miércoles , 22 mayo 2024

Enmienda busca integrar a trabajadoras domésticas a Ley de Derechos Humanos del DC

Un sector desprotegido por las leyes laborales y víctima de robo de salario, acoso sexual y abuso verbal, entre otros.

Univision – En el Distrito de Columbia hay más de 9,000 empleadas domésticas, la mayoría de ellas mujeres inmigrantes, pero se trata de un sector desprotegido por las leyes laborales y que acusa tener víctimas de robo de salario, acoso sexual y abuso verbal, entre otros delitos.

Un grupo de trabajadoras se manifestó en apoyo a una enmienda que busca integrarlas a la Ley de Derechos Humanos del Distrito de Columbia.

El estatus migratorio suele ser uno de los principales obstáculos para que las víctimas de estos abusos no se animen a denunciarlos.

“Hay muchas personas indocumentadas y por eso ese temor de que las vayan a llamar a Inmigración, vayan a tener problemas y las deporten”, dijo Ana Rojas, trabajadora del hogar a Noticias Washington DC.

La concejal Elissa Silverman presentó la Enmienda de Trabajadores Domésticos para 2022, con el objetivo de que estos empleados tengan algún tipo de protección legal.

El proyecto de ley estipula que cualquier empleador que contrate a un trabajador doméstico por más de 5 horas al mes en el Distrito de Columbia ofrezca un contrato por escrito que establezca sus deberes, salario, horario y especifique detalles sobre el trabajo que se estará realizando.

También eliminará la exclusión de estos empleados bajo la Ley de Derechos Humanos de DC, que ofrece protección contra la discriminación laboral y ley de seguridad y salud en el trabajo que busca garantizar la seguridad de los empleados en los lugares en los que laboran.

Un proyecto de ley similar en 2019 no contó con la aprobación del Concejo, pero en esta ocasión hay optimismo, pues nueve de los 13 concejales han mostrado su apoyo.

La iniciativa pasará al Comité de Audiencia Legislativa, después será analizada por el Comité de Trabajo y Fuerza Laboral, donde se podrán hacer modificaciones. Una vez que esté lista, la enmienda pasará a manos de los concejales, en donde tendrá que ser aprobada por siete de los 13 miembros en dos sesiones para ser aprobada y entrar en vigor el próximo año.