Elecciones sindicales en Amazon: ¿Hará historia este ex trabajador?

Mientras su negocio se disparaba gracias a la pandemia, Amazon enfrentó acusaciones de que descuidaba el bienestar de sus trabajadores.

Cuando el ex trabajador de Amazon Chris Smalls organizó una pequeña protesta frente a un enorme almacén de Amazon en Nueva York hace dos años, no tenía la intención de iniciar una lucha de años con una de las mayores empresas del mundo. Sólo quería que su equipo pudiera hacer su trabajo con seguridad.

«Cuando llegó la pandemia, los empleados que estaban debajo de mí enfermaban», dice. «Me di cuenta de que algo iba mal».

Amazon le despidió, alegando violaciones de la cuarentena. Pero sus preocupaciones llamaron la atención del mundo, un primer signo de una batalla laboral mucho mayor que se estaba gestando en el gigante del comercio electrónico.

En los meses siguientes, mientras su negocio se disparaba gracias a la pandemia, Amazon se enfrentó a acusaciones en todo el mundo de que descuidaba el bienestar del personal, afirmaciones que negó.

En EE.UU., la empresa se enfrenta ahora a su mayor malestar laboral en décadas.

Tras los paros y las protestas en todo el país, los trabajadores de tres almacenes en Nueva York y Alabama están decidiendo si se unen a un sindicato, lo que sería la primera vez que Amazon hace en Estados Unidos.

Smalls es uno de los líderes de la lucha.

Dice que está adoptando un papel que el gigante de las compras estableció en un memorando filtrado de 2020, en el que se describía al Sr. Smalls como «no inteligente ni elocuente» y se argumentaba que si se convertía en «la cara de todo el movimiento sindical/organizativo» ayudaría a socavarlo.

Smalls, que trabajó en Amazon durante más de cuatro años, empezando como trabajador principiante antes de ser promovido, dijo que le sorprendió el memorando, que algunos consideraron racista, aunque Amazon dijo a los periodistas en ese momento que el autor no sabía que Smalls era negro.

«Toda mi vida cambió en un minuto», dice el padre de dos hijos. «A partir de ahí, empecé a intentar que se comieran sus palabras».

Durante 11 meses, este hombre de 33 años y su equipo se han apostado frente a su antiguo lugar de trabajo, el almacén JFK8 de Staten Island, interceptando al personal de camino a casa para argumentar que necesitan un sindicato que luche por ellos en las negociaciones con el gigante del comercio electrónico.

Su equipo busca un salario más alto, descansos más largos, más tiempo libre remunerado y bajas médicas pagadas, entre otros cambios. Quieren convencer a los trabajadores de que un sindicato será una forma más eficaz de plantear quejas sobre normas como la que obliga al personal a trabajar en turnos extraordinarios no programados.

La votación sobre la cuestión comenzó el 25 de marzo y el resultado se anunciará en los próximos días. Amazon se enfrenta a una segunda elección en un almacén más pequeño en el mismo parque industrial el mes que viene.

Los organizadores afirman que lo que está en juego es nada menos que el futuro del trabajador estadounidense, señalando el rango de Amazon como el segundo mayor empleador de Estados Unidos.

«Tenemos que acabar con Amazon. Necesitamos que estos trabajadores se organicen», afirma Derrick Palmer, que ayudó al Sr. Smalls a organizar su protesta de 2020 y que también fue sancionado (pero no despedido) por Amazon, que alegó violaciones del distanciamiento social. «Necesitamos que sepan que tienen el poder».

¿Resurgimiento de los sindicatos estadounidenses?

El año pasado, Amazon desbarató un esfuerzo similar de sindicalización en Alabama, convenciendo a los trabajadores de que votaran 2-1 en contra de la idea.

La votación -la primera a la que se enfrentó la empresa en Estados Unidos desde su fundación en 1994- parecía decisiva. Pero los reguladores pidieron más tarde que se repitiera la votación, diciendo que Amazon había violado las normas que protegen el derecho de organización durante la campaña.

Los funcionarios comenzaron a contar los resultados de esa votación el 28 de marzo.

John Logan, profesor de estudios laborales y de empleo en la Universidad Estatal de San Francisco, dice que es sorprendente que los activistas hayan llegado al punto de una elección, dado lo mucho que las leyes estadounidenses favorecen a los empleadores.

El año pasado, la afiliación a los sindicatos en Estados Unidos volvió a caer, continuando un declive de décadas, a pesar de una oleada de activismo que llevó a campañas exitosas en Starbucks, medios de comunicación y algunos pequeños minoristas.

«Algo ha cambiado definitivamente en los dos últimos años, en lo que respecta al panorama laboral en Estados Unidos, y… los votos del sindicato de Amazon son un reflejo de ese cambio», afirma el profesor Logan.

«Sería un acontecimiento monumental si cualquiera de los sindicatos [en Nueva York] ganara. Pero incluso si perdieran, si los resultados son ajustados, creo que se traducirá en una mayor actividad sindical en los almacenes de Amazon en todo el país.»

¿El mejor empleador de la Tierra?

El año pasado, tras las elecciones de Alabama, el fundador de Amazon, Jeff Bezos, se comprometió a que la empresa haría mejor las cosas con sus trabajadores, incluyendo abordar la alta tasa de lesiones de la firma.

«A pesar de lo que hemos logrado, tengo claro que necesitamos una mejor visión para el éxito de nuestros empleados», escribió en su última carta a los accionistas antes de dejar el cargo de consejero delegado.

Amazon -a la que los reguladores estadounidenses han acusado de tomar represalias ilegales contra los organizadores laborales de su plantilla- sigue siendo incondicionalmente antisindical.

La empresa afirma que ofrece salarios y beneficios competitivos y que un sindicato sólo añadiría una nueva capa de burocracia, mientras que las cuotas de afiliación se comen los salarios de los trabajadores.

Para luchar contra las campañas, la empresa ha inundado al personal con textos, folletos y otros materiales y ha celebrado repetidas reuniones de formación obligatorias sobre el tema, en las que se pone en duda la capacidad del sindicato para conseguir mejoras para sus miembros.

«Nuestros empleados tienen la opción de afiliarse o no a un sindicato», afirma la portavoz Kelly Nantel. «Como empresa, no creemos que los sindicatos sean la mejor respuesta para nuestros empleados. Nuestro enfoque sigue siendo trabajar directamente con nuestro equipo para seguir haciendo de Amazon un gran lugar para trabajar.»

Amazon ha estado instando a los trabajadores a votar, advirtiendo que si las elecciones están dominadas por las fuerzas pro-sindicales y el sindicato sale victorioso, representará a todos en los almacenes en cuestión.

«Las negociaciones son siempre un toma y daca», advierte un representante de Amazon en el audio de una reunión en Nueva York facilitado por los organizadores. «Lo que es importante para el [Sindicato de Trabajadores de Amazon] puede no serlo para ti. Estarán dispuestos a cambiar tus prioridades por una de las suyas».

Una victoria sindical en Nueva York no está ni mucho menos asegurada.

Leroy Hairston, de 22 años, que ha trabajado en el almacén JFK8 de Nueva York durante unos dos meses -lo que no es inusual en un lugar con alta rotación-, dice a la BBC que se inclina en contra del sindicato. Cree que no tiene experiencia y que le costaría hacer cambios, lo que complicaría la resolución de los problemas del personal,

«No veo el sentido», dice. «Todo se prolonga en lugar de acudir a RRHH».

El Sr. Smalls dice que tiene la esperanza de que Nueva York -donde uno de cada cinco trabajadores pertenece a un sindicato- ofrezca mejores condiciones para la victoria que Alabama, un estado notoriamente antisindical.

También tiene contactos en más de una docena de almacenes de todo el país que espera sindicalizar en caso de salir victorioso.

«Una vez que nos establezcamos aquí, queremos extendernos como un reguero de pólvora», afirma Smalls.

Durante el último mes, los voluntarios del sindicato Amazon Labor Union han hecho un último esfuerzo concertado para convencer a los trabajadores indecisos.

Julian Mitchell-Israel, un activista comunitario de 22 años que aceptó un puesto de trabajo en Amazon para unirse al sindicato, calcula que sus probabilidades de ganar son ligeramente superiores al 50%.

En un mitin celebrado este mes en el polígono industrial de Staten Island, Smalls, con una sudadera roja y zapatillas deportivas, parecía impertérrito. Rodeado de trabajadores, activistas sindicales y políticos, dirigió a la pequeña multitud en un cántico de: «¡Venceremos! Ganaremos».

Mickie Garson, de 50 años, que trabaja en Amazon desde hace tres años y condujo en su día libre para escuchar el discurso del sindicato, observó la escena desde el aparcamiento de Amazon, dividido de los altavoces por varios carriles de tráfico.

Dijo que seguía «indecisa» a pesar de que su experiencia en trabajos anteriores le hacía confiar en que un lugar de trabajo sindicalizado sería mejor.

«Es la presión de saber que podríamos hacer historia», dice. «Estamos entusiasmados con el hecho de que pueda ocurrir, pero también, ¿qué pasará después?».