martes , 23 julio 2024
El pueblo montañoso suizo de Albinen ofrece 25.000 francos suizos para que la gente se traslade allí bajo algunas condiciones (Alamy)

El ascenso del trabajador rural remoto

Con los auriculares puestos, participando en una videollamada a cinco bandas con sus colegas, Andreia Proença parece la moderna trabajadora a distancia. Pero a diferencia de muchos licenciados altamente cualificados, esta ingeniera industrial de 27 años ha dejado de lado las luces brillantes de la gran ciudad para vivir en un pueblo del interior montañoso de Portugal.

«Vivía solo en una habitación alquilada en Oporto cuando llegó el Covid, y me di cuenta de que mi calidad de vida sería infinitamente mejor en el campo con mi familia», explica Proença, que dejó la segunda ciudad de Portugal hace dos años. El acceso a la naturaleza, un alquiler más barato, menos tiempo en el tráfico y una menor huella de carbono son algunas de las razones que aduce para cambiar de residencia.

La decisión de Proença se enfrenta a un éxodo de décadas de los jóvenes trabajadores del campo portugués, que deja a su paso pueblos vacíos y una economía rural estancada. En un intento de invertir la tendencia, el recién reelegido gobierno del partido socialista del país está ofreciendo hasta 4.800 euros (5.280 dólares) para convencer a los trabajadores de que se trasladen al campo.

«La idea es atraer a los jóvenes de vuelta a estas zonas que han sufrido una pérdida gradual de población», afirma la ministra de Trabajo, Ana Mendes Godinho.

Unos 3.000 trabajadores portugueses se han beneficiado hasta ahora de la subvención para el empleo rural MAIS, que se introdujo en marzo de 2020. Muchos de los beneficiarios iniciales son ciudadanos portugueses que trabajaban en el extranjero pero que decidieron volver a su país al inicio del brote de Covid-19, explica Godinho. Como parte de un esfuerzo más amplio para atraer a los trabajadores extranjeros, Portugal ha ampliado recientemente el plan a todos los trabajadores de la UE y a cualquiera que tenga un visado de trabajo válido, añade.

«Después de la pandemia, la gente busca formas de vida más tranquilas y sostenibles cerca de la naturaleza [y] con los nuevos modos de trabajo actuales, estar en una zona rural ya no es una desventaja», dice Godinho.

El dinero es suficiente para cubrir el alquiler anual de una pequeña casa en la mayoría de los pueblos portugueses. Algunos ayuntamientos también están creando espacios de co-working para los beneficiarios de las subvenciones. En el pueblo de Videmonte, en Proença, por ejemplo, los vecinos acordaron recientemente convertir un edificio público de la plaza principal en una oficina para trabajadores a distancia. Además de una zona de trabajo abierta, el espacio reformado cuenta con instalaciones de cocina, duchas y dos habitaciones para invitados.

«Ahora mismo tenemos tres espacios para trabajo conjunto en diferentes pueblos, y otros cinco se pondrán en marcha en breve», dice Célia Gonçalves, coordinadora de Aldeias da Montanha, una iniciativa de regeneración rural impulsada por el gobierno.

Portugal no es el primer país que intenta atraer a los profesionales a las zonas rurales. Las autoridades locales de Italia, Irlanda, Suiza, España, Grecia, Croacia y Estados Unidos son algunas de las que han ofrecido incentivos en metálico en los últimos años.

Uno de los recientes beneficiarios de este plan es Zeljko Premec, de 32 años, operario de máquinas de un fabricante de ventanas en la pequeña ciudad croata de Legrad.

En diciembre de 2021, Premec utilizó una subvención de 3.500 euros para hacer el pago inicial de una casa en un pueblo a unos 15 km de Legrad. Mientras él se desplaza, su mujer, gestora de proyectos, trabaja a distancia. Una casa en la ciudad de un tamaño similar habría costado alrededor de tres veces más, dice. «También es mucho menos estresante vivir aquí. Puedes salir por la puerta e inmediatamente caminar junto al río o dar un paseo en bicicleta».

La mayoría de las ayudas para el traslado son relativamente pequeñas. El gobierno de Vermont, en Estados Unidos, ofrece un máximo de 7.500 dólares a los nuevos residentes que trabajen para empresas del estado. Claire Polfus, directora del proyecto, utilizó el dinero para actualizar la tecnología de su casa y pagar un espacio de trabajo conjunto.

«Definitivamente me ha abierto oportunidades que me habría cuestionado pagar de mi bolsillo», dice Polfus, que se ha mudado recientemente a Sheffield, un pueblo rural del norte de Vermont con algo menos de 700 habitantes.

Una historia similar es la de James McKeown, que utilizó una subvención de 2.500 dólares del gobierno local de Greater Bemidji (Minnesota) para equipar su oficina en casa y cubrir su factura de Internet de alta velocidad. Nacido y criado en la zona, McKeown se marchó de casa para ir a la universidad y encontró un trabajo en otro lugar. Pero la combinación de formar una familia joven y trabajar a distancia durante Covid le hizo abandonar su ciudad de adopción, Miami.

«La beca me ayudó con los gastos de instalación, pero no, no diría que va a arrastrar a la gente hasta aquí», dice.

Las excepciones existen. En 2017, el pueblo suizo de Albinen desató un revuelo cuando ofreció 25.000 francos suizos (26.700 dólares) a quien estuviera dispuesto a mudarse allí. El acuerdo incluía una bonificación en metálico para las familias con niños.

Sin embargo, todos los acuerdos de reubicación vienen con condiciones. En Albinen, por ejemplo, los candidatos debían comprometerse a permanecer 10 años e invertir un mínimo de 200.000 francos suizos en propiedades. En Portugal, la única condición es quedarse un mínimo de 12 meses, dice Godinho.