domingo , 14 julio 2024

Anuncian propuesta de norma para proteger del calor extremo a los trabajadores de interior y exterior

Washington – El Departamento de Trabajo de EE.UU. ha publicado una propuesta de norma con el objetivo de proteger a millones de trabajadores de los importantes riesgos para la salud derivados del calor extremo. Si se finaliza, la norma propuesta ayudaría a proteger a aproximadamente 36 millones de trabajadores en entornos de trabajo interiores y exteriores y reduciría sustancialmente las lesiones, enfermedades y muertes por calor en el lugar de trabajo.

El calor es la principal causa de muertes relacionadas con el clima en los EE.UU. El calor excesivo en el lugar de trabajo puede provocar un golpe de calor e incluso la muerte.

«Todos los trabajadores deben volver a casa sanos y salvos al final de la jornada, y por eso el Gobierno Biden-Harris está dando este importante paso para proteger a los trabajadores de los peligros que plantea el calor extremo», ha declarado la Secretaria de Trabajo en funciones, Julie Su. «Como la administración más favorable a los trabajadores de la historia, nos comprometemos a garantizar que se valore y se mantenga a salvo en el lugar de trabajo a quienes realizan un trabajo difícil en algunos de los sectores más críticos de nuestra economía.»

La norma propuesta obliga a los empresarios a elaborar un plan de prevención de lesiones y enfermedades para controlar los riesgos derivados del calor en los lugares de trabajo afectados por un calor excesivo. Entre otras cosas, el plan exigirá a los empresarios que evalúen los riesgos derivados del calor y -cuando el calor aumente los riesgos para los trabajadores- apliquen requisitos en materia de agua potable, pausas de descanso y control del calor interior. También exigiría un plan para proteger a los trabajadores nuevos o reincorporados que no estén acostumbrados a trabajar en condiciones de calor excesivo.

«Trabajadores de todo el país se desmayan, sufren golpes de calor y mueren por exposición al calor por el mero hecho de hacer su trabajo, y hay que hacer algo para protegerlos», ha declarado el Subsecretario de Seguridad y Salud en el Trabajo, Doug Parker. «La propuesta de hoy es un paso importante en el proceso de recibir aportaciones del público para elaborar una norma final que proteja a los trabajadores y que sea práctica y viable para los empresarios».

Los empresarios también estarían obligados a impartir formación, disponer de procedimientos de respuesta en caso de que un trabajador presente signos y síntomas de una enfermedad relacionada con el calor y adoptar medidas inmediatas para ayudar a un trabajador que presente signos y síntomas de una emergencia por calor.

Se anima al público a presentar comentarios por escrito sobre la norma una vez que se publique en el Registro Federal. La agencia también prevé celebrar una audiencia pública tras el cierre del periodo de comentarios escritos.  Cuando se publique la norma, se facilitará más información sobre la presentación de comentarios.

Mientras tanto, la OSHA sigue destinando importantes recursos de divulgación y ejecución a educar a empresarios y trabajadores y a responsabilizar a las empresas de las infracciones de la cláusula de obligación general de la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo, 29 U.S.C. § 654(a)(1) y otras normativas aplicables. Las temperaturas récord registradas en todo el país han aumentado los riesgos a los que se enfrentan las personas en el trabajo, especialmente en los meses de verano. Cada año, docenas de trabajadores mueren y miles más sufren enfermedades relacionadas con la exposición peligrosa al calor que, lamentablemente, en la mayoría de los casos son evitables.

La agencia sigue realizando inspecciones relacionadas con el calor en el marco de su Programa Nacional de Énfasis – Peligros relacionados con el calor en exteriores e interiores, puesto en marcha en 2022. El programa inspecciona de forma proactiva los lugares de trabajo con mayor exposición a riesgos relacionados con el calor para evitar que los trabajadores sufran lesiones, enfermedades o la muerte innecesariamente. Desde su lanzamiento, la OSHA ha realizado más de 5.000 inspecciones federales relacionadas con el calor.

Además, la agencia está dando prioridad a las inspecciones programadas en las industrias agrícolas que emplean trabajadores temporales H-2A no inmigrantes para trabajos de temporada. Estos trabajadores se enfrentan a vulnerabilidades únicas, como posibles barreras lingüísticas, menor control sobre sus condiciones de vida y de trabajo y posible falta de aclimatación, y corren un alto riesgo de exposición peligrosa al calor.