miércoles , 24 abril 2024

Aduanas de EEUU retienen productos chinos importados y citan posible mano de obra norcoreana

La empresa deberá demostrar que no fabrica sus productos utilizando “personas convictas, trabajo forzado o trabajo en régimen de servidumbre”.

La agencia de aduanas de Estados Unidos dijo que estaba reteniendo mercancía importada de la marca deportiva china Li-Ning después de que una investigación interna descubriera que los productos se fabricaban con mano de obra norcoreana.

La Ley para Contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones (CAATSA) prohíbe la importación de productos fabricados en Corea del Norte o por ciudadanos norcoreanos en cualquier parte del mundo «a menos que se presenten pruebas claras y convincentes de que dichos productos no fueron fabricados con trabajo forzado», según un comunicado de prensa de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP).

Si Li-Ning no puede aportar pruebas de que los productos no han sido fabricados con «trabajo de convictos, trabajo forzado o trabajo en régimen de servidumbre» en un plazo de 30 días, los productos serán confiscados y decomisados.

No se facilitó más información sobre la mercancía o la investigación.

La ex gimnasta olímpica china Li Ning fundó su marca homónima en 1989 y desde entonces se ha convertido en una de las marcas de calzado y ropa deportiva más importantes de China. La empresa tiene una capitalización de mercado de unos 133.300 millones de dólares de Hong Kong, o 17.000 millones de dólares, según CNN Business.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo que no estaba al tanto de esa «situación específica» cuando The Associated Press le preguntó sobre el asunto.

«China se opone firmemente a cualquier forma de jurisdicción de brazo largo y a las sanciones unilaterales», dijo Zhao en una reunión informativa.

La empresa, con sede en Pekín, forma parte de un grupo de marcas de calzado y ropa chinas y extranjeras que han sido acusadas de utilizar materiales y mano de obra de la región noroccidental china de Xinjiang, según AP. El medio de comunicación señaló que el Partido Comunista en el poder está acusado de detener a las minorías étnicas musulmanas, de practicar abortos forzados y de otras cosas.

El fondo soberano de Noruega también anunció este mes que vendía acciones de Li-Ning «debido al riesgo inaceptable de que la empresa contribuya a graves violaciones de los derechos humanos».