sábado , 25 mayo 2024

Asesinan a cochero para robarle el caballo

Francisco Ortega, de 46 años, cochero de Colón, fue asesinado el martes por tres individuos que habían solicitado su servicio.

Pittsburgh (Sindical Press) – Francisco Ortega Abreu, alias Papo, de 46 años, quien se ganaba la vida como cochero, en la ciudad de Colón, de la provincia de Matanzas, fue asesinado el martes de 10 de octubre, alrededor de las 9 de la noche, por tres individuos que habían solicitado su servicio, de acuerdo a informaciones brindadas por Iván Hernández Carrillo, secretario general de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC).

El crimen ocurrió a la salida de la ciudad en un lugar aledaño al Centro de Exploradores.

La finalidad de los agresores era robarle el caballo. Para consumar su fechoría le propinaron una brutal golpiza y una puñalada que le atravesó un pulmón, herida que le causó la muerte, poco después de llegar el hospital Mario Muñoz.

“Los asaltantes no pudieron llevarse el animal. Huyeron precipitadamente al verse descubiertos por personas que venían en un automóvil quienes, al percatarse de las condiciones del cochero, no perdieron tiempo en trasladarlo al centro médico antes mencionado, sin éxito”, aseguró Hernández Carrillo.

La ola de violencia en las calles del país no se detiene. Y la situación apunta a una mayor inseguridad a partir de la profundización de la crisis económica y el deterioro de los valores éticos y morales en toda la sociedad.

Los cocheros se han convertido en objetivos de los delincuentes. En el mes de mayo, del año en curso, fue asesinado, Antonio Silvino Díaz Yera, de 57 años, que se ganaba la vida transportando personas en su coche. Su cuerpo fue hallado, con una puñalada en el pecho y varios moretones, en las afueras de la ciudad de Santa Clara.

El 30 de septiembre se reportó el asalto del joven Alioska Wilson Mendoza en la ciudad de Guantánamo. Por fortuna el robo con violencia no se saldó con la muerte del cochero, quien pudo recobrar el vehículo y el caballo.

En esta ocasión el ladrón fue capturado por la policía dos horas después del incidente.

“Estamos viviendo tiempos muy convulsos. Estos trabajadores no tienen ninguna garantía de regresar vivos a sus casas. La prensa oficial omite estos casos y niega que exista un ambiente de inseguridad en el país, pero los hechos reflejan una realidad diferente. La miseria provocada por el modelo centralizado que los mandamases se rehúsan a cambiar, deja abiertas las posibilidades de que continúen los asaltos y las muertes”, afirmó el líder sindical.