domingo , 14 julio 2024

Importantes centrales sindicales europeas se solidarizan con el movimiento sindical independiente de Cuba

Discutieron en París la responsabilidad social de las empresas y el movimiento sindical independiente en Cuba

MIAMI, abril 19 – Un seminario organizado por la Central Francesa Democrática del Trabajo (CFDT) y el Grupo Internacional para la Responsabilidad Social Corporativa en Cuba (GIRSCC), reunió en Paris a representantes de centrales sindicales europeas de Bulgaria, España, Francia, Hungría, Italia y Polonia, así como Túnez, Venezuela y líderes del movimiento sindical independiente de Cuba.

El evento, realizado el 15 de abril en la sede nacional de la CFDT en París, contó además con la participación de representantes de la Confederación Sindical Internacional (CSI) y la Confederación Europea de Sindicato (CES), así como de sectores académicos y de la sociedad civil de Francia.

La CFDT, la mayor central sindical francesa por número de miembros, es hoy la central sindical de mayor dinamismo en el país, considerada por muchos como representante del futuro del movimiento laboral francés.

El GIRSCC, con sede en la Florida, Estados Unidos, se ha dedicado desde su fundación en el 2003 a apoyar decisivamente al sindicalismo democrático, autónomo e independiente en Isla, así como a dar seguimiento a las inversiones y las corporaciones extranjeras en Cuba. Representa en el exterior a la Coalición Sindical Independiente de Cuba (CSIC).

Luego de las presentaciones de los organizadores y la ponencia presentada por los sindicalistas cubanos participantes miembros de la CSIC, se inició un interesante debate sobre los derechos fundamentales de los trabajadores cubanos y los diferentes escenarios que pueden presentarse con las anunciadas reformas económicas.

Especial atención se prestó al tema de las inversiones extranjeras en la Isla y su posible complicidad con las violaciones que a los derechos laborales básico comete el régimen castrista y cómo estas violaciones están instituidas en el marco regulatorio establecido para la recepción de esas inversiones.

Particular importancia mereció el tema de la Zona Especial de Desarrollo Mariel y la potencialidad de convertirse en una de las zonas francas industriales a nivel mundial con mayor contenido represivo y violatorio de los derechos humanos y laborales de sus asalariados.

Se analizó el papel del movimiento sindical internacional en el fortalecimiento de un verdadero sindicalismo democrático en Cuba, y se caracterizó el aparato sindical oficialista de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).

Por otro lado, se hizo un balance de la estructura orgánica de la CSIC y el derecho que le asiste a su reconocimiento formal en el ámbito del sindicalismo internacional.

Los líderes cubanos expresaron su agradecimiento al compromiso de solidaridad que recibieron y llamaron a instrumentar programas de cooperación y el apoyo a las denuncias presentadas ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Se consolidó de esta manera las relaciones internacionales de la CSIC, se propuso continuar con los intercambios y reeditar en un futuro próximo un nuevo seminario que permita hacer seguimiento a la situación en Cuba, la realidad del mercado laboral, las organizaciones de los trabajadores y el impulso a la solidaridad internacional.

Por su parte, las centrales sindicales de los países ex comunistas presentes enriquecieron la discusión aportando su experiencia en la lucha que logró la transición del comunismo en esas sociedades, al mismo tiempo que las otras centrales europeas describieron las acciones solidarias que desde el resto de Europa se pusieron en práctica en solidaridad con los trabajadores y sus organizaciones independientes en el Centro y el Este de ese Continente.

Se recordó que al igual que hoy en el caso cubano, en los años 80s se registraba una discusión en el sindicalismo internacional sobre la forma de relacionarse con las organizaciones sindicales oficiales de los regímenes comunistas. Hoy, la historia demuestra que el apoyo decisivo a las alternativas organizativas sindicales autónomas, surgidas directamente del activismo laboral, fue la orientación correcta. Aun cuando incipiente en algunos momentos del proceso, estas organizaciones se convirtieron en elementos claves de la caída del comunismo y la transición a la democracia.

La clausura del seminario estuvo a cargo de Laurent Berger, Secretario General Nacional de la CFDT.

A su regreso a Cuba, uno de los sindicalistas independientes fue retenido en el Aeropuerto de La Habana por varias horas a por la Seguridad del Estado, quien le decomisó todo el material de apoyo e informativo del seminario, así como los nombres de todos los participantes. De esta manera, usando todos los mecanismos represivos del Estado a su disposición, se impone el monopolio sindical oficialista, y no con la competencia democrática en las bases de los trabajadores.