domingo , 21 julio 2024
Ruslan Smieshchuk (derecha) posa con la oficial de prensa militar ucraniana Iryna Rybakova durante una misión en junio de 2022 en las afueras de la ciudad ocupada por Rusia, Izyum, en el este de Ucrania. (Foto: Ruslan Smieshchuk)

Diario del frente de batalla: Un día en la vida de un corresponsal de guerra en Ucrania

El CPJ pidió a Smieshchuk que contara un día de reportaje, cuando viajó para cubrir el bombardeo de una escuela.

(CPJ/Natalie Gryvnyak) – Ruslan Smieshchuk, reportero del canal de televisión privado ucraniano Inter, había soñado durante mucho tiempo con ser corresponsal de guerra cuando cubrió su primer conflicto, la guerra entre Rusia y Georgia en 2008, para el canal de televisión local ATV de Odessa. Ahora espera que la actual guerra entre Rusia y Ucrania sea su última misión en el campo de batalla. «La guerra es mucho dolor y pena», dijo al CPJ.

El periodista, de 38 años, se encuentra en Kramatorsk, la capital administrativa de Ucrania en Donetsk, la región oriental que ha sido testigo de intensos combates entre las fuerzas ucranianas y rusas y que está bajo el control parcial de Rusia.

Para tener una idea de la vida en el frente de batalla de una guerra que ha matado al menos a 12 periodistas en misión, el CPJ pidió a Smieshchuk que contara un solo día de reportaje -el 8 de junio- cuando viajó a Bakhmut, en la región norteña de Donetsk, para cubrir el bombardeo de una escuela.

Las entrevistas del CPJ con Smieshchuk se llevaron a cabo el 9 de junio a través de notas de voz, e incluyen algunos detalles de conversaciones anteriores del 6 y 7 de junio. El relato de Smieshchuk ha sido editado por razones de longitud y estilo.

De las 5 a las 6 de la mañana: Mi camarógrafo y yo nos encontramos en Kramatorsk, el centro regional de Donetsk Oblast, la parte controlada por el gobierno ucraniano. Es una ciudad cercana al frente de batalla y es bombardeada periódicamente. Recientemente, hubo varios ataques con cohetes contra instalaciones industriales y empresas. Los rusos los atacaron con la esperanza de destruir los equipos ucranianos. Todos nos despertamos, la alarma de nuestro coche sonó, vimos destellos y las ventanas temblaban.

Cuando trabajo aquí en el Donbas [la región oriental de Ucrania], me despierto entre las 5 y las 6 de la mañana. Miro los últimos comunicados: tenemos charlas internas con los colegas y con los responsables de prensa, donde escriben, por ejemplo, sobre bombardeos, sobre ataques de artillería y misiles, y sobre ataques aéreos contra objetivos militares y civiles. Luego, ajusto mi plan en consecuencia: hoy, por ejemplo, me he enterado del bombardeo de una escuela [y de otro edificio cercano] en Bakhmut, donde hubo heridos, así que voy a ir allí. Pero antes, es hora de desayunar: café y avena.

7 de la mañana: subo al coche y me dirijo a Bakhmut. Normalmente, cuando nos enteramos de un bombardeo, nos ponemos chalecos antibalas, llevamos cascos, y así ya llevamos el equipo cuando llegamos. Hoy pasamos primero por un puesto militar, porque unos voluntarios civiles me pidieron que entregara un paquete a los soldados. Esto sucede a menudo: los periodistas se mueven libremente, por lo que a veces nos piden que llevemos equipo, como ropa o incluso aparatos electrónicos, a los soldados y a los miembros de la defensa civil. De camino a Bakhmut, la policía toma fotos de nuestros documentos en cada puesto de control. Se trata de una nueva política que se lleva a cabo desde hace un par de semanas. La policía hace fotos de los documentos y posiblemente los entregue al servicio secreto ucraniano. El proceso dura hasta 10 minutos en cada puesto de control: desagradable, pero no fatal. No hay una actitud negativa hacia los periodistas en los puestos de control: todo va bien, pero lleva su tiempo.

De 9 a 10 de la mañana: Llegamos a Bakhmut y nos dirigimos a la escuela que fue alcanzada por varios cohetes. Vemos ruinas. Los empleados de la escuela están muy preocupados y simplemente no entienden por qué su escuela fue alcanzada, ya que no había instalaciones militares allí. Expresan su indignación, presumiblemente con la esperanza de llegar a los rusos.

A veces nos encontramos con una actitud diferente en nuestros reportajes: los residentes locales culpan al ejército ucraniano de los bombardeos [rusos]. Es extraño: Los soldados ucranianos mueren en un bombardeo y los lugareños saben lo que ha pasado, pero dicen: «No, se están disparando a sí mismos». La lógica no funciona y no puedes convencerles de la verdad. Intentas explicar que sería extraño que los militares mataran a su propia gente, y que las trayectorias de vuelo de los misiles son claramente de armas rusas, pero la razón no funciona.

12 horas: Después de filmar en la escuela de Bakhmut [donde no hubo víctimas], acudimos a una cita con un responsable de prensa de una unidad militar que habíamos concertado de antemano. Normalmente concertamos estas citas para filmar con los militares con uno o dos días de antelación, a menos que las noticias de última hora cambien nuestros planes.

De 13 a 14 horas: Tras la reunión con el jefe de prensa, nos dirigimos a Soledar [una ciudad cercana a Bakhmut], donde los soldados nos escoltan en un vehículo del ejército hasta el frente de batalla, ya que no es fácil llegar en un coche civil. Mientras conducimos, oímos fuego de artillería; a juzgar por el sonido, el fuego viene de ambos lados. Vemos que un complejo agrícola ha sido alcanzado y que allí se ha iniciado un incendio. En general, es más seguro moverse en un vehículo militar, pero puede pasar cualquier cosa. El fuego de artillería te puede dañar fácilmente. Eso le ha pasado a los periodistas, viene con el territorio.

Informamos desde posiciones militares; hay operadores de sistemas antitanque. Los militares intentan alimentarnos, lo que suele ocurrir cuando filmamos en el frente. La actitud del ejército hacia los periodistas, como he dicho, es hospitalaria. Pero nos negamos -hace calor y no tengo hambre- y emprendemos el regreso a Kramatorsk.

En cuanto a los lugares a los que se puede ir, depende de los militares. Si no te permiten entrar en una zona determinada es porque las posiciones están bajo la amenaza constante de la artillería, con proyectiles volando todo el día. A algunas posiciones les disparan hasta 1.000 proyectiles de artillería al día, una cantidad monstruosa de hierro y explosivos. Yo me lo pensaría cinco veces antes de ir a uno de estos lugares: puedes morir allí. Hay veces que, en mi opinión, la situación es más o menos segura, pero los militares quieren evitar bajas y no permiten la entrada de periodistas. Depende de la unidad y de la situación. A veces se puede entrar en algunas posiciones un día, pero no al siguiente, porque les están disparando activamente.

3 de la tarde: Volvemos a nuestra base en Kramatorsk. Mi camarógrafo y yo alquilamos un apartamento. Es muy conveniente, porque los hoteles están casi cerrados. Aquí tenemos electricidad, agua, Internet, una ducha, un baño y una estufa eléctrica. La trajimos con nosotros, porque en la región de Donetsk no hay gas.

16:20: Caliento el almuerzo y me siento a ver el material que he rodado, a escribir el texto para las noticias y a hacer la pre edición y el montaje.

 

5 p.m.: Ahora tengo tiempo libre para ponerme en contacto con los responsables de prensa para saber a dónde podemos ir mañana y hacer los preparativos para el próximo rodaje. 

 

6 p.m.: Comienza el tiempo libre. Suelo ver películas, quizá de ciencia ficción, o a veces leer. Pero, en general, por la noche trato de permanecer en el interior, al menos bajo la protección de las paredes, porque de vez en cuando caen cohetes sobre Kramatorsk. Para ser corresponsal de guerra, hay que sentirse motivado para hacer un trabajo periodístico bajo ataque. Esto no significa que debas esforzarte por ponerte en la línea de peligro, pero si no te sientes impulsado cuando estalla la guerra, significa que tu trabajo será un completo tormento, y entonces, probablemente, no valdrá la pena en absoluto, porque será un infierno interminable, un sufrimiento sin fin.

 

Cuando trabajas en una guerra, te enfrentas constantemente al dolor humano desnudo, pero debes preservar tu capacidad de empatizar con la gente, tu humanidad, y al mismo tiempo, no quemarte por el trabajo, no traumatizarte, no hacerte adicto a las drogas o al alcohol, lo que, por desgracia, ocurre a menudo en nuestra línea de trabajo. Antes bebía, pero luego dejé de hacerlo en su mayor parte y ya no bebo desde hace varios años. Este abismo de dolor humano puede empujarte a esas cosas.

 

10 p.m. a 11 p.m.: Hora de acostarse.

 

Natalie Gryvnyak, consultora del CPJ en Ucrania, es una periodista ucraniana que ha hecho reportajes para medios internacionales y es fundadora de InFeatures Story Production. Está en Twitter @nataliegryvnyak.