martes , 23 julio 2024
Jancel Moreno, comunicador independiente y activista por los derechos de la comunidad LGBTQ.

Más renuncias de periodistas y activistas en Cuba por presiones de la Seguridad del Estado

Un tribunal condenó hasta cuatro años de prisión a cuatro reporteros de Palenque Visión por supuestos delitos de desacato y atentado.

(Yolanda Huerga/RadioTVMartí) – La escalada intimidatoria de la Seguridad del Estado cubana contra periodistas y activistas alcanzó a Jancel Moreno quien anunció que cerraría la página a favor de la comunidad LGBTQ, @Damelamano1, por “petición” directa del órgano represor.

Moreno, habanero residente en Matanzas, fue conminado durante un interrogatorio a cerrar la conocida plataforma en Twitter y a comprometerse a no trabajar con ningún medio independiente:

“Presiones que tienen que ver con posible cárcel por la trayectoria que he venido teniendo, aunque en los últimos tiempos yo he estado ‘tranquilo’, por decirlo de alguna manera, pero igual he estado publicando artículos con mi nombre y me tienen identificado como que sigo trabajando para el periodismo independiente y entre los delitos que me achacan está el de mercenarismo, incitación a delinquir, desacato por mi actividad en las redes sociales”.

“Me mencionaron el Código Penal: ‘vete antes que en diciembre entre en vigor que, si nos da por pensar que estás en algo, vas cargado’. Dado los acontecimientos, se ve que están tratando de acabar con el activismo aquí adentro”, recalcó Moreno a Radio Televisión Martí.

Otros tres colaboradores de El Toque renunciaron a ejercer su labor en el medio independiente y a pertenecer a cualquier plataforma opositora.

En un artículo publicado el viernes, El Toque indicó que la ofensiva represiva de la Seguridad del Estado en su contra alcanzó en la última semana “una nueva cota de agresividad” y que “el libreto de interrogatorios y chantajes, junto al uso de la regulación de viajes a varios de los colegas residentes en Cuba, han ocasionado que, hasta el 9 de septiembre de 2022, el número de renuncias de integrantes de nuestro equipo ascendiera a 16”.

El suplemento semanal de humor gráfico Xel2, nacido en febrero de 2019, tuvo que cerrar luego de que su director Wimar Verdecia y el artista Irán Hernández hicieron pública, a través de Facebook, su decisión de renunciar a su trabajo en El Toque o de cualquier otro medio independiente no controlado por el Partido Comunista.

Verdecia agregó que desarticulaba el proyecto de Xel2, que dirigió hasta ese momento, porque, aunque ya tenía “un sitio en la historia de la gráfica cubana”, no quería ser historia: “Yo quiero vivir y ser feliz, seguir dibujando y creando”.

Asimismo, Laura Seco Pacheco también desistió a su trabajo como comunicadora: “Está de más explicar las razones. También renuncio a la posibilidad de trabajar en cualquier otra plataforma de periodismo independiente en Cuba”.

Por otro lado, el Tribunal Municipal de Camagüey condenó el pasado jueves a cuatro reporteros del medio Palenque Visión, Adrián Quesada, Leyanis Heredia, Geovanis Sepúlveda y Yadisley Rodríguez Ramírez, por los supuestos delitos de desacato y atentado.

“Ese día, en que ocurrieron los hechos, veníamos de la fiesta de cumpleaños de unos niños. Veníamos caminando por la carretera y cerca de las 6 o la 7 de la noche, pasó por nuestro lado una patrulla, pero como estábamos cantando canciones contestatarias, los policías se apearon del vehículo y, sin mediar palabras, las emprendieron a patadas y golpes con las tonfas contra nosotros”, explicó Sepúlveda.

“A mí me tiraron contra el piso, me rompieron la boca y la nariz, me echaron spray, me arrastraron hasta la patrulla. Entonces en el juicio están diciendo que yo atenté, cuando la realidad es que no atentamos, solo hicimos resistencia”, señaló el comunicador camagüeyano.

En el juicio, que quedó concluso para sentencia, los dos hombres fueron sancionados a cuatro años y tres meses de privación de libertad sin internamiento, mientras que las mujeres a tres años y tres meses.

Sepúlveda agregó que su enjuiciamiento y el de sus compañeros responde a la pretensión de la policía política de querer eliminar la prensa independiente dentro de Cuba.

“Nosotros hacemos entrevistas a los deshabilitados, a los damnificados de ciclones. Están intentando frenarnos”, dijo.

La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) situó a Cuba en su informe de 2022 como el peor país de América en cuanto a libertad de prensa y el octavo a nivel mundial.