lunes , 17 junio 2024

Empleados de Amazon frustrados por los bajos salarios

Para Amazon, los problemas son especialmente graves porque paga menos que muchos de sus rivales y el trabajo es agotador.

El 16 de diciembre, casi 3.000 empleados de Amazon asistieron a la última reunión de la oficina de Canadá del año.

Se respiraba un aire denso, con muchos empleados molestos por el dinero que reciben, que incluye un salario base comparativamente más bajo que la competencia y un lento programa de inversión en acciones.

Más de 1.000 empleados votaron favorablemente a que se respondiera a preguntas relacionadas con la cuestión salarial durante la reunión.

Sin embargo, los directivos se negaron a abordar esas cuestiones. En su lugar, un responsable de recursos humanos dijo que temas como la retribución eran demasiado «personales» para abordarlos en un foro tan amplio, según una revela grabación de la reunión obtenida por Business Insider.

«Somos conscientes de ello. La dirección es consciente de ello. Recursos Humanos es consciente de ello», dijo otro directivo de Amazon durante la reunión. «Pero la casuística es tan variada que no podemos generalizar. Si tienen preocupaciones, por favor, vayan a hablar con sus gerentes».

Tras el encuentro, un canal de Slack con más de 1.000 empleados de Amazon estalló, y una persona calificó a los directivos de la compañía de hacer oídos sordos a toda reclamación, según una captura de pantalla de la conversación vista por Business Insider.

No es un incidente aislado en la empresa. Un número cada vez mayor de empleados de Amazon, incluido el personal directivo, están presionando más agresivamente para obtener mayor remuneración, desencantados con lo que perciben como un salario inferior al que ofrece el mercado.

«El tema de la remuneración es una gran preocupación», dice un alto directivo de la empresa. «Amazon es un lugar exigente para trabajar. Eso, unido al poco salario, hace que sea un lugar muy difícil para quedarse».

Esta persona, así como muchas otras que han hablado con Business Insider, han preferido hacerlo bajo condición de anonimato por tratarse de temas particularmente sensibles.

El malestar por el salario está provocando desgaste. Al menos 50 vicepresidentes dejaron Amazon el año pasado, una tasa de rotación de más del 10% a ese nivel, según personas relacionadas con la situación y según un análisis llevado a cabo por Business Insider.

Se trata de algo extraño para una empresa conocida por la lealtad y el largo historial de empleo de sus valiosos líderes senior.

«He visto salir a más gente de allí en el último año y medio de lo que había visto en todos mis años anteriores», dice un antiguo ejecutivo, que explica que el porcentaje de abandono en toda la empresa era normalmente del 6% al 8% al año.

Irá a más. Un empleado de alto nivel de Amazon Web Services comenta que se espera un éxodo mayor en la unidad de la nube una vez que el personal se entere de sus últimos paquetes salariales para el próximo mes de febrero.

Un portavoz de Amazon ha declinado hacer comentarios sobre la reunión mantenida con los trabajadores o sobre cuestiones salariales. En promedio, la permanencia en la empresa está en línea con los niveles anteriores a la pandemia, dijo otro portavoz.

La Gran Renuncia, el fenómeno global en virtud del cual cada vez más personas están renunciando a su trabajo cansadas de unas condiciones que consideran abusivas, se ha convertido en un reto para muchos empleadores, y la guerra por el talento es intensa en el industria tecnológica.

Para Amazon, los problemas son especialmente graves porque paga menos que muchos de sus rivales y el trabajo es a menudo agotador. El aumento del precio de las acciones solía compensar esta situación al aumentar el valor de las acciones de los empleados, pero las acciones de Amazon llevan más de un año sin cambios.

Mercenario vs. Misionero

Los empleados de Amazon se quejan de la estructura salarial de la empresa desde hace años, pero la situación ha llegado a un punto de crisis en los últimos meses, ya que las acciones languidecen y los competidores lanzan lucrativas ofertas de empleo ante la posibilidad de pescar nuevos trabajadores.

El salario en efectivo de Amazon tiene un tope de 160.000 dólares en la mayoría de los lugares, algo relativamente bajo para los estándares tecnológicos.

Además, el calendario de adquisición de derechos de remuneración basada en acciones de Amazon está muy condicionado, lo que significa que los empleados deben esperar bastante tiempo para convertir sus acciones en efectivo.

En los 2 primeros años, los empleados de Amazon solo pueden acceder al 20% de sus acciones. En el resto del sector, las acciones suelen devengarse de forma equitativa a lo largo de 4 años, algo que algunas empresas están incluso acelerando.

Amazon ha hecho históricamente un buen trabajo contratando lo que los ejecutivos llaman «misioneros» en lugar de «mercenarios», es decir, empleados que se mueven por la pasión más que por la compensación, explican antiguos ejecutivos.

Eso ha ayudado en el pasado a Amazon a retener a los empleados a pesar de que estos tenían ante sí muchas veces oportunidades de sobra para ganar más dinero en otros lugares, pero el trabajo es cada vez más difícil y las ofertas externas son cada vez más atractivas.

«Lo que es diferente hoy es la fatiga», comenta un exejecutivo de AWS. «A medida que Amazon se hace más grande, hay más clientes a los que tienes que dar soporte 24/7».

Levels.fyi, una startup que analiza datos sobre salarios estima que Amazon paga alrededor de un 15% menos que la competencia, lo que significa que no está siquiera ni entre las 20 tecnológicas que mejor pagan.

Estos datos cuadran con informes internos que maneja la empresa. Los bajos salarios se han convertido en una de las principales razones por las que los empleados corporativos de Amazon se plantean dejar la empresa, según una encuesta interna realizada en verano.

Casi la mitad de los trabajadores que estaban pensando en abandonar la empresa dijeron entonces que el salario era un factor que influía en su decisión, frente a aproximadamente el tercio que dijeron lo mismo en los 3 años anteriores.

Un antiguo director de desarrollo de software dijo que estaba contento en la empresa antes de la pandemia, pero que empezó a considerar ofertas de trabajo y a hacer entrevistas en otros lugares cuando quedó claro que Amazon no permitiría que los empleados teletrabajaran siempre.

Todas las demás empresas estaban dispuestas a pagar entre un 50% y un 100% más que Amazon, dijo esta persona, y muchas estaban dispuestas a dar a los contratados buenas posibilidades de ascenso.

«Ahora, me he enterado de que puedo teletrabajar todo el tiempo en una empresa con una cultura más amigable, más inclusiva y con un salario significativamente mayor», dijo este exempleado. «Tuve que marcharme».

Un antiguo ingeniero senior de AWS que dejó la compañía a finales de 2020 dijo que le encantaba el trabajo y que se habría quedado muchos años más. Sin embargo, Facebook le ofreció más del doble de lo que habría ganado el año pasado en AWS, una oferta que no pudo rechazar.

El sistema salarial de Amazon está configurado para que los líderes tengan poca influencia en la compensación de los trabajadores, según cuenta otro antiguo empleado de alto nivel de AWS.

Para cuando estas quejas llegaron al CEO Andy Jassy y al fundador Jeff Bezos, la compañía estaba «todavía dramáticamente por debajo de las condiciones que ofrece el mercado» y «era bastante fácil conseguir múltiples ofertas que pagaban sustancialmente más», añade esta persona.

Brad Porter, vicepresidente de robótica, se marchó en 2020 después de que la empresa rechazara su petición de aumentar el rango salarial de los vicepresidentes, tal y como contó en su momento Business Insider.

Antes de irse, Porter envió un correo electrónico a Bezos sobre la disparidad salarial entre Amazon y la competencia, según cuentan 2 personas familiarizadas con aquel asunto. Bezos nunca respondió.

En ese momento, la investigación interna de Amazon encontró que su rango de pago para los vicepresidentes, que va del millón de dólares anual a los dos millones, fue aproximadamente la mitad de lo que pagan otras empresas tecnológicas en puestos similares.

Sin embargo, la dirección de Amazon dio a entender entonces que los sus directivos estaban pidiendo una remuneración que superaba con creces los 2 millones de dólares, que eran unos «mercenarios» y que Amazon no quería a ese tipo de personas.

«Es difícil no volverse un poco cínico cuando una de las personas más ricas del mundo dice eso sobre la remuneración de los empleados», dice otro exvicepresidente, refiriéndose a Bezos.

Los internos ven cambios en la compensación

Un ex director de desarrollo de software cuenta que entre los factores que influyeron en su decisión de marcharse estaba la introducción el año pasado de un principio de liderazgo, «esforzarse por ser el mejor empleador de la Tierra», y un principio ya existente, «contratar y desarrollar a los mejores».

«No se puede lograr ninguna de las dos cosas cuando se paga por debajo de mercado y se rechaza de plano la posibilidad de generalizar el teletrabajo», cuenta este exempleado. «Si la mejor persona para un puesto no está dispuesta a trasladarse y la empresa no le permite trabajar a distancia, entonces, sencillamente, no puedo contratar a los mejores».

En última instancia, este exdirectivo cree que este desgaste afectará a Amazon.

«Si no ajustan radicalmente sus prácticas de compensación salarial, la política de ascensos o hacen más para crear inclusión y seguridad psicológica (por ejemplo, eliminando el stack ranking, una práctica que obliga a los jefes a situar en una curva ascendente a sus empleados situando en el lado más bajo a los que tienen un peor desempeño), la compañía no podrá cumplir con sus objetivos, y eso comenzará a golpear sus finanzas».

Es posible que Amazon actúe antes de que eso ocurra. La empresa está contratando discretamente a un equipo para comunicar internamente a los empleados cambios en la política de remuneración, tal y como ha contado recientemente Business Insider.

Este mes, además, ha revisado algunas políticas de inversión en acciones en respuesta a las quejas de los empleados.

Zaheer Mohiuddin, un exempleado de Amazon que dirige Levels.fyi, revela que Amazon comenzó recientemente a ajustar la compensación de algunos de sus empleados más valorados. El estancamiento del precio de las acciones y las lucrativas ofertas de los competidores están obligando a la empresa a aumentar sus rangos salariales para algunos tipos de trabajo, añade.

Puede que eso no sea suficiente. Un antiguo empleado de alto nivel agrega que dejó Amazon después de que la empresa se negara a darle un aumento para igualar su sueldo a su nuevo nivel dentro de la empresa tras un ascenso.