sábado , 25 mayo 2024
El central azucarero Urbano Noris.

Muere custodio de central azucarero Urbano Noris

Comentaristas señalan que el custodio Olivera, de 36 años, estaba recogiendo azúcar en una maquinaria cuando esta echó a andar.

(ADN Cuba) – En la tarde-noche de este 29 de marzo falleció el joven de 36 años Iosbel Olivera Mesa, custodio del central azucarero “Urbano Noris, en la provincia de Holguín, debido a un “lamentable accidente”, confirmaron en redes sociales medios locales de ese territorio.

Según este reporte, las investigaciones preliminares detallaron que el hombre “se encontraba en un área que no estaba funcionando en un primer momento, y al entrar en operaciones el sinfín de segunda, ocurrió el lamentable accidente”.

“Olivera Mesa sufrió lesiones incompatibles con la vida, y gracias al esfuerzo de los trabajadores de la fábrica, y especialistas del Ministerio del Interior, se logró recuperar el cuerpo para la realización de la necropsia, y posterior velatorio familiar”, añadieron.

Asimismo señalaron que los policías locales preservaron el lugar donde ocurrió el accidente y levantaron las evidencias para continuar la investigación de los hechos. Los trabajadores del central “Urbano Noris” están ayudando en el curso de la investigación.

Al respecto, el periodista oficialista Francisnet Díaz Rondón, del diario Vanguardia de Villa Clara, fue más explícito a la hora de explicar las circunstancias del “lamentable accidente”, que le costó la vida a un padre de familia.

“Me informaron que un joven custodio fue a sacar azúcar dentro de una de las máquinas de molida que estaban paradas y el central echó a andar. Molió al pobre muchacho. Dejó tres hijos huérfanos”, escribió el reportero del oficialismo.

Al comentario de este reportero, una usuaria reaccionó diciendo que los accidentes en centrales era “un horror”. “Viví por años frente al Central “Carlos Baliño” y tuvieron lugar unos cuantos accidentes trágicos, es un lugar muy peligroso”, agregó.

Otro usuario cuestionó si, tomando en cuenta las circunstancias, esto, más que un accidente, no habría sido consecuencia de una “necesidad”, debido a la crisis económica y social que se vive a lo largo de toda la isla.