domingo , 19 mayo 2024

Un fallecido y un desaparecido en el accidente de la termoeléctrica Antonio Guiteras

Una pared o «tabique» de siete metros de altura colapsó sobre los cuatro operarios que limpiaban el hollín en la chimenea.

La Habana (14ymedio) – Las maniobras para rescatar al último trabajador atrapado bajo los escombros del derrumbe ocurrido este viernes en la termoeléctrica Antonio Guiteras, en Matanzas, se complican. La televisión local, TV Yumurí, reportó que, de los cuatro técnicos que fueron sepultados bajo los ladrillos y el hollín, uno falleció y otros dos fueron rescatados y reciben atención médica en el hospital Faustino Pérez.

Una pared o «tabique» de siete metros de altura colapsó sobre los cuatro operarios que limpiaban el hollín en la chimenea de la central a las 14:30 horas de este viernes. Los bomberos lograron extraer a dos de ellos, identificados por las autoridades como Ángel Dionis Pérez y Maikel López Navarro, de 30 y 35 años, respectivamente, pero un tercero, Alexis Bernardo Labrada, de 47 años, ya había muerto.

Lázaro Moreno Pita, el último de los trabajadores atrapados, no ha podido ser rescatado aún pues sacarlo «no es aconsejable hasta remover el peligro que pende sobre las cabezas de los rescatistas», expuso el equipo de rescatistas a TV Yumurí. Añadió que «para evitar un accidente en las labores de rescate, se ha decidido utilizar un medio técnico capaz de evacuar y remover una peligrosa capa de hollín que amenaza con desprenderse». Esta, asegura, constituye una estrategia alternativa para resguardar tanto la vida de los bomberos como del posible sobreviviente.

La mañana de este sábado, el director general de la Guiteras, Misbel Palmero, informó de que se pondría a disposición de los rescatistas un «martillo», empleado en la remodelación del hotel Saratoga, en La Habana, parcialmente destruido por una explosión en mayo de 2022, para «romper el muro de afuera» y «acceder y sacar el hollín por otra vía». 

Lo que pretenden los rescatistas es «abrir tres orificios en la pared de la chimenea» para permitir «el drenaje con agilidad de escombros y hollín», según informó el teniente coronel William González Hernández, jefe de la Defensa Civil de la Región Militar de Matanzas, publica en Facebook el periodista oficialista José Miguel Solís.

Las autoridades insisten en que estos trabajos de rescate «no pone en peligro la estructura de la chimenea de 110 metros de altura».

La prensa local ha publicado reportes esporádicos, en las últimas horas, que permiten tomar el pulso a la gravedad de la situación. Durante la madrugada, «ante el peligro de derrumbe en el interior y por la gran masa de hollín concentrada contra una de las paredes», los rescatistas tuvieron que replegarse parcialmente para analizar el escenario.

No hay garantías de que Moreno esté vivo después de varias horas del accidente, pero las autoridades piden evitar el «pesimismo hasta que se descubra la verdad». Se reportó también que un quinto obrero, que no se hallaba en el derrumbe, fue enviado al centro hospitalario con «lesiones en los ojos por el hollín».

La termoeléctrica Antonio Guiteras –la mayor del país y de tecnología francesa– tiene 35 años de uso, tras su inauguración en 1988. Sus instalaciones han carecido del mantenimiento necesario que exigen las centrales que procesan el petróleo de extracción nacional, con un alto contenido de azufre y muy corrosivo para los metales. Según la enciclopedia oficialista Ecured, la Guiteras es la «unidad generadora más eficiente» del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), con una capacidad de generación, en condiciones normales, de más de 280 megavatios por hora.

Las autoridades no han ofrecido detalles sobre las causas del siniestro, ocurrido en la parte baja de la chimenea que se conoce como «cenicero». La precariedad de las estructuras explica también que el servicio de la Guiteras haya sido muy inestable durante el último año, caracterizado por una crisis energética sin precedentes y el colapso del SEN.

En los meses pasados, la prensa oficial ha reportado numerosas desconexiones de la Guiteras, que se traducen en apagones de más de doce horas en la Isla. Se prevé que el exceso de demanda de electricidad en los meses de más calor en Cuba, ya muy cercanos, traiga una nueva temporada de cortes energéticos.

Tras una reciente avería que provocó la salida de la termoeléctrica del SEN, las autoridades dieron a conocer que preveían una reparación capital en la Guiteras a finales de este año. «No se van a solucionar todas las causas ni todos los problemas. Esos son trabajos que hay que realizar en mantenimiento capital, que pueden durar hasta seis meses», expuso el ingeniero Edier Guzmán Pacheco, director de Generación Térmica de la Unión Eléctrica, al explicar que todos los trabajos que se realizan en la actualidad en la termoeléctrica son provisionales.