sábado , 13 julio 2024

Seis años de la Asociación Sindical Independiente de Cuba

Yunia Figueredo Cruz

La Habana, Cuba – Este 26 de octubre cumple seis años de fundada la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC), una organización de vital importancia dentro de la sociedad civil independiente y bandera de lucha por los derechos laborales en Cuba.

Desde la llegada al poder de los hermanos Castro, la dictadura comunista implantó el sindicato único, sometido a las órdenes de la administración y el Partido Comunista. Por tal razón, cuando desde finales de los años ochenta surge el movimiento por los derechos humanos, los sindicalistas independientes fueron de los primeros en afiliarse a la lucha pro democrática.

En estos seis años que cumple la ASIC, sus activistas no han dejado un sólo día de desafiar el terror comunista. Fustigados por la represión más cruenta, han elevado su patriotismo y la entrega a la causa, bajo el liderazgo de Iván Hernández Carrillo, secretario general de la ASIC, junto a viejos sindicalistas y la sangre nueva que convierten a la ASIC en una organización punta de lanza en la lucha por la libertad.

Es justo e insoslayablemente necesario recordar en esta celebración a valerosos patriotas de los primeros años.

El doctor Francisco Leblanc Amate, director del Buró de Asesoramiento Jurídico Laboral Independiente y del Instituto Cubano de Estudios Sindicales, sostuvo una labor encomiable durante muchos años hasta su fallecimiento en 2010.

También recordamos a Carmelo Díaz Fernández, fallecido en el exilio, quien fuera el director del Buró de Información Sindical Independiente. Su trabajo fue importante al encargarse de transmitir diariamente las noticias sindicales desde la casa de Beba, hermana del sindicalista independiente Pedro Pablo Álvarez Ramos, ambos prisioneros del grupo de los 75. En esa ola represiva del 2003 cuando el gobierno arremetió cruelmente contra los grupos de oposición, un grupo de sindicalistas independientes sufrieron condenas de cárcel, entre ellos Nelson Molinet Espino, Miguel Galván Gutiérrez, Alfredo Felipe Fuentes, Héctor Raúl Valle Hernández y también el líder de la ASIC Iván Hernández Carrillo.

La ASIC nace en 2016 por la fusión de tres organizaciones: el Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC), el cual alcanzó a tener secretarias en casi todas las provincias excepto la Isla de la Juventud y Cienfuegos, la Confederación Obrera Nacional Independiente de Cuba (CONIC) y la Confederación de Trabajadores Independiente de Cuba (CTIC), agrupados en la Coalición Sindical Independiente de Cuba (CSIC).

Las tres organizaciones, las cuales poseían principios y programas de acción similares, tanto en lo político por la conquista de la democracia y la libertad individual y colectiva como en lo reivindicativo por el mejoramiento de la calidad de vida y de trabajo de los asalariados del país, se fusionaron en una organización sólida a la altura de los nuevos tiempos.

En su documento fundacional, la nueva ASIC reafirmaba “el compromiso de lucha por la completa vigencia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el respeto de los derechos laborales y el cumplimiento de los convenios internacionales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y  se pronuncia por preparar a los asalariados a enfrentar las arbitrariedades administrativas, el desempleo, la preparación de los trabajadores por cuenta propia y a negarse a pertenecer a los sindicatos oficiales”.

En estos seis años, los sindicalistas de la ASIC han resistido la represión de la policía política y no han cesado de denunciar en cada foro o portal informativo las violaciones a los derechos humanos y laborales en Cuba, han realizado encuestas en el terreno que arrojan luz sobre los problemas sociales actuales, y logrado desde el 21 de diciembre del 2016 oficializar ante el Comité de Libertad Sindical el Caso 3271, ASIC vs el Gobierno cubano, alegano ausencia de reconocimiento, ataques, actos de hostigamiento, persecución y despido a sindicalistas independientes, entre otros actos de discriminación e injerencia antisindical por parte de las autoridades militares.

Sobre este importante Caso 3271 se han producido tres informes provisionales presentados por el Comité de Libertad Sindical, para la consideración del Consejo de Administración de la OIT, siendo todos aprobadas. El régimen cubano ha tenido que asumir este año su cuarta derrota consecutiva ante la OIT como resultado de las quejas promovidas por la ASIC que han logrado que el monopolio de más de seis décadas de la oficialista CTC y del régimen cubano ante la OIT haya terminado.

También hoy queremos recordar a los sindicalistas de la ASIC presos por cumplir con su deber patrio: Alexei Rodríguez Martínez, Walfrido Rodríguez Piloto y Yunier Herrera Rodríguez.

No puede faltar el agradecimiento a los hermanos y gremios de otros países que apoyan a la ASIC y su lucha por los derechos laborales. A la Universidad de los Trabajadores de América Latina (UTAL), a la Alternativa Democrática Sindical de las Américas (ADS) –organización de carácter supranacional para el continente americano y de la que la ASIC forma parte fundacional–, a la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT) y a las organizaciones y personalidades participantes en la Conferencia de apoyo a la ASIC realizada recientemente en Costa Rica, donde emanaron acuerdos y líneas de trabajo y la solidaridad contra las injusticias del patrono, el régimen comunista totalitario.