sábado , 15 junio 2024

¡Basta ya! Los sindicatos policiales franceses condenan las «hordas salvajes”

(Weinthal/Fox) – Mientras la violencia se salía de control en algunas partes de Francia, dos sindicatos que representan a muchos de los policías del país exigieron el viernes que el gobierno de Emmanuel Macron actúe de inmediato y los apoye mientras contrarrestan a los manifestantes.

La declaración publicada en las redes sociales por Alliance Police Nationale y UNSA parece haber transmitido su mensaje, ya que se han enviado más policías para detener los disturbios. «Frente a estas hordas salvajes, no basta con llamar a la calma, hay que imponerla, restablecer el orden en la república y poner a los detenidos más allá de donde puedan actuar», rezaba la declaración traducida.

También dejaba claro que si la policía no obtenía el apoyo político necesario para sofocar la violencia, podría pasar a la acción. «Hoy la policía está en combate porque estamos en guerra, mañana estaremos en resistencia y el gobierno debe darse cuenta de ello».

La declaración, redactada en términos contundentes, señalaba que sus miembros y la mayoría de los ciudadanos no podían seguir soportando los dictados de unos pocos. «No es el momento de la acción sindical, sino de combatir o luchar contra estos irritantes para rendirnos, capitular y complacerles… Hay que poner en marcha todas las opciones para restablecer lo más rápidamente posible la ley del Estado». Otros informes afirmaban que los sindicatos policiales estaban librando una guerra contra lo que calificaban de «alimañas».

El responsable de la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos desautorizó la declaración de los sindicatos policiales.

Barron’s informó de que un político de extrema izquierda condenó la declaración de los sindicatos policiales; el ex candidato presidencial Jean-Luc Melenchon tuiteó «los sindicatos que llaman a la guerra civil deberían aprender a callarse».

Richard Landes, profesor de Historia jubilado de la Universidad de Boston que actualmente se encuentra en París y ha escrito sobre Francia, declaró a Fox News Digital: «La policía nunca habría dicho eso en 2005. Pero desde entonces ha habido una guerra sigilosa contra la policía, con algunos específicamente en el punto de mira. Esperaba que la policía se comportara más dócil ahora que en 2005 porque ha sido objetivo de los islamistas radicales. Esa afirmación es sorprendente».

En 2005, dos adolescentes musulmanes franceses vieron cruzarse en su camino un furgón policial y huyeron. La policía persiguió a los chicos, que se escondieron en una peligrosa subestación eléctrica, donde murieron electrocutados. La policía dijo que había sido un accidente y las muertes desencadenaron tres semanas de disturbios en toda Francia. Los alborotadores incendiaron coches y bienes públicos. Inmigrantes y franceses, en su mayoría de origen magrebí, que viven en complejos residenciales, avivaron la mayor parte de la violencia. El gobierno francés declaró el estado de emergencia en noviembre de 2005 para evitar más violencia.

El viernes, el gobierno anunció que iba a poner a unos 45.000 policías de servicio para hacer frente a los alborotadores desde la muerte de Nahel M., de 17 años, cuyo apellido no se ha hecho público. El martes por la mañana, la policía detuvo a la adolescente en el barrio parisino de Nanterre durante un control de tráfico.

Un agente pareció disparar a Nahel cuando el coche arrancó de repente, recorriendo sólo una corta distancia antes de estrellarse, muriendo Nahel en el lugar de los hechos. La policía detuvo al agente agresor y abrió una investigación por homicidio voluntario, contra el que se presentaron cargos el viernes.

Reuters informó de que, en una entrevista concedida a la televisión francesa, el abogado del policía, Laurent-Franck Lienard, dijo que su cliente había apuntado a la pierna del conductor, pero que fue golpeado cuando el coche arrancó, lo que le hizo disparar hacia el pecho. «Obviamente (el agente) no quería matar al conductor», dijo según el informe.

Desde el martes, unos 200 policías han resultado heridos. El número de personas detenidas hasta el domingo por la mañana había aumentado a más de 3.000, con otras 150 detenciones realizadas durante la noche del lunes, cuando los disturbios parecían remitir.

Macron se enfrentó el viernes a las críticas por mostrarse distante y bailar en un concierto de Elton John en París mientras Francia estaba sumida en el fuego y la violencia.

La dramática declaración de los sindicatos policiales sobre la «resistencia» contra su empleador, el gobierno francés, parece haber sacudido al ministro del Interior de Francia y a Macron para adoptar medidas enérgicas contra la anarquía y la violencia generalizadas.

El ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, elogió en Twitter a la policía por su «acción decidida». Escribió que la actuación de las fuerzas del orden había propiciado una «noche más tranquila» el sábado.

Landes afirmó que la mayoría de los ciudadanos simpatizan con la represión. «Hablé con una persona en una tienda de bicicletas. Me dijo: ‘No son disturbios. Son saqueos'».

Dijo que en los últimos 20 años la gente se ha vuelto «más consciente de los problemas». Landes calificó de «ingenuidad» la respuesta de la prensa y los intelectuales a los disturbios de 2005.

Cuando se le preguntó sobre los informes que afirman que los manifestantes tienen quejas legítimas, Landes dijo: «Claro. Pero eso difícilmente legitima lo que están haciendo». Y continuó: «Puede haber discriminación, y la hay en todas las culturas. Ser inmigrante no es fácil». Pero, añadió, existe una fuerte dimensión de hostilidad hacia Francia por parte de algunos musulmanes del país que, según él, se niegan a asimilarse.