lunes , 22 abril 2024
MSC Tessa, uno de los mayores portacontenedores del mundo, en construcción en el astillero Hudong-Zhonghua de Shanghai, China. (CSSC)

Los sindicatos estadounidenses piden que se investiguen las prácticas desleales de China en la construcción naval

(M.Schuler /gCaptain) – El Sindicato de Trabajadores Siderúrgicos Unidos (USW, por sus siglas en inglés) ha encabezado un grupo de organizaciones sindicales para presentar una petición de la Sección 301 instando al Representante de Comercio de EE.UU. (USTR, por sus siglas en inglés) a iniciar una investigación sobre las prácticas anticompetitivas de China en la construcción naval comercial.

En los últimos veinte años, la República Popular China (RPC) ha intentado controlar estratégicamente las redes mundiales de transporte y logística mediante la aplicación de diversas políticas ajenas al mercado diseñadas para dominar la construcción naval mundial y ahogar a la competencia. Mientras tanto, la capacidad de construcción naval de Estados Unidos ha seguido disminuyendo.

El presidente de USW International, David McCall, afirmó que «Estados Unidos, que en su día albergó cerca de 30 grandes astilleros, ahora sólo cuenta con una pequeña parte de ellos». Destacó la correlación entre la reducción de los astilleros y la pérdida de más de 70.000 puestos de trabajo en la construcción naval, por no hablar de los empleos secundarios que sustenta la industria.

Según McCall, un buque comercial puede requerir unas 13.000 toneladas de acero estructural, 60.000 galones de pintura, 130 millas de cable eléctrico y muchos otros productos que decenas de miles de miembros del USW se enorgullecen de producir.

«La RPC está utilizando la construcción naval comercial para dominar todo el espectro del comercio mundial, ahogando a todos los competidores», dijo McCall. «Si no actuamos con rapidez, pronto dependeremos de China no sólo por los productos que sus buques traen a nuestros puertos, sino también por los propios buques».

A través de numerosas campañas industriales dirigidas por el Estado, China ha destinado cientos de miles de millones de dólares en subvenciones a empresas estatales en un esfuerzo de política estratégica para dominar la construcción naval comercial mundial, según un análisis del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Más allá de las implicaciones económicas, McCall también señaló que el creciente desequilibrio en la construcción naval supone una amenaza para la seguridad nacional. «China es ahora la mayor armada del mundo, superando a Estados Unidos», afirmó, haciendo hincapié en la necesidad de reconstruir la Marina Mercante para mejorar la capacidad nacional de transporte marítimo y reforzar las cadenas de suministro de las industrias de construcción naval militar y comercial.

La Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974 faculta al Presidente para tomar represalias contra las actuaciones de cualquier gobierno extranjero que infrinjan los acuerdos comerciales internacionales o supongan una carga injusta o restrinjan el comercio estadounidense. Una vez recibida una petición en virtud de la Sección 301, el USTR investigará las supuestas prácticas comerciales desleales y podrá tomar medidas si las considera injustificables, irrazonables o discriminatorias.

Junto con USW, otros sindicatos, como la Asociación Internacional de Maquinistas y Trabajadores Aeroespaciales, la Hermandad Internacional de Caldereros, la Hermandad Internacional de Trabajadores de la Electricidad y el Departamento de Oficios Marítimos, AFL-CIO, se han unido a la petición comercial.

Los senadores estadounidenses Tammy Baldwin y Bob Casey también han escrito a la administración Biden en apoyo de la petición comercial, en representación de un grupo cada vez mayor de responsables políticos que trabajan para reactivar la industria de la construcción naval.

McCall elogió la colaboración entre los sindicatos y la administración Biden para establecer una política comercial centrada en los trabajadores y mejorar la capacidad de fabricación nacional. «La reactivación de la industria de la construcción naval comercial permitirá a Estados Unidos ampliar esas inversiones, garantizar un suministro constante de bienes en el país y hacer crecer la clase media», declaró.

La petición se produce después de que el presidente Biden anunciara recientemente una inversión de 20.000 millones de dólares para reforzar la fabricación nacional de grúas en Estados Unidos, con el fin de contrarrestar el liderazgo de China en la producción de infraestructuras portuarias críticas utilizadas en puertos de todo el mundo, incluido Estados Unidos.

La petición también cuenta con el apoyo del Shipbuilders Council of America (SCA), la asociación comercial nacional que representa a la industria estadounidense de construcción, mantenimiento y reparación naval.

«La SCA aplaude este esfuerzo por llamar la atención sobre lo que ha sido una campaña industrial orquestada por China para expulsar a la competencia mundial en la construcción y reparación naval con el objetivo de controlar el transporte marítimo internacional y paralizar las empresas manufactureras de todo el mundo, especialmente en los EE.UU.», dijo el presidente de la SCA, Matthew Paxton.

La USTR Katherine Tai dispone ahora de 45 días para decidir si prosigue la investigación sobre la construcción naval china.