sábado , 13 abril 2024
Algunos desaparecidos durante la extinción del incendio en la Base de Supertanqueros de Matanzas, en su mayoría adolescentes de entre 17 y 20 años cumpliendo el Servicio Militar obligatorio. (14ymedio)

Los 14 cubanos que el régimen mandó a morir en el incendio de Matanzas

En su mayor parte se trataba de adolescentes de entre 17 y 20 años que estaban pasando el Servicio Militar.

La Habana, Cuba | 14ymedio – Si algo sorprende de la mayoría de desaparecidos en la extinción del incendio en la Base de Supertanqueros de Matanzas es su juventud. El Gobierno cubano los cifra en 14 –después de haber dado el número inicial de 16– y afirma que son bomberos, pero los llamados desesperados de los familiares en redes demuestran que en su mayor parte se trataba de adolescentes de entre 17 y 20 años que estaban pasando el Servicio Militar. Todos, enviados al combate de las llamas sin ninguna experiencia.

Uno de ellos, Leo Alejandro Doval del Prado, de 19 años, fue dado por fallecido por su tía Yunia Doval y otros allegados. «Ahí es imposible encontrar sobrevivientes. Ni siquiera hay esperanzas de encontrar el cuerpo», declaró contundente Doval a Radio Televisión Martí.

La mujer publicó este martes una sentida carta dirigida a su sobrino, allá «donde estés», en la que lo describe «lindo, cariñoso y noble». Estudiante del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) Carlos Marx, de Matanzas, cumplía el Servicio Militar en un cuerpo de bomberos y su sueño era convertirse en neurocirujano.

«Siempre admiré tus valores y sabemos tu familia que no eres de los que corren, sin imaginar que hoy preferiría que hubieses huido»

«Yo no te quiero héroe, mi niño, ¡te prefiero cobarde!», escribe Doval. «Siempre admiré tus valores y sabemos tu familia que no eres de los que corren, sin imaginar que hoy preferiría que hubieses huido. Sentiría igual orgullo si llegaras ahora diciendo que de repente te tornaste cobarde, rebelde, desafiante, y te bajaste del camión de bomberos, porque en definitiva, tú no eres uno de ellos».

Las autoridades, hasta el momento, solamente han confirmado la muerte de Juan Carlos Santana Garrido, un bombero de 60 años cuyo cadáver se recuperó el sábado, y en ningún momento han publicado la lista de desaparecidos.

A falta de transparencia gubernamental, y al igual que en otras ocasiones, como tras la explosión del hotel Saratoga, el pasado 6 de mayo, los familiares han volcado la información en redes sociales, a través de las cuales se pueden rastrear sus nombres.

Periodistas oficialistas dieron la muerte de Michel Rodríguez Román, de 20 años, pero después borraron la información. Residente en el municipio de Santa Cruz del Norte, Mayabeque, cumplía el servicio militar en el Comando de Bomberos número 3 del aeropuerto Juan Gualberto Gómez de Varadero.

Osley Marrante Guerra, de 28 años de edad, también ha sido dado como fallecido, según su primo Iván Guerra en declaraciones a Radio Televisión Martí: «Sobre las 4:20 de la mañana se perdió la señal del GPS, al parecer fue la hora de la segunda explosión y fue cuando falleció. Un compañero de trabajo de él y el jefe también».

Uno de los desaparecidos reportados es Fabián Naranjo Nuñez, también en publicaciones de sus familiares en redes sociales. El joven, de edad desconocida, hacía el Servicio Militar en el mismo comando de bomberos. «No sabemos nada de este muchacho. Por favor, si alguien lo ve en alguno de los hospitales, avisen», escribió Yanelys Naranjo González en Facebook.

En el mismo cuerpo servía Luis Ángel Álvarez Leyva, originario de Holguín. «Las autoridades de Matanzas nos dijeron que tenemos que esperar hasta el último momento, que, por 72 horas que no aparece, que el vapor es tan grande que puede ser que mi hermano ya esté muerto. Pero en la vida real, no nos dijeron que está muerto, formalmente. Nos van a seguir informando porque todavía no se sabe si está vivo o puede que la explosión lo haya tirado para el monte. Yo tengo fe que va aparecer», dijo Luddvianka Álvarez en entrevista con Radio Televisión Martí.

Mientras, los familiares de Andy Michel Ramos también lo han reportado como desaparecido. Según Andy Amarilys Ramos no se supo nada de él después que acudió a la zona del siniestro.

De Osmany Blasco Sosa solo se sabe que estaba de servicio, sofocando el incendio. También han pedido ayuda para tener información los allegados de Raciel Martínez Navarro, Diosdel Nazco, Adrián Rodríguez, Areskys Quintero y Luis Raúl Aguilar Zamora. De este último solo se sabe que trabajaba en la empresa Unión de Construcciones Militares de La Habana.