miércoles , 19 junio 2024

Nuevo aval para la dictadura en la OIT

No se explica la dualidad con Cuba, donde prevalecen en la misma tesitura el espaldarazo y las reiteradas señalizaciones críticas.

Pittsburgh (Sindical Press) – Una nueva palmada en el hombro recibieron los representantes de la dictadura en la 112ª Conferencia Internacional del Trabajo al conseguir la reelección como miembro del Consejo de la Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por los siguientes 3 años.

No fue una designación decidida por los máximos representantes de la OIT. Un holgado número de votos avalaron la representatividad de un gobierno que impide el ejercicio de los derechos laborales y sindicales de los trabajadores en la Isla. Nada que ver con la circunstancialidad, se trata de una práctica consuetudinaria, avalada por la élite política que gobierna, con mano de hierro, desde su arribo al poder con una falsa agenda de progreso y libertad.

De acuerdo a informaciones provenientes del cónclave ginebrino, de frecuencia anual, el régimen de partido único fue el que más apoyo recibió entre los países de América Latina y el Caribe. Los 193 votos obtenidos le confirieron el aval necesario para continuar con las políticas de acoso contra los activistas sindicales independientes y reforzar la pasividad condicionada de todos los trabajadores frente a medidas que fomentan una existencia miserable y paupérrimas condiciones laborales. Téngase en cuenta que las consecuencias por exigir cualquier derecho puede incluir el despido y sanciones no solo administrativas; terminar en la cárcel se inserta entre las probabilidades de un final siempre con visos de tragedia y rara vez con soluciones mínimas o intrascendentes.

No se explica la dualidad en el tema Cuba, donde prevalecen en la misma tesitura el espaldarazo –como este– y las reiteradas señalizaciones críticas como las formuladas por el Comité de Libertad Sindical (CLS) que, en noviembre del pasado año, incluyó a Cuba en su informe anual sobre violaciones sindicales alrededor del mundo.

También es oportuno recordar que en marzo de 2021 el Consejo de Administración aprobó un informe presentado por el CLS que incluía la denuncia de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) contra el régimen por la violación al derecho de asociación, de representación y de negociación colectiva.

Verdaderamente no se corresponde el nivel de representatividad renovado con el prontuario de incidencias negativas documentadas y la total ausencia de voluntad para atender las recomendaciones, en torno a problemas enraizados en el tejido laboral que contravienen las pautas establecidas por la OIT con el objetivo de dignificar el trabajo en los países miembros.

El secretario general de la ASIC, Iván Hernández Carrillo, ha manifestado su contrariedad ante la readmisión del régimen en el Consejo de Administración, calificándolo como un acto bochornoso e insustentable, ya que de esta manera se legitima a un estado en las antípodas de las libertades fundamentales, desde su alineación marxista-leninista, en los albores de la década del 60 del siglo XX.