lunes , 22 abril 2024

Masivas protestas en Santiago de Cuba y Bayamo contra el régimen cubano

Las protestas se iniciaron la tarde de este domingo en Santiago de Cuba. Más tarde se trasladaron a otras zonas.

(Infobae) – La población cubana lleva meses sufriendo una grave crisis energética y la escasez de productos básicos de alimentos y medicinas. Tal es la desesperación de la gente, que este domingo los vecinos de Santiago de Cuba, la segunda ciudad más grande del país, y Bayamo, decidieron salir a las calles para protestar en contra del régimen de Miguel Díaz-Canel y para exigir una respuesta ante el desabastecimiento.

Las protestas iniciaron la tarde de este domingo en la céntrica Avenida de Carretera del Morro y calle 9 de Veguita de Galo, en la ciudad de Santiago de Cuba. Luego, con el correr de las horas, se trasladaron a otras zonas como Bayamo.

El periodista local Yosmany Mayeta compartió un video en el que se puede observar a decenas de personas reunidas en plena vía pública al grito de “corriente y comida” en Santiago. Asimismo, en otro video se escucha a la gente exclamando “Patria y Vida”, frase que se convirtió en una especie de himno durante las históricas protestas de 2021.

El portal Cibercuba informó, además, que las autoridades desplegaron a las fuerzas policiales para contener a los manifestantes. Por su parte, el medio 14ymedio informa que algunos de los principales parques de Holguín también fueron militarizados por las autoridades del régimen.

“Hay decenas de oficiales de la motorizada, agentes vestidos de civil, y patrullas, además de carros cargados de boinas rojas”, relató un residente de la ciudad a ese medio. Y agregó: “Esperan algo o temen repercusión en Holguín de las manifestaciones de Santiago”.

Como ocurre cada vez que se registra algún tipo de manifestación popular, el régimen también cortó las comunicaciones y el acceso a internet para evitar que el mundo observe lo que está sucediendo.

Prisoners Defenders, ONG que vela por los derechos humanos en Cuba, advirtió que es “vital la presión internacional para evitar una razzia” como la del 11 de julio.

“2024 comienza con el conocimiento de las autoridades de que la presión sobre el pueblo de Cuba se hace insoportable y puede llevar a vivir de nuevo un ciclo de protestas populares masivas a pesar de la inmensa represión a la que ya el pueblo sabe se tendría que enfrentar”, había alertado la ONG, con sede en Madrid, en su informe publicado el pasado 13 de enero.

En Bayamo, por su parte, los manifestantes se movilizaron al grito de “Abajo Díaz Canel” y “El pueblo unido jamás será vencido”.

La situación es crítica. Recientemente, las autoridades buscaron la ayuda de un programa de asistencia alimentaria de las Naciones Unidas para garantizar el suministro de leche en polvo subvencionada para los niños. El organismo, especializado en “emergencias” y “asistencia alimentaria”, confirmó que “es primera vez que Cuba solicita apoyo emitiendo una comunicación oficial al más alto nivel de dirección del PMA”, aunque tiene desde hace tiempo proyectos en la isla.

La leche escasea desde hace años en Cuba, aunque en general los niños de hasta 7 años (y personas con dietas especiales) podían contar con una cantidad al mes a través de la libreta de abastecimiento (cartilla de racionamiento) a un precio altamente subvencionado (2,5 pesos por kilogramo, unos 21 centavos de dólar).

La disponibilidad de leche de fuente estatal, sin embargo, se ha deteriorado en los últimos meses. Algunas provincias han recortado la población priorizada o reducido las cantidades entregadas, mientras que otras han empezado a distribuir como sustituto bebidas vitaminadas.

Frente a estas dificultades, en Cuba es posible encontrar leche líquida y en polvo en algunas de las empresas del incipiente sector privado, pero a precios inaccesibles para la inmensa mayoría de los cubanos.Las protestas del 11 de julio de 2021 fueron brutalmente reprimidas por el régimen cubano (EFE/Ernesto Mastrascusa)

A la creciente hambre y pobreza, se suma la emergencia energética e hídrica en la isla caribeña. Por otra parte, la persecución contra la disidencia aumenta cada día.

El propio régimen cubano reconoció el pasado mes de febrero que no podrá garantizar hasta finales de marzo el pan subvencionado de la canasta básica por desabastecimiento de harina de trigo.

La isla importa en torno al 80% de los productos que consume. Y en los últimos años ha cerrado acuerdos con países aliados, como Rusia, para garantizar la entrada de harina de trigo para elaborar pan, un bien básico en la dieta cubana.

Además de la solicitud a la ONU, la dictadura castrista también recurrió a sus principales socios para paliar la crisis. Rusia envió en las últimas horas a la isla un buque con 650.000 barriles de crudo -valorados en casi 50 millones de dólares- para hacer frente a la crisis energética, con apagones que afectan a la mitad del territorio y que se han extendido hasta más de 10 horas diarias.

El régimen cubano ha asegurado recientemente que parte de los problemas en la generación de electricidad se explica por la caída en las importaciones de crudo desde países aliados. Aunque el Ejecutivo de la isla no la ha señalado por nombre, los datos de rastreo de tráfico marítimo apuntan a Venezuela y a la propia Rusia en este ámbito.

Las imágenes de las protestas de este domingo rápidamente hacen recordar a las históricas manifestaciones del 11 de julio de 2021, día en el que miles de cubanos se movilizaron en varias ciudades del país para exigir mejores condiciones de vida y libertad. Sin embargo, lo que recibieron fue una brutal respuesta por parte de la dictadura castrista, que detuvo a manifestantes, reprimió las protestas y hasta el día de hoy continuó con la represión contra la disidencia.