lunes , 22 abril 2024
El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken (derecha), se reúne con el ministro de Asuntos Exteriores de Kirguistán, Jeenbek Kulubaev, en Astana el 28 de febrero de 2023. (AP/ Douliery)

El Parlamento de Kirguistán aprueba la ley de “agentes extranjeros”

Estocolmo, 15 de marzo de 2024 (CPJ) – El presidente de Kirguistán, Sadyr Japarov, debe rechazar la legislación de inspiración rusa que designaría como «representantes extranjeros» a los grupos de defensa de los derechos de los medios de comunicación financiados desde el exterior y a las organizaciones sin ánimo de lucro que gestionan medios de comunicación, declaró el viernes el Comité para la Protección de los Periodistas.

El jueves, el Parlamento de Kirguistán aprobó en tercera y última lectura, sin debate, un proyecto de ley que exige que las organizaciones sin ánimo de lucro que reciban financiación extranjera y realicen lo que define como actividades políticas se registren como «representantes extranjeros», según la prensa.

Japarov, que recientemente defendió la ley en una carta dirigida al Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dispone de un mes para devolver el proyecto o promulgarlo.

El proyecto de ley, una versión modificada de un proyecto de ley previamente criticado por el CPJ, no se dirige directamente a los medios de comunicación, pero se aplicaría a las organizaciones de derechos de los medios de comunicación y sin fines de lucro que dirigen varios de los sitios web de noticias independientes prominentes de Kirguistán, de acuerdo con la revisión del CPJ.

Una nueva disposición exige a las organizaciones designadas como «representantes extranjeros» etiquetar sus publicaciones como producidas por un representante extranjero. Otras cláusulas otorgan a las autoridades amplios poderes de supervisión sobre las actividades de los «representantes extranjeros» y les permiten suspender o cerrar organizaciones sin ánimo de lucro por supuestas violaciones de la ley.

«El proyecto de ley sobre ‘agentes extranjeros’ aprobado por el Parlamento de Kirguistán copia muchos de los peores aspectos de la legislación rusa sobre agentes extranjeros. Se centra claramente en estigmatizar a las organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan en los medios de comunicación y amenaza con obstaculizar el trabajo de las organizaciones de libertad de prensa», ha declarado Gulnoza Said, coordinador del programa para Europa y Asia Central del CPJ, en Nueva York. «El presidente kirguís, Sadyr Japarov, debe demostrar que su compromiso declarado con la libertad de expresión es algo más que palabras vacías vetando el proyecto de ley y retirando su apoyo a cualquier forma de ley de agentes extranjeros».

Presentado al Parlamento en mayo, el proyecto de ley ha suscitado numerosas críticas internacionales, entre ellas las del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los relatores especiales de la ONU, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y Blinken.

La última versión del proyecto de ley, modificado por el Parlamento en febrero antes de la segunda lectura, elimina una cláusula controvertida que estipula penas de prisión de hasta 10 años por delitos vagamente definidos, según la revisión del CPJ y un análisis del Centro Internacional de Derecho no Lucrativo (ICNL, por sus siglas en inglés), con sede en Washington, D.C..

Según el proyecto de ley, las organizaciones sin ánimo de lucro financiadas externamente deben inscribirse en un registro público de «representantes extranjeros» si participan en actividades definidas por la ley como «políticas», incluida la «difusión… de opiniones sobre decisiones adoptadas por órganos del Estado», la emisión de llamamientos públicos a órganos y funcionarios del Estado y la «formación de opiniones y convicciones sociopolíticas, incluida la realización de encuestas de opinión pública».

La ley obligaría a las organizaciones sin ánimo de lucro a realizar cada año un costoso informe de auditoría independiente, según el ICNL. También otorgaría a las autoridades el derecho a solicitar sus documentos internos, a enviar representantes del gobierno a participar en las actividades internas de las organizaciones sin ánimo de lucro y a comprobar -por medios aún no especificados- si sus actividades y gastos se corresponden con los objetivos enumerados en sus estatutos, según el ICNL. Los relatores especiales de la ONU afirmaron que estas cláusulas «pueden equivaler a un control administrativo casi ilimitado sobre estas asociaciones».

Las autoridades tendrían potestad para suspender las actividades de las organizaciones sin ánimo de lucro durante un máximo de seis meses y congelar sus cuentas bancarias si no se declaran como representantes extranjeras o no etiquetan sus publicaciones tras recibir una advertencia. Las organizaciones sin ánimo de lucro que no subsanen tales omisiones tras la suspensión podrán ser liquidadas por los tribunales.

En su carta a Blinken, Japarov afirmó que Kirguistán necesitaba garantizar la transparencia financiera de los medios de comunicación y las ONG. Sin embargo, Aibek Askarbekov, abogado independiente de derechos humanos, declaró al CPJ que las autoridades ya tenían pleno acceso a los datos financieros de las organizaciones sin ánimo de lucro, que están obligadas a publicar en Internet información sobre fuentes de ingresos y gastos. El proyecto de ley, en cambio, tiene como objetivo «ejercer un control estricto» sobre las organizaciones sin ánimo de lucro, dijo.

La aprobación parlamentaria del proyecto de ley se produce en medio de una represión sin precedentes de la información independiente en un país considerado anteriormente como un refugio regional para la prensa libre. En enero, las autoridades kirguisas detuvieron a once periodistas vinculados al medio de investigación Temirov Live y allanaron la agencia de noticias privada 24.kg. En febrero, las autoridades cerraron el sitio de noticias Kloop.

Los correos electrónicos enviados por el CPJ al Parlamento de Kirguistán, a la legisladora Nadira Narmatova, que presentó el proyecto de ley al Parlamento, y a la Oficina del Presidente solicitando comentarios sobre el proyecto de ley no recibieron respuesta. (Trad.CS)