientes en Cuba y criticó el compromiso de los sindicatos occidentales con las organizaciones estatales de correa de transmisión del régimen comunista.

Escribió que el comité apoya «el derecho de Libertad Sindical – el derecho [de los trabajadores] a formar y afiliarse a sindicatos de su propia elección, dirigidos por personas elegidas por ellos». El propósito de la CFTU era «ayudar a los trabajadores en Cuba que luchan por hacer valer ese derecho – frente a la insistencia de su gobierno de que sólo un sindicato, guiado por el Partido Comunista, puede representarlos, y en el contexto del continuo encarcelamiento y acoso de los que piensan de otra manera.»

«O te pones del lado de las fuerzas democráticas o no te pones», dijo. «Y hay que tener algún rasero para juzgar si algo es un sindicato libre y democrático o no lo es».

Hijo de un conserje del Bronx, el Sr. Donahue trabajó como panadero, conductor de autobús, marino mercante y portero en el Radio City Music Hall, y más tarde se convirtió en abogado, subsecretario de Trabajo en Washington y uno de los líderes más influyentes del movimiento sindical de posguerra, señala The Times:

De 1957 a 1960 trabajó en París para el Comité Europa Libre, un programa laboral estadounidense que ayudaba a los sindicatos exiliados de países comunistas. A su regreso, fue asesor del presidente del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios durante siete años, y se trasladó a Washington en 1963. Fue Subsecretario de Trabajo en el gobierno de Lyndon B. Johnson de 1967 a 1969.

Donahue argumentó que, a la hora de captar nuevos afiliados, la AFL-CIO debe cambiar su énfasis de la simple militancia a un enfoque más matizado, según observó su antiguo colega Phil Fishman en The American Interest. La mayoría de los trabajadores estadounidenses de la nueva economía quieren «respeto, oportunidades de trabajo decente y oportunidades de educación y promoción, en lugar de marchar y manifestarse….. Los posibles afiliados de la mayoría de los sectores no quieren afiliarse al sindicato para ir a la guerra», afirmó Donahue.

The New York Times describió el informe de Donahue de 1985 sobre La situación cambiante de los trabajadores y sus sindicatos como «el primero de su tipo en la historia de la AFL-CIO, que tiene casi 35 años», mientras que el presidente de la Federación Americana de Profesores, Albert Shanker, lo describió como «un documento revolucionario». En última instancia, su visión sentó las bases de las innovaciones que dieron forma a la respuesta de los sindicatos a la era postindustrial:

  • Union Privilege, que hoy ofrece una serie de ventajas de consumo Union Plus a los afiliados y jubilados del sindicato, como ayuda hipotecaria, tarjetas de crédito con provisiones para trabajadores despedidos y en huelga, seguro complementario de Medicare y descuentos en cuidados oftalmológicos y dentales,
  • Working America, el afiliado comunitario de AFL-CIO para «trabajadores sin el beneficio de un sindicato en el lugar de trabajo» que apoyan «buenos empleos, atención sanitaria asequible, educación de primera clase, jubilaciones seguras, seguridad nacional real y más» y son elegibles para los beneficios de Union Plus.
  • El Instituto de Organización (OI) de la AFL-CIO se creó en 1989. «Uno de los logros de los que me siento más orgulloso como Secretario Tesorero de la AFL-CIO fue la creación del Instituto de Organización de la AFL-CIO para reclutar y formar a organizadores», declaró en 1995.

El matrimonio del señor Donahue con Natalie Kiernan terminó en divorcio, añade The Post. Un hijo de su matrimonio, Thomas R. Donahue III, murió en 2018. Además de su esposa, de Washington, los sobrevivientes incluyen a una hija de su primer matrimonio, Nancy Donahue de Annandale, Virginia; y seis nietos.

 

*En 1979, Tom se casó con Rachelle Horowitz (derecha), una estrecha colaboradora del líder de los derechos civiles Bayard Rustin y una de las socialistas que «hicieron» la histórica Marcha sobre Washington de 1963. Más tarde fue Directora Política de la Federación Americana de Profesores y miembro del consejo del Instituto Nacional Demócrata (NDI).