sábado , 13 julio 2024
Los estudiantes del Laboratorio de Innovación de la Universidad de Johannesburgo aprenden a desarrollar software, algoritmos o videojuegos. (AFP)

Alemania recurre al sector informático africano para cubrir la falta de mano de obra

El plan espera reducir la escasez de trabajadores cualificados y dar a los africanos una perspectiva en sus países de origen.

(Martina Schwikowski | Isaac Kaledzi en Accra) – Augustine Normanyo estuvo en paro durante meses tras terminar sus estudios de informática en Accra, la capital de Ghana. «Después de mis estudios busqué trabajo en el sector tecnológico», cuenta Normanyo a DW. Pero debido a su falta de experiencia práctica, no tuvo éxito.

Hasta que un amigo le presentó la empresa AmaliTech. Ahora, un año después, Normanyo casi ha terminado su formación avanzada como ingeniero de software. «De momento, mi objetivo es trabajar en el centro de servicios y seguir desarrollando mis habilidades».

AmaliTech ofrece a los licenciados trabajos remunerados que les proporcionan ingresos. Gracias a ello, algunos de ellos pueden conseguir un puesto en el mercado alemán sin salir de Ghana.

La empresa tecnológica, con sede en Colonia (Alemania), pone en contacto a trabajadores cualificados de sus dos sedes en Ghana y Ruanda con clientes locales e internacionales. Como resultado, se está formando en África la próxima generación de expertos en tecnología, que en el futuro ofrecerá a Alemania una salida a la escasez de trabajadores cualificados en el sector de las TI.

Un modelo ejemplar para el sector informático

«Creo que una vez que tienes una nueva oportunidad en Amalitech, puedes triunfar en cualquier campo tecnológico del mundo», afirma Bilal Abubakari, que fue contratado como estudiante de ingeniería informática cuando conoció a los cazatalentos de Amalitech en el campus.

Tras graduarse, se incorporó inmediatamente a la empresa de informática y está entusiasmado con la profesionalidad. «Te dan una visión muy buena del sector, así que sabes realmente lo que está pasando», explica Abubakari a DW.

Según el economista Eckhardt Bode, del Instituto de Economía Mundial de Kiel, este modelo debería sentar un precedente. «El continente africano ofrece un gran potencial para reducir la escasez de mano de obra local», declaró Bode a DW.

«Ya sea mediante la subcontratación de trabajos que no pueden realizarse en Alemania por falta de mano de obra, como practica la empresa Amalitech, o mediante la inmigración de trabajadores cualificados de África».

 

 

¿Está preparada Alemania para acoger a trabajadores africanos?

Bode afirmó que es necesario un mayor cambio en la forma en que la sociedad alemana percibe a los inmigrantes. «¿Estamos los alemanes realmente dispuestos a aceptar la inmigración?». preguntó Bode.

Advirtió de que la escasez de trabajadores cualificados o de mano de obra podría convertirse en un freno para el crecimiento y la prosperidad de Alemania en el futuro, y subrayó que Berlín necesita tomar contramedidas más decisivas que en el pasado.

«Sin una mayor inmigración de trabajadores, con toda probabilidad no podremos resolver este freno a la prosperidad».

Con la creciente digitalización, el sector tecnológico se ve especialmente afectado. Muchos proyectos informáticos de las administraciones públicas alemanas no funcionan excepcionalmente bien.

Las empresas alemanas carecen actualmente de 137.000 expertos en TI en todos los sectores, informa la asociación de la industria digital Bitkom.

África y Alemania salen ganando

Pero el mercado de las TI ofrece una situación beneficiosa para ambas partes gracias a la posibilidad de formarse y trabajar digitalmente desde cualquier parte del mundo. Es una buena perspectiva para los jóvenes africanos y las empresas alemanas.

«De este modo, se refuerza la base de mano de obra cualificada a nivel mundial para reducir efectos nocivos como la fuga de cerebros», explica a DW Najim Azahaf, experto en migración de la Fundación Bertelsmann.

A nivel internacional, hay muchos proyectos piloto con diferentes modelos, por ejemplo, en Europa del Este, Asia y América Latina. Pero, según Azahaf, es necesario fijarse más en los países del África subsahariana, donde los obstáculos iniciales pueden ser algo mayores, pero el potencial para todas las partes es tanto mayor.

Ciertos prejuicios de los inversores y la cuestión de la compatibilidad suelen interponerse en el camino, añadió el experto en migración.

 

Aprovechar la oportunidad en África

África tiene un excedente demográfico de jóvenes. Azahaf está convencido de que hay que aprovechar esta oportunidad y de que existen enfoques prometedores en el norte de África, en Túnez y Marruecos.

Sin embargo, muchos jóvenes con talento en el sur y el este de África trabajan como desarrolladores y programadores de software para clientes alemanes y europeos. En 2019, Anja Schlösser fundó la empresa Code of Africa en Hamburgo para crear equipos jóvenes flexibles y bien formados en África Oriental.

Diez empleados a tiempo completo trabajan ahora en la sede de la empresa en Ruanda, además de 40 informáticos adicionales disponibles para los servicios de las redes en Kenia, Uganda y la República Democrática del Congo.

«Nuestro objetivo es que los jóvenes no emigren, sino que puedan construirse una vida sostenible en África Oriental y asegurarse unos ingresos laborales», declaró Schlösser a DW.

Pioneros: La receta del éxito de AmaliTech

Salami Suleiman, formador de Amalitech, está convencido de que sus alumnos pueden triunfar. «Sabemos que los empleados con los que empezamos el centro de servicios y que ahora trabajan para nosotros se desarrollan y asumen puestos de liderazgo», afirma Suleiman.

AmaliTech ofrece estructura y realiza un «viaje de aprendizaje» con los principiantes. Las llamadas «habilidades blandas» también desempeñan un papel esencial, dijo Suleiman, añadiendo que la comunicación, la adaptabilidad, la flexibilidad y la capacidad de trabajar en equipo también son vitales.

«En cierto modo, estas habilidades se han vuelto casi más importantes que las técnicas». En su opinión, el sistema educativo se ha quedado corto hasta ahora.

Los informáticos Bilal Abubakari y Augustine Normanyo piensan quedarse en Ghana por ahora. Abubakari espera trabajar en un proyecto para un cliente en el futuro. «Si me quedo en Amalitech, puedo seguir este camino, y en diez años podría entonces mirar a otros mercados, por ejemplo en Europa».