sábado , 15 junio 2024

Continúa escala represiva contra activistas

El juicio celebrado a este sindicalista confirma las apuestas del régimen cubano por el elevar al máximo sus acciones represivas

La Habana, Cuba | Cuba Sindical Press – El juicio celebrado el pasado 11 de octubre en un tribunal de la ciudad de Cienfuegos, contra el miembro de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC), William Cruz Delgado, confirma las apuestas del régimen por elevar al máximo las acciones tendientes a diezmar las filas opositoras y de las agrupaciones de sociedad civil, mediante una amplia variedad de métodos represivos, entre los que se incluyen los encarcelamientos sin las debidas garantías procesales.

En este caso, el sindicalista fue sancionado a un año de privación de libertad por un presunto delito de desacato, que extinguirá en la prisión de Ariza, ubicada en las afueras de la ciudad antes mencionada, donde reside William.

Este centro penitenciario es considerado de máxima seguridad lo cual indica un mayor ensañamiento de los carceleros con la población penal, especialmente contra quienes ostentan la categoría de contrarrevolucionarios (CR), como este activista sindical y todos aquellos que se oponen a la ideología del partido comunista.

Previamente detenido el día 4 en su hogar, William estuvo varios días en el departamento de instrucciones policiales, al momento de escribir el texto se desconoce si ya se encuentra en los predios de Ariza.

La acusación se derivó de un altercado verbal con los oficiales de la policía nombrados, Irán y Paul, a lo que llamó corruptos y asesinos.

Según ha afirmado, ambos practican la extorsión y el abuso en las calles cienfuegueras.

Valga señalar que al activista de la ASIC no le permiten ganarse la vida honradamente.

“Le impiden obtener los documentos para realizar trabajos por cuenta propia, a causa de su posición política contraria al orden impuesto por la cúpula de poder. Funcionarios de la Organización Nacional de Administración Tributaria (ONAT), encargada de expedir los permisos, les han reiterado su negativa a concedérselos por los motivos citados”, dijo Iván Hernández Carrillo, secretario general de la ASIC.

También refirió que el 7 de junio de 2016, William fue arrestado y enviado a prisión por el delito de peligrosidad social predelictiva, una figura del código penal que permite los encarcelamientos por sospechas de que la persona puede cometer algún delito en el futuro.

Con esta nueva reclusión, la cifra de presos políticos continúa creciendo.

De acuerdo a últimos informes publicados, la cifra llega a 126 personas y los pronósticos indican que antes que termine el año en curso es posible la inclusión de otros nombres en la lista.

El indulto llevado a cabo por el régimen en el pasado mes de julio fue una maniobra para engañar a la opinión pública internacional. Los 2 604 reos que se beneficiaron con la medida estaban a punto de cumplir sus sanciones habían sido juzgados por delitos comunes o tenían severas afectaciones de salud. Ningún preso político y de conciencia fue excarcelado.

En los últimos meses, sobre todo a partir de septiembre se percibe un recrudecimiento de las medidas coercitivas de la policía política en colaboración con los gendarmes uniformados y los grupos parapoliciales organizados en los vecindarios.

Multas, golpizas, detenciones arbitrarias, actos vandálicos, campañas de desprestigio en las redes sociales y confinamientos en diferentes prisiones a lo largo y ancho de la Isla, vienen afectando a decenas de opositores y activistas que piden insistentemente el apoyo de los países democráticos y de las organizaciones regionales, y de la ONU, encargadas de monitorear los temas relacionados con el respeto a los derechos humanos. Lamentablemente, falta el consenso internacional para la elaboración de una respuesta firme que en alguna medida proteja la integridad física y psicológica de las personas implicadas en estos menesteres.

Pese a la tibieza, es necesario continuar tocando puertas y alzando la voz ante cada atropello sin perder las esperanzas de una solución que le ponga fin a la impunidad y el terror.