domingo , 14 julio 2024
Fuerzas de los bomberos trabajan en uno de los tanques incendiados en Matanzas. 14 bomberos murieron en el lugar del incendio en la Base de Supertanqueros de Matanzas, entre ellos cuatro jóvenes soldados de entre 19 y 21 años.(Raúl Navarro / Periódico Girón)

Riesgos, deterioro de la salud y la alimentación, carga y estrés en ascenso: el panorama laboral en Cuba

Al menos 61 trabajadores han fallecido en accidentes laborales en 2022 y lo que va de 2023, denuncia la ASIC.

Madrid (Ángeles Rosas / DDC) – Un estudio realizado por la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) determinó el deterioro de la salud física, la falta de buena alimentación, los niveles de estrés, carga laboral e insatisfacción de los trabajadores cubanos. La organización también denunció la muerte de 61 personas en accidentes laborales desde enero de 2022 y junio de este año y no ratificación de convenios internacionales relacionados con el tema por el régimen cubano.

La ASIC realizó una encuesta a lo largo del territorio cubano —con «grandes dificultades fruto de problemas de seguridad, acceso a internet y electricidad»—, que «logró identificar serios problemas de la población interrogada».

Los trabajadores cubanos encuestados declararon no haber recibido de parte de su empleador, jefe jerárquico o superiores, información sobre los riesgos, salud y seguridad del trabajo, así como sobre accidentes o enfermedades profesionales.

«Dicha problemática se repite respecto al Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, así como sobre los delegados sindicales de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), figuras que, en su mayoría, la población no asocia con eficiencia y defensa de los derechos a la salud y seguridad del trabajador», señala el informe titulado Salud y Seguridad social en el trabajo en Cuba, enviado a DIARIO DE CUBA.

La encuesta fue realizada en Villa Clara, Holguín, Las Tunas, Cienfuegos, Sancti Spíritus y La Habana al menos a 256 personas mediante 45 preguntas (algunas de ellas a su vez discriminadas en subpreguntas), que «permitieron medir la calidad o insuficiencia en la garantía de los derechos a la salud y la seguridad social por parte de los trabajadores cubanos».

Según los resultados, el 29% de los cubanos entrevistados tiene alguna enfermedad crónica, el 60% consume algún medicamento con frecuencia y el 55% tuvo Covid-19 y requirió incapacidad o atención médica.

Por otra parte, el 41,01% requiere atención psicológica, el 90% sufre un estrés considerable de atención, el 71% está insatisfecho con su trabajo, el 30,86% se halla en un ambiente laboral tenso, el 55,8% maneja un volumen alto de carga laboral y el 83% trabaja más de las 40 horas semanales establecidas en la ley.

Acerca de conocimientos sobre salud y seguridad en el trabajo, un 70% no obtuvo información de sus jefes sobre los riesgos laborales que afronta y un 94,5% niega suficiente conocimiento sobre el sistema de gestión y seguridad en el trabajo.

Un 71% de encuestados no recibieron o retuvieron información sobre los riesgos y accidentes laborales de parte de sus jefes jerárquicos, un 76% no saben sobre riesgos laborales y/o biológicos que afronta a raíz de su trabajo, un 71% no sabría cómo actuar ante un desastre industrial, el 94% niega la existencia de medios de protección laboral y el 97% no conoce los convenios firmados por el Gobierno de Cuba ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Un 62% no sabe con precisión el rol que desempeña el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social en estos asuntos, un 76% no reconoce a los inspectores de trabajo del Ministerio, un 98% no distingue la presencia del Ministerio ante un accidente laboral. El 83% de los encuestados reporta la ausencia de los delegados de la CTC ante accidentes de trabajo.

Por otra parte, un 32% padece alguna enfermedad laboral y la ASIC identificó cerca de 21 tipos de enfermedades profesionales.

Asimismo, un 52% de entrevistados recuerda algún accidente en su centro de trabajo, el 23% sufrió algún accidente laboral y requirió algún servicio médico, el 68% ve una frecuencia considerable en los accidentes laborales y el 59% siente probable sufrir algún accidente y/o enfermedad a causa de su trabajo.

«De manera particular, La Habana y Cienfuegos y Las Tunas tienen la mayor frecuencia de accidentes y/o enfermedades laborales en proporción con su población. Por otra parte, Holguín y Cienfuegos tienen una variedad interesante en las respuestas, por lo cual denota una diferencia en el tratamiento de la prevención de accidentes y/o enfermedades laborales de cada centro. Adicionalmente, Sancti Spíritus y Villa Clara parecen tener avances en el sistema de seguridad en el trabajo», añade el sondeo.

En otra parte del informe, la ASIC lamenta que el Gobierno no ha ratificado 15 convenios sobre seguridad social. Entre estos, cita el Convenio sobre las prestaciones de invalidez, vejez y sobrevivientes (1967); el Convenio sobre el cáncer profesional (1974); Convenio sobre las prestaciones en caso de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales (1964), y el Convenio sobre un entorno de trabajo seguro y saludable (consiguientes enmiendas, 2023).

Específicamente sobre la prevención de riesgos, accidentes o enfermedades laborales hay otra decena de convenios que tampoco La Habana ha ratificado, añade.

Entre los accidentes laborales con pérdidas humanas en el 2022 el informe incluye dos desastres en ambientes laborales, con afectaciones a la salud y vida de trabajadores, además de cuantiosas pérdidas materiales y financieras por la falta de prevención.

Estos son la explosión en el Hotel Saratoga, el 9 de mayo de 2022, que causó la muerte de 45 personas, «indicando claramente negligencia por parte de las entidades encargadas de garantizar la seguridad laboral de los trabajadores y de los turistas», y la explosión en la Base de Supertanqueros de Matanzas, ocurrida el 5 de agosto de 2022 en los depósitos de petróleo, que ocasionó la muerte de 16 personas y heridas a 146, de las cuales 23 fueron hospitalizadas.

«El régimen cubano consideró el suceso como el mayor siniestro industrial de la historia del país. Lamentablemente no existieron los medios de protección necesarios para una rápida acción», apunta la ASIC.

Igualmente, el documento recoge siete accidentes laborales con pérdidas humanas o que derivaron en lesiones y/o en enfermedades profesionales durante 2023, entre ellos el colapso de una pared de siete metros de altura, en el interior de la chimenea de la Central Termoeléctrica (CTE) Antonio Guiteras, de la ciudad de Matanzas, en la tarde del pasado 7 de abril, que cobró la vida de dos trabajadores y generó serias lesiones a otros dos.

«Ante los repetidos accidentes laborales ocurridos, así como la indiferencia por parte del régimen a adoptar medidas para su prevención y tratamiento, lo cual ha costado la vida de más de 61 trabajadores y repercutido en la integridad de sus familias, resulta oportuno denunciar ante la OIT las violaciones de los Convenios 155 y 187 por parte del Gobierno cubano relacionados con un ambiente de trabajo seguro y saludable», señala la ASIC entre sus recomendaciones.

«Del mismo modo, conviene presentar peticiones a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en relación con la vulneración de los derechos a la vida y a un ambiente seguro y sano en el lugar de trabajo. Todo lo anterior, con el propósito de que dichos organismos internacionales adelanten investigaciones sobre los hechos, a la par exigir al gobierno; en procura del mejoramiento de las condiciones de la población y el llamado de atención de la comunidad internacional», concluye.

Documento relacionado: Salud y seguridad social en el trabajo en Cuba. Análisis empírico