viernes , 21 junio 2024

La federación sindical más grande de EU presiona a la FIFA sobre derechos laborales

La Copa 2022 en Qatar se ha visto empañada por atroces violaciones, incluyendo la muerte de miles de trabajadores migrantes.

Michael Sainato – La federación de sindicatos más grande de Estados Unidos lidera una coalición que exige que la FIFA atienda las preocupaciones en torno a los derechos humanos y laborales en la Copa del Mundo de 2026 en Estados Unidos, Canadá y México y se comprometa a cumplir estándares mínimos en estas cuestiones.

La Copa del Mundo de 2022 en Qatar, que se celebrará más adelante este año, ya se ha visto empañada por atroces violaciones de los derechos humanos y laborales, incluyendo la muerte de miles de trabajadores migrantes que fueron llevados al país para construir los estadios y la infraestructura necesaria para el evento, evidencia de trabajo forzado, reportes de retención de salarios, comisiones de contratación exorbitantes cobradas a los trabajadores y salarios insignificantes.

En diciembre de 2021, la AFL-CIO, una federación de 57 sindicatos de Estados Unidos, y otros grupos laborales y de derechos humanos, escribieron una carta dirigida a la FIFA en la que exigían estándares laborales mínimos para la planificación y ejecución de la Copa del Mundo de 2026 y que la FIFA se reuniera con los grupos para abordar los compromisos que debería asumir la FIFA para cumplir las garantías de los derechos humanos.

“Sin tales garantías, la FIFA básicamente se arriesga a beneficiarse de los bajos salarios, las condiciones de trabajo inseguras, la discriminación racial en la contratación y la promoción, la gentrificación y otras formas de desarrollo sesgadas que hacen que las comunidades de bajos ingresos teman la llegada de un megaevento deportivo”, se escribió en la carta.

La FIFA respondió en enero de 2022, desestimando las preocupaciones sobre las políticas de derechos humanos del organismo rector y la aplicación de las mismas.

“En realidad, fue una respuesta superficial. No hubo ningún compromiso inicial, ningún compromiso serio para involucrarnos”, dijo Cathy Feingold, directora del Departamento Internacional de la AFL-CIO.

Feingold explicó que este es el momento en el que se hacen tratos multimillonarios en aras de la Copa del Mundo de 2026, en términos de importantes exenciones fiscales y ofertas de contratos, y la coalición está presionando para que se incluyan estándares laborales mínimos en estos acuerdos, como las directivas de contratación local y de diversidad de contratación, el uso de protecciones sindicales contra la discriminación laboral para los trabajadores, el acceso a la atención médica mientras los trabajadores trabajan en los eventos y los estándares de salario mínimo para el evento que genera miles de millones de dólares en ingresos y beneficios.

En su respuesta, la AFL-CIO y otros grupos establecieron una fecha límite, el 15 de marzo de 2022, para que la FIFA programe una reunión con los grupos para discutir estas cuestiones antes de que se seleccionen las ciudades anfitrionas de la Copa del Mundo de 2026.

La FIFA no respondió hasta poco después de que se le pidió que comentara sobre este artículo el 31 de marzo.

La coalición liderada por la AFL-CIO describió la respuesta como si ofreciera lo mínimo y evitara las exigencias de la coalición en lo que respecta a garantizar la asistencia de funcionarios de alto nivel de la FIFA con autoridad para aplicar los estándares laborales y de derechos humanos, así como los temas a tratar.

“La verdadera cuestión aquí es garantizar que cuando la FIFA llegue a la ciudad, y todavía estamos esperando saber qué ciudades de Estados Unidos albergarán a los trabajadores, estos tengan voz en el acuerdo, los trabajadores formarán parte de la conversación sobre lo que ocurre con esos partidos”, añadió Feingold. “Ahora es el momento en el que se establecen estas piezas clave, normalmente el momento en el que las personas no prestan atención porque falta mucho. Pero es el momento en que se cierran los acuerdos. Este es el momento en que se toman las decisiones sobre los recursos. Necesitamos trabajadores en las reuniones. Necesitamos que los socios de la comunidad estén ahí con nosotros para que estos juegos realmente puedan ser un modelo diferente“

Un vocero de la FIFA argumentó que el proceso de selección de la ciudad anfitriona cuenta con un componente de derechos humanos diseñado para garantizar que las ciudades anfitrionas candidatas participen con las partes interesadas locales.

“En consonancia con sus Estatutos y su Política de Derechos Humanos, la FIFA se mantiene firme en su compromiso con la protección y la promoción de los derechos humanos en el ámbito del futbol, y con el uso de la popularidad del deporte para ayudar a fomentar un cambio social positivo aún más amplio en todo el mundo”, señaló el vocero en un correo electrónico. “Confiamos en que el proceso de selección y los planes de la ciudad proporcionarán una base sólida para la colaboración entre los equipos de la ciudad anfitriona y los grupos de titulares de derechos pertinentes en la preparación y celebración de la Copa del Mundo de la FIFA en 2026”.

La FIFA ha permanecido en contacto con AFL-CIO durante el proceso y los evaluadores independientes de los informes de las ciudades anfitrionas candidatas toman en cuenta la retroalimentación escrita compartida por AFL-CIO y otros. Además, la FIFA está en contacto con AFL-CIO y otras partes interesadas a nivel nacional para programar nuevos intercambios en las próximas semanas”.