viernes , 12 abril 2024
En marzo, los médicos portugueses se manifestaron frente al Ministerio de Sanidad para exigir mejores condiciones laborales. (Matilde Fieschi)

¿Los médicos cubanos exportados por el Gobierno harán de rompehuelgas en Portugal?

‘Si la intención es colocar médicos especialistas sin las calificaciones adecuadas, la Asociación Médica se opondrá totalmente’, advirtió el gremio.

(Lisboa/DDC) – El Gobierno de Portugal planea la contratación de 300 médicos cubanos exportados por La Habana y ya ha iniciado los trámites necesarios, pese a las exigencias de sus propios profesionales del sector, que demandan mayor inversión y atención a los sanitarios del país.

De acuerdo con el diario portugués Jornal de Notícias el Ministerio de Sanidad pretende subsanar las carencias del Servicio Nacional de Salud (SNS) con la contratación de centenares de médicos procedentes de Cuba, que trabajarían en Portugal durante un periodo de tres años.

Además, el Gobierno presidido por el socialista António Costa ya ha iniciado los procedimientos para que estos profesionales se incorporen cuanto antes al sistema público, teniendo en cuenta los diversos pasos por los que deben pasar los extranjeros fuera del territorio comunitario antes de ser considerados aptos, indicó el reporte.

Para ser habilitados, los médicos llegados de terceros países deben someterse a varias pruebas, no solo de medicina, sino también de idioma portugués.

En 2009 Portugal contrató a 44 médicos exportados por La Habana para reforzar la red pública en las regiones de Ribatejo, Alentejo y Algarve.

Interrogadas por EFE, fuentes del Ministerio de Sanidad se limitaron a señalar que la contratación de profesionales sanitarios extranjeros es «complementaria y transitoria» a los nacionales y tiene como objetivo «contribuir a la adecuada dotación de recursos humanos y capacidad de respuesta» del SNS.

Según los datos facilitados por la cartera, el sistema público portugués contaba en 2022 con 1.270 médicos extranjeros, pero medios locales informaron que el número total de profesionales extranjeros inscritos en el Colegio de Médicos de Portugal ascendía a 4.503.

La noticia llega en una jornada en la que los médicos portugueses iniciaron una huelga de dos días para exigir mejoras salariales y laborales.

Si no se llega a un acuerdo con el Ministerio de Sanidad, la Federación Nacional de Médicos (FNAM), convocante de la paralización, no descarta otra huelga a inicios de agosto.

Tras divulgarse el proyecto del Gobierno, el presidente de la Asociación Médica local, Carlos Cortés, dijo que ello le había causado «sorpresa» y «cierta aprensión». Agregó que la decisión «significa que el ministro de Salud está renunciando a los médicos que se forman en Portugal».

Cortés cuestionó que «no hay ninguna iniciativa para mejorar las condiciones de trabajo y la contratación de médicos que se han graduado en Portugal», citó en otro reporte el Jornal de Notícias.

El representante del gremio médico advirtió además que esa organización «nunca permitirá que médicos con menos calificaciones que los que se formaron en Portugal ejerzan la medicina. Si la intención del Ministerio de Sanidad es colocar médicos especialistas sin las calificaciones adecuadas para trabajar en Portugal, la Asociación Médica se opondrá totalmente», subrayó.

El Sindicato Independiente de Médicos (SIM) y la Federación Nacional de Médicos (FNAM) también han reaccionado a la noticia, considerando que esta es «otra señal» de que el Gobierno no quiere invertir en el Servicio Nacional de Salud y los médicos portugueses.

La presidenta de la FNAM, Joana Bordalo, dijo que los médicos portugueses exigen «salarios dignos, horas justas y condiciones de trabajo que satisfagan las necesidades» de la población.

Los profesionales de la salud se convirtieron en las últimas décadas en el principal renglón exportable del régimen cubano. Los servicios de salud humana y servicios de atención generaron al Gobierno de Cuba 3.997.948,3 de los 6.879.664,9 millones de pesos ingresados en 2020 por concepto de exportación. La salud fue exactamente el 58,1% de ese total. El régimen de la Isla se queda con al menos el 75% del salario que pagan por los médicos los países receptores.

Además de tener que entregar la mayor parte de sus salarios, los profesionales de la salud cubanos enviados al exterior, y a los que La Habana ofrece en su propaganda como misiones solidarias, son sometidos a una fuerte vigilancia y a la restricción de sus libertades fundamentales.

Estas condiciones han sido denunciadas por organizaciones defensoras de derechos humanos y la ONU ha advertido que podrían constituir formas de «trabajo forzoso» y «esclavitud moderna».