jueves , 20 junio 2024
Un consultorio médico en Madruga, Cuba. (AP/R.Espinosa)

Fuga de médicos, otro síntoma de la debacle de Salud Pública en Cuba

Médicos cubanos piden la baja en centros hospitalarios en medio de generalizada debacle en el sector de la Salud Pública.

(Tomás Cardoso/Radio TV Marti) – Las numerosas renuncias de médicos y personal especializado en centros hospitalarios del país son otro síntoma de la aguda crisis que sufre el sistema de salud cubano.

El asunto ha sido reflejado por el diario Invasor que reveló que más de 180 residentes, en múltiples especialidades médicas en la provincia de Ciego de Ávila, han pedido la baja del sector en los últimos dos años, entre otras causas por las «limitaciones materiales», la presión de trabajo y el retraso en los planes de estudio.

La debacle en el sector de la Salud Pública es generalizada, como advirtió desde el poblado holguinero de Velasco, el doctor Eduardo Cardet.

“El estado general del sistema nacional de salud podemos asegurar que está quebrado, una gran cantidad de técnicos y profesionales del sector no pueden continuar trabajando por razones diversas, entre ellas están la salida del país, además de las condiciones tan penosas a las que están expuestos para ejercer la profesión. No es fácil tener que enfrentarse diariamente a los pacientes y no tener respuesta, porque realmente hay falta de todo”, explicó el galeno.

Precisamente, sobre las pésimas condiciones de trabajo y la mala calidad en los servicios del Hospital General Universitario Calixto García, un reportaje del diario digital independiente 14ymedio mencionaba problemas como la falta de camilleros, la poca higiene, la mala calidad de los servicios médicos y la venta ilegal de medicamentos por parte de los propios empleados del emblemático centro de salud capitalino.

«Los centros hospitalarios y consultorios para los cubanos se hunden en la miseria, la corrupción y la insalubridad», apunta el diario independiente.

Desde Santiago de Cuba, el médico Roberto Serrano opinó que el desplome en la Salud Pública es institucional y que las autoridades del país son las máximas responsables.

El doctor puso de ejemplo el comentario de un colega cirujano, quien le comentó que tenía que realizar ocho procedimientos de urgencia y no disponía de material para las cirugías.

En esta misma provincia, Eldris González Pozo, quien debe tratarse por padecimientos cardíacos, habló sobre las dificultades para acceder a un tratamiento.

“Aquí no hay ningún tipo de medicamentos, los que aparecen hay que comprarlos en el mercado negro, y cuando ingresas al hospital, si hay camas disponibles, tienes que llevarlo todo”, aseguró.

El sociólogo Ángel Marcelo Rodríguez Pita apuntó que una de las causas de la crisis sanitaria es la emigración, pues los médicos abandonan sus puestos por los bajos salarios que reciben.

“Hay una crisis estructural del sistema sanitario cubano», sentenció el experto.

«Está colapsado el hospital Hermanos Ameijeiras, donde médicos especialistas, incluso de segundo grado, devengando un salario promedio de unos 4 mil y tantos pesos, se han marchado del país”, señaló desde La Habana.

Por otra parte, el traumatólogo Ramón Zamora, alertó sobre problemas en las instituciones médicas especializadas en pediatría y la falta de medicamentos que alcanza incluso a los hospitales de Holguín.

«En las farmacias apenas se puede encontrar un calmante para bajar la fiebre”, advirtió el médico.

Alberto Corzo, periodista independiente, quien dirige el Instituto Cubano de Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP), dijo que “es una problemática generalizada con los medicamentos, así como la escasez del personal médico, que también ya está desertando”.

El Director de Estrategias del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, Yaxis Cires, comentó que las encuestas realizadas dentro de la isla, reafirman la crisis en el sector de la salud.

“Ocho de cada diez cubanos no consigue medicinas en las farmacias cubanas, el tema de la venta de servicios médicos por parte del gobierno a otros países, está entre las causas del deterioro del sistema de salud cubano”, concluyó el abogado.