Estados Unidos evita la huelga ferroviaria, pero aún queda mucho camino por recorrer

(Caitlin Harrington/Wired) – Las empresas ferroviarias de mercancías de EE.UU. deben centrarse en eliminar la acumulación de contenedores en los puertos y en las terminales de trenes interiores ahora que han alcanzado un acuerdo laboral provisional que ha evitado el inicio de una huelga de unos 125.000 trabajadores, dijo Gene Seroka, director general del Puerto de Los Ángeles.

Hay unos 28.000 contenedores esperando a ser recogidos por los trenes en el mayor puerto de EE.UU., lo que supone un aumento de seis veces desde febrero, y las terminales ferroviarias de ciudades como Chicago, Kansas City, Missouri y Dallas están atascadas, dijo Seroka, según informa Bloomberg.

«En condiciones normales, esa cifra debería ser cero. Todavía hay mucho más trabajo para todos nosotros con el anuncio de hoy del acuerdo tentativo, ahora todo el mundo puede volver a centrarse en el trabajo sobre el terreno «, dijo a los periodistas en una sesión informativa virtual el jueves.

«Conseguir que esos contenedores de importación salgan y entren en la economía nacional es clave para mejorar el flujo ferroviario en los puertos estadounidenses». Casi el 60% de las unidades para recoger han estado esperando en los muelles durante nueve días o más, dijo.

Después de casi tres años de negociaciones, los sindicatos y los ferrocarriles de mercancías estadounidenses alcanzaron un acuerdo provisional el jueves por la mañana. Los sindicatos aún tienen que ratificar el acuerdo, pero éste supone una importante victoria para el presidente Joe Biden y los funcionarios del gabinete, que estuvieron muy involucrados en las maratonianas negociaciones. El acuerdo se alcanzó tras 20 horas consecutivas de conversaciones.

Con una amplia aportación de la administración, incluida una llamada del presidente Biden instando a todas las partes a evitar el impacto de un cierre sobre los estadounidenses y la industria, llegó a un acuerdo entre las empresas ferroviarias y los dos últimos sindicatos que habían rechazado los aumentos salariales recomendados por la Junta Presidencial de Emergencia, insistiendo en cambios en las normas de trabajo también informa The Loadstar.

Estos acuerdos aún deben ser ratificados por los sindicatos tras la votación de sus miembros, pero excluyen la posibilidad de una huelga hasta el 29 de septiembre, lo que llevó a los ferrocarriles a anular las medidas que habían puesto en marcha para preparar un cierre el pasado viernes. en caso de huelga que hubiera paralizado la red ferroviaria estadounidense.

Los grupos de interés empresarial, que habían pedido al Congreso que interviniera en caso de huelga, expresaron su alivio. La Federación Nacional de Minoristas señaló que una huelga «desafiaría aún más los presupuestos de los consumidores y pondría en riesgo la capacidad de recuperación de las empresas». El director general, Matthew Shay, agradeció la intervención de la administración y dijo que su organización estaba «aliviada y cautelosamente optimista».

La cautela puede estar bien justificada. Los miembros de los dos últimos sindicatos presentes en la mesa de negociación, la Brotherhood of Locomotive and Train Engineers (BLET) y la International Association of Sheet Metal Air, Rail and Transportation Workers (SMART-TD), aún no han votado el acuerdo. Sus representantes habían insistido en incluir las condiciones de trabajo en el nuevo convenio, punto que los transportistas se habían negado a aceptar.

Los sindicatos se habían quejado de las excesivas horas de trabajo como consecuencia de los masivos recortes de personal que han eliminado casi el 30% de los puestos de trabajo en el sector ferroviario en los últimos seis años, y de la falta de disposiciones para las bajas por enfermedad y las visitas al médico.

En la última ronda de negociaciones, los ferrocarriles acordaron algunas disposiciones sobre la baja por enfermedad. El texto final del acuerdo aún no se ha hecho público, pero los detalles revelados hasta ahora no han impresionado a los trabajadores ferroviarios, según algunos informes.

Incluso si los miembros de los sindicatos SMART-TD y BLET ratifican el acuerdo, no está claro cómo reaccionarán los miembros de otros sindicatos que aceptaron los aumentos salariales sugeridos por la Junta Presidencial de Emergencia sin cambios en las normas laborales. Con toda probabilidad, algunos de los sindicatos se encontrarán con que sus acuerdos son rechazados por sus miembros, lo que les obligará a renegociar.

La Hermandad de Señalizadores Ferroviarios ya votó el 12 de septiembre no presentar a los miembros el acuerdo tentativo que su dirección había firmado para su ratificación. Los miembros de la Asociación Internacional de Maquinistas y Trabajadores Aeroespaciales han rechazado el acuerdo presentado por su dirección, forzando otra ronda de negociaciones.

A la luz de los acuerdos alcanzados por SMART-TD y BLET, es de esperar que los sindicatos que no han ratificado sus acuerdos los rechacen en favor de una nueva ronda de negociaciones que incluya las condiciones laborales.

Tags