viernes , 21 junio 2024
Un cochero de Gibara, Cuba.

Transportistas en Gibara detienen sus labores

El paro protesta el tope de precios, y las amenazas con las que el reclamo fue recibido por las autoridades.

La Habana, Cuba | Cuba Sindical – Los transportistas de pasajeros con tracción animal (cocheros) del pueblo de Gibara se declararon en huelga por considerar abusivo por parte de las autoridades el tope de precios impuesto al transporte de personal. Este planteamiento representa un serio desafío que pone a prueba la recién estrenada nueva versión del draconiano Código Penal.

En una carta entregada a la jefa del gobierno en Gibara, Nancy González Sarmiento, y publicada por La Nueva República, el cochero Luis Manuel Toledo anunció:

“Yo, Luis Manuel Toledo Rivas con CI 93082821419, vecino de avenida Pedro Martínez Rojas, edificio Q, apto #13, le hablo en nombre de todos los cocheros, estamos en huelga de trabajo, nos negamos a prestar servicios a la población porque hace más de 15 días fuimos al gobierno con el delegado de la zona, Ernesto Antonio Hernández Bermúdez,  se hizo un reunión con el jefe de transporte y otros dirigentes más para reclamar un aumento de precio a la tarifa de nosotros los cocheros y explicamos que el precio de 5 pesos por persona no está acordé con el costo de la vida.

“Una libra de arroz cuesta 54 pesos, un pan/queso 16, pan/mortadela 25 y las carnes tienen otros precios súper altos y todo esto son precios del estado, imagine el mercado negro.

“Quedaron en darle solución y la respuesta fue mandar a Omar, el vigilante de carretera a amenazar a los cocheros que el que altere los precios se le va a poner multas hasta de ocho mil pesos.  Nosotros estamos decididos a continuar con la huelga de trabajo hasta que el gobierno nos autorice a cobrar diez pesos, porque cobrando cinco pesos no da ni para pagar los impuestos y falta la comida de los animales.  Necesitamos que ayuden a resolver la situación de nosotros los cocheros. Que exigimos igualdad de derechos para todos.”

El Municipio de Gibara, devenido polo turístico por su valor patrimonial y cultural, abarca la ciudad cabecera municipal, la ciudad de Gibara, en el oeste del país, y cinco asentamientos poblacionales de cierta importancia, y algunos asentamientos más pequeños, muchos de ellos interconectados por los coches de caballos.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información de Cuba, al cierre del 2013 el municipio contaba con 72 mil 235 habitantes, aunque luego de la estampida de cubanos hacia el exterior y el importante número de muertos tras el Covid-19, ese número haya disminuido.

Otros parones

Los cocheros se han convertido en la fuerza más combativa de los trabajadores cubanos en la última década, llevando adelante varias huelgas, entre las que se encuentran la de Bayamo en el 2010, Varadero en el 2012 y la de San Cristóbal y Banes en el 2018, todas a nivel municipal.

En Bayamo, cerca de mil cocheros tomaron la decisión de declararse en huelga protestando los excesivos precios de la tramitación de patentes y licencias, paralizando el transporte por más de tres días en octubre del 2010. La firme posición de los huelguistas, quienes se plantaron frente a la terminal de trenes desafiando la represión, unido al caos provocado en la transportación de pasajeros, llevaron a las autoridades a aceptar sus demandas.

Por su parte, 110 cocheros de Varadero realizaron su paro en rechazo a los impuestos del gobierno sobre su actividad –un impuesto de 12 dólares diarios– y otras anomalías vinculadas a la corrupción burocrática. En esa ocasión, los huelguistas trataron de desmarcarse de cualquier interpretación política para evitar represalias o ser acusados de traidores, como es habitual en Cuba, aclarando a “los gobernantes” que no era “un problema de política ni de contrarrevolución”, sino que solamente buscaban el apoyo de su sindicato “para llegar a un acuerdo sin que hayan partes afectadas”.

En el 2018, las autoridades en Banes cedieron a las demandas de decenas de cocheros que entregaron sus licencias operativas de transportistas como parte de una protesta silenciosa debido a las nuevas regulaciones impuestas por el gobierno local, como el aumento de los impuestos, retirar la licencia de carga de mercancía e imponerles la reducción del costo de los pasajes. La Seguridad del Estado envió una citación a los cocheros, 43 de ellos asistieron a la unidad, donde se entrevistaron con el capitán Roilán Rojas, quien les prometió concederle sus demandas. 

En múltiples poblados de la Isla, los residentes dependen estrictamente de los coches de caballo para transportarse. | julioaleaga@gmail.com