lunes , 22 abril 2024
Miembros del sindicato United Auto Workers Local 230 caminan por la línea de piquete frente a la División Corporativa de Piezas de Chrysler en Ontario, California, el 26 de septiembre de 2023, en solidaridad con los trabajadores de las "Tres Grandes" actualmente en huelga.

La huelga del sector automovilístico de EEUU se amplía Se suman 7.000 trabajadores

United Auto Workers instó a los trabajadores en Chicago y Michigan a unirse a la huelga de los «tres grandes».

(Daniel AVIS / AFP) – El presidente de United Auto Workers, Shawn Fain, instó a los trabajadores de las plantas de Ford y General Motors (GM) en Chicago y Michigan a unirse a la primera huelga conjunta de los «tres grandes» fabricantes de automóviles de Detroit -Ford, GM y el productor de Chrysler, Stellantis- para exigir mayores salarios y otras mejoras.

«Hago un llamamiento a la planta de montaje de Ford en Chicago para que se levante y vaya a la huelga, y hago un llamamiento al municipio Delta de Lansing de GM para que se levante y vaya a la huelga», dijo Fain en un mensaje retransmitido en directo por YouTube. «Nuestros valientes miembros de estas dos plantas son la próxima oleada de refuerzos en nuestra lucha por unos contratos récord», añadió.

El paro comenzó como estaba previsto a mediodía, hora del Este (1600 GMT), según informó a la AFP un responsable de la UAW.

El sindicato ha pedido un aumento salarial del 40% en el próximo contrato de cuatro años, mientras que las tres empresas han estado ofreciendo aumentos de alrededor del 20%.

También ha estado negociando para representar a los trabajadores de las plantas de baterías proyectadas por Ford, a lo que el gigante automovilístico se ha resistido hasta ahora.

UAW ha utilizado la huelga selectiva, que comenzó el 15 de septiembre, como moneda de cambio, aumentando la presión sobre los tres fabricantes de automóviles para que lleguen a un acuerdo.

Con la huelga del viernes, el número de miembros de la UAW en huelga en 21 estados del país asciende a más de 25.000, lo que equivale al 17% de los afiliados.

El presidente de Ford, Jim Farley, que había permanecido relativamente callado hasta ahora, se mostró enérgico el viernes contra las tácticas negociadoras de Fain.

«Creo que podríamos haber llegado a un acuerdo sobre salarios y prestaciones, pero hasta ahora la UAW mantiene el acuerdo como rehén de las plantas de baterías», declaró a la prensa.

Ford detuvo recientemente la construcción de una de sus plantas y advirtió de que podría tener que reducir sus ambiciones para el proyecto.

«Como demuestra esta huelga, no podemos construir vehículos en EE.UU. sin el UAW», dijo Fain. «Y tanto si Shawn Fain lo cree como si no, UAW necesita ayudar a Ford, General Motors y Stellantis para tener un futuro».

«Seguimos estando preparados y dispuestos a negociar de buena fe para alcanzar un acuerdo que os beneficie y no deje ganar a los fabricantes no sindicados», añadió.

Fain no llamó a la huelga a ningún otro miembro del sindicato que trabaje para Stellantis, alegando «avances significativos» en las negociaciones.

«Estamos entusiasmados con este impulso en Stellantis y esperamos que continúe», afirmó.

Stellantis dijo en un comunicado que ha estado «trabajando intensamente con la UAW para encontrar soluciones a las cuestiones que más preocupan a nuestros empleados, garantizando al mismo tiempo que la Compañía pueda seguir siendo competitiva dada la feroz competencia del mercado.»

«Hemos progresado en nuestras conversaciones, pero siguen existiendo lagunas», continuó, añadiendo que se comprometía a trabajar en ellas «para alcanzar un acuerdo justo y responsable que permita a todos volver al trabajo lo antes posible».

La huelga ha aumentado la importancia de Michigan como estado indeciso en las elecciones presidenciales de 2024.

A principios de esta semana, Joe Biden se convirtió en el primer presidente de EE. UU. en ejercicio que formaba parte de un piquete, uniéndose a los miembros de la UAW en Michigan en una audaz campaña para conseguir el voto de los trabajadores frente a su probable rival electoral Donald Trump.

Con una gorra de béisbol de la UAW, el demócrata utilizó un megáfono para decir a los trabajadores de camiseta roja que se merecían «muchísimo más de lo que estáis recibiendo» El ex presidente republicano Trump también viajó a Michigan esta semana y dijo a los miembros actuales y antiguos del sindicato en los suburbios de Detroit que quiere «un futuro que proteja la mano de obra estadounidense, no la extranjera».

El viernes, Fain calificó la visita de Biden de «día histórico».

«El hombre más poderoso del mundo se presenta por una sola razón», dijo. «Porque nuestra solidaridad es la fuerza más poderosa del mundo». «Cuando permanecemos juntos unidos en la causa de la justicia económica y social, no hay nada que no podamos hacer», añadió.