lunes , 22 abril 2024

Mayoría de adultos estadounidenses en contra de que deportistas universitarios se afilien a sindicatos

Más recientemente, el énfasis de los líderes del deporte universitario se ha desplazado a las protecciones antimonopolio de la NCAA.

(Russo y Sanders/AP) – Mientras los jugadores de baloncesto de Dartmouth avanzan hacia la formación del primer sindicato de deportistas universitarios, la mayoría de los estadounidenses se muestran contrarios a la sindicalización de los deportistas universitarios, aunque los más jóvenes son los que más la apoyan.

Una nueva encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research reveló que la mayoría de los adultos, el 55%, cree que no se debería permitir a los deportistas de la NCAA formar sindicatos que les permitan negociar colectivamente con sus escuelas.

Pero los estadounidenses más jóvenes, los demócratas y los independientes están más abiertos a la sindicalización. Alrededor de 6 de cada 10 adultos menores de 45 años apoyan que se permita a los deportistas universitarios formar sindicatos. La proporción desciende al 36% entre los que tienen entre 45 y 59 años y al 23% entre los mayores de 60 años.

Por partidos, el 56% de los demócratas y cerca de la mitad de los independientes opinan que los deportistas deberían poder sindicarse. Sólo el 23% de los republicanos son partidarios.

En una entrevista reciente con Fox News, el senador republicano por Alabama Tommy Tuberville, ex entrenador de fútbol americano universitario y duro crítico de los sindicatos en general, dijo que la sindicalización de los atletas «mataría absolutamente el deporte universitario».

«Sabes, la última vez que miré, no son empleados. Son estudiantes-atletas. Y si quieres que el gobierno federal se involucre y arruine algo, intenta convertir a los estudiantes-atletas en empleados», dijo Tuberville, que ha patrocinado un proyecto de ley sobre el deporte universitario que bloquearía el estatus de empleado.

El presidente de la NCAA, Charlie Baker, y otros dirigentes del deporte universitario llevan varios años presionando al Congreso para que apruebe una ley federal que regule la forma en que los deportistas pueden ser compensados por el uso de sus nombres, imágenes y parecidos.

Tuberville y el demócrata Joe Manchin, de Virginia Occidental, han patrocinado uno de los varios proyectos de ley sobre el NIL y otras reformas del deporte universitario que se han presentado tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado en los últimos cuatro años. Ninguna de ellas ha prosperado, ya que los legisladores se han centrado en asuntos más urgentes.

Más recientemente, el énfasis de los líderes del deporte universitario se ha desplazado a las protecciones antimonopolio de la NCAA que impedirían que los atletas fueran considerados empleados, gracias a las demandas que se avecinan.

Baker y otros afirman que la gran mayoría de las 1.100 escuelas miembros de la NCAA no podrían permitirse tratar a sus atletas como empleados y patrocinarían menos equipos si los deportistas fueran categorizados de esta manera.

Según la encuesta de AP-NORC, el 55% de los adultos no blancos apoyan que se permita a los deportistas universitarios formar sindicatos. Sólo el 34% de los adultos blancos opinan que los atletas universitarios deberían poder sindicarse.

«Este país no se basa en los sindicatos, pero cuando éstos empezaron a funcionar, aseguraron la posición de todo el mundo en cualquiera que fuera su profesión, por así decirlo, especialmente de los obreros», dijo Eric McWilliams, de 62 años, un hombre negro de Pensilvania que ha formado parte de un sindicato y participó en la encuesta. «Estos deportistas universitarios no ganan millones de dólares como los profesionales. No tienen nada a lo que recurrir. Si se lesionan, se acabó».

El mes pasado, un director regional de la Junta Nacional de Relaciones Laborales dictaminó que los jugadores de baloncesto masculino de Dartmouth reunían los requisitos para ser considerados empleados, allanando el camino para que los miembros del equipo votaran si querían afiliarse a un sindicato.

El 5 de marzo, los jugadores votaron 13-2 a favor de afiliarse al Sindicato Internacional de Empleados de Servicios Local 560, que ya representa a algunos trabajadores de Dartmouth. La escuela ha solicitado una revisión -esencialmente apelando la decisión inicial del director regional- que podría dar lugar a un largo proceso para determinar si Dartmouth tendrá que negociar alguna vez con los jugadores.

Aún así, se trata de un hito importante para quienes han estado abogando por que algunos -si no todos- los deportistas universitarios sean reconocidos como empleados y reciban una mayor parte de los ingresos que el fútbol y el baloncesto universitarios generan para las escuelas y conferencias que compiten al más alto nivel.

Los derechos de difusión y comercialización del torneo de baloncesto masculino de la División I de la NCAA, que comienza la próxima semana, generaron el año pasado unos ingresos de 945 millones de dólares para la asociación y sus colegios miembros.

«Ya es hora de que las universidades dejen de malgastar su tiempo y dinero luchando contra los deportistas en los tribunales y presionando al Congreso para hacer retroceder los derechos de los deportistas, y en su lugar empiecen a negociar con los deportistas el reparto de los ingresos, las protecciones de la salud y la seguridad, y más», dijo el senador Chris Murphy (D-Conn.).

La encuesta reveló que el 53% de los adultos estadounidenses opinan que las universidades con grandes programas deportivos deberían ofrecer a los deportistas una parte de los ingresos recibidos por los derechos de retransmisión. Sin embargo, menos de la mitad está a favor de dar a los atletas dinero adicional para gastos, un salario o exenciones de ciertos cursos académicos que necesitan para graduarse.

«Creo que el mérito del progreso siempre ha sido de los deportistas», afirma Ramogi Huma, director ejecutivo de la National College Players Association (Asociación Nacional de Jugadores Universitarios), que ha presionado para que los deportistas universitarios que participan en programas que generan ingresos sean considerados empleados. «Esto es ladrillo a ladrillo».

Huma ayudó a organizar un movimiento laboral entre los jugadores de fútbol de Northwestern en 2015 que comenzó de manera similar al de Dartmouth, con un director regional de NLRB que dictaminó que los jugadores podían votar para unirse a un sindicato. El fallo inicial fue finalmente desestimado.

En el caso de Dartmouth, los jugadores parecían actuar por su cuenta, aunque los dirigentes del deporte universitario, incluido Baker, han dicho en repetidas ocasiones que la mayoría de los deportistas con los que interactúan no quieren ser empleados de sus centros.

Isaac Vance es un ex futbolista universitario de Kent State que formó parte del Comité Asesor de Estudiantes-Atletas de la NCAA durante tres años antes de poner fin a su carrera universitaria esta última temporada.

Vance declaró recientemente a AP que teme que un modelo más profesionalizado del atletismo universitario que incluya el estatus de empleado, sindicatos y negociación colectiva acabe perjudicando a los atletas universitarios.

«Se deshace del modelo académico sobre el que se han construido tantas grandes experiencias y se convierte en una liga semiprofesional y, a decir verdad, en ese punto se convierte realmente -especialmente en el fútbol y el baloncesto- en un juego de pago y también en un negocio», dijo Vance.

La encuesta a 1.102 adultos se realizó del 22 al 26 de febrero de 2024, utilizando una muestra extraída del Panel AmeriSpeak de NORC, basado en probabilidades y diseñado para ser representativo de la población estadounidense. El margen de error de muestreo para todos los encuestados es de más o menos 4,1 puntos porcentuales.