lunes , 17 junio 2024
Periodista tayiko Daler Imomali.

El CPJ condena la condena de 10 años de prisión para el periodista tayiko Daler Imomali

“El caso contra Daler Imomali pretende señalar que el periodismo crítico de interés público que practicaba no será tolerado”.

Estocolmo, 18 de octubre (CPJ) – En respuesta a las noticias de que el periodista independiente Daler Imomali fue condenado el lunes 17 de octubre a 10 años de prisión en Tayikistán por múltiples cargos relacionados con su labor informativa, incluida la participación en organizaciones prohibidas, el Comité para la Protección de los Periodistas emitió la siguiente declaración de condena de la sentencia:

«Desde el principio, ha quedado claro que el caso contra Daler Imomali pretende señalar que el periodismo crítico de interés público que practicaba no será tolerado, y aumentar la presión sobre los medios de comunicación de Tayikistán para que se autocensuren. Esta dura sentencia lo confirma», ha declarado Gulnoza Said, coordinador del programa de Europa y Asia Central del CPJ, en Nueva York. «Las autoridades de Tayikistán deben liberar inmediatamente a Imomali y a todos los demás periodistas actualmente encarcelados por su trabajo, y dejar de abusar del sistema judicial para aterrorizar a lo que queda de la prensa independiente del país.»

En un juicio a puerta cerrada celebrado en un centro de detención de la capital, Dushanbe, un juez de distrito declaró a Imomali culpable de no haber pagado los impuestos sobre sus ingresos de YouTube, donde publicaba reportajes; de hacer una acusación falsa de un delito; y de participar en una organización prohibida. También se le impuso una multa no revelada. Las autoridades clasificaron el caso contra Imomali como secreto, y aunque la sentencia se dictó la noche del 17 de octubre, no se conoció hasta el 18 de octubre, según esos informes.

El CPJ no pudo determinar inmediatamente cómo se declaró Imomali o si tiene intención de apelar. Anteriormente admitió la acusación de impuestos, diciendo que sus ganancias en YouTube eran pequeñas y que no sabía que debía pagar los impuestos. Negó las demás acusaciones, según los medios de comunicación.

Imomali y otro periodista encarcelado, Abdullo Ghurbati, trabajaban juntos en el canal de YouTube de Imomali, que cubría temas sociales y quejas de los ciudadanos contra las autoridades y tiene casi 150.000 suscriptores. Defensores de la libertad de prensa locales dijeron previamente al CPJ que el estilo audaz de la pareja de enfrentarse a las autoridades sobre los problemas de los residentes locales era inusual en Tayikistán y el canal había crecido en popularidad en los meses anteriores a sus detenciones de junio.

Imomali y Ghurbati se encuentran entre los (al menos) seis periodistas detenidos actualmente en Tayikistán acusados de delitos graves, en lo que el CPJ considera una represalia por sus reportajes.